Ganadería Racional: ¿Transformar el ecosistema o seleccionar la especie correcta?

¿En qué momento perdimos el rumbo correcto?

La Creación de Dios fue originalmente una obra PERFECTA. Cada cosa estaba puesta en su lugar correcto. Dios nos hizo mayordomos de Su Creación, y nos concedió autonomía (libre albedrío) para gestionarla/administrarla, dotándonos además de la RACIONALIDAD para tomar decisiones correctas. Pero, hemos preferido querer “ser sabios en nuestra propia opinión”, y en vez de actuar con racionalidad podemos evidenciar que al contrario de eso, actuamos sistemáticamente en muchos aspectos de forma irracional. Ahí es cuando perdemos el rumbo.

Si nos detenemos un momento a reflexionar sobre la manera como hemos querido hacer ganadería, fácilmente podremos darnos cuenta de lo irracionales que estamos queriendo ser y actuar. Me refiero específicamente a que nos damos a la tarea, por demás prácticamente titánica, de querer transformar los ecosistemas para acondicionarlos a la fuerza de modo que estos se adapten a nuestro gusto o preferencias en cuanto al biotipo animal que nos atrae. Y pareciera no importar el dineral que esto implica invertir. Hemos preferido transformar el lugar para la especie y el biotipo de animales que queremos tener, en vez de seleccionar la especie y/o el biotipo correcto para el lugar, y en consecuencia, derrochamos el dinero gastado en ello. Esto definitivamente carece de sentido común.

¿No sería pues más correcto (y más racional) seleccionar el biotipo animal que se adapte al lugar, en vez de transformar el lugar para la especie y/o biotipo animal de nuestro sesgado gusto o preferencia? Lo dejo para la reflexión!

¡Abra una empresa!

Si eres empresario, inevitablemente te vas a sentir plenamente identificado con lo que verás en este video. Si todavía no “abres una empresa”, tal vez lo vas a planificar mejor antes de arrojarte. Pero, definitivamente lo más importante del mensaje es: que deberías hacer caso de la recomendación e invitación que el autor del mensaje transmite desde su experiencia de vida o profesional como emprendedor empresarial: ABRA UNA EMPRESA. Después de que lo hagas, con todo y lo que ello implica, no te arrepentirás de vivir esta espectacular experiencia, y si se trata de una EMPRESA GANADERA, mucho mejor!