Ganadería Racional: ¿Transformar el ecosistema o seleccionar la especie correcta?

¿En qué momento perdimos el rumbo correcto?

La Creación de Dios fue originalmente una obra PERFECTA. Cada cosa estaba puesta en su lugar correcto. Dios nos hizo mayordomos de Su Creación, y nos concedió autonomía (libre albedrío) para gestionarla/administrarla, dotándonos además de la RACIONALIDAD para tomar decisiones correctas. Pero, hemos preferido querer “ser sabios en nuestra propia opinión”, y en vez de actuar con racionalidad podemos evidenciar que al contrario de eso, actuamos sistemáticamente en muchos aspectos de forma irracional. Ahí es cuando perdemos el rumbo.

Si nos detenemos un momento a reflexionar sobre la manera como hemos querido hacer ganadería, fácilmente podremos darnos cuenta de lo irracionales que estamos queriendo ser y actuar. Me refiero específicamente a que nos damos a la tarea, por demás prácticamente titánica, de querer transformar los ecosistemas para acondicionarlos a la fuerza de modo que estos se adapten a nuestro gusto o preferencias en cuanto al biotipo animal que nos atrae. Y pareciera no importar el dineral que esto implica invertir. Hemos preferido transformar el lugar para la especie y el biotipo de animales que queremos tener, en vez de seleccionar la especie y/o el biotipo correcto para el lugar, y en consecuencia, derrochamos el dinero gastado en ello. Esto definitivamente carece de sentido común.

¿No sería pues más correcto (y más racional) seleccionar el biotipo animal que se adapte al lugar, en vez de transformar el lugar para la especie y/o biotipo animal de nuestro sesgado gusto o preferencia? Lo dejo para la reflexión!

[Video]: Profesor de Zootecnia (N°2)

 

Profesor de Zootecnia

Para la Ganadería Empresarial Integral

Capítulo 2. Origen y desarrollo (reseña histórica) de la Zootecnia

En este capítulo trabajamos información que nos introduce en el conocimiento de las bases de la Zootecnia, entendida como la Ciencia de la Producción Animal, mediante una rápida revisión del contexto actual y tendencias mundiales en materia de bienestar animal, pero también realizando un viaje literario al origen de la zootecnia y de la ganadería, para concluir definiendo la palabra clave GANADERÍA desde la visión personal del PROFESOR DE ZOOTECNIA. Ver video:

 

PROFESOR DE ZOOTECNIA CEG es una sección educativa en formato de video capacitación de libre acceso (sin costo) creada y producida por Cultura Empresarial Ganadera (CEG) Internacional, dirigida a productores ganaderos, sus familias, colaboradores, empleados, y personas vinculadas con su actividad ganadera, para ser capacitados en temas relacionados con el ámbito de la ZOOTECNIA aplicable a la GANADERÍA EMPRESARIAL INTEGRAL.

 

Les recordamos y recomendamos SUSCRIBIRSE al Canal de CEG Internacional en la red de YouTube, para mantenerse actualizados con las nuevas entradas en el momento mismo en que estas se vayan publicando para que puedan sacarles el máximo provecho. Y de paso, no dejen de compartirlo con sus conocidos, colegas, amigos, socios, familiares, trabajadores y todas las personas vinculadas con su negocio ganadero, para que todos se puedan capacitar en todos los componentes técnicos de la producción ganadera, de modo que juntos puedan unificar su lenguaje, su contexto tecnológico, y así se faciliten los procesos y procedimientos a todo nivel, para llevar a cabo cada vez mejores prácticas agropecuarias, que los conduzcan a mejores resultados, o como lo denominamos en CEG Internacional (alegóricamente): “Construyan un buen edificio sobre BASES SÓLIDAS”.

[Video]: Profesor de Zootecnia – Cap. 1

Profesor de Zootecnia

Para la Ganadería Empresarial Integral

Capítulo 1. El concepto básico de Zootecnia

Sección educativa de Cultura Empresarial Ganadera (CEG) Internacional, dirigida a productores ganaderos, sus familias, colaboradores, empleados, y personas vinculadas con su actividad ganadera, para ser capacitados en temas relacionados con el ámbito de la ZOOTECNIA aplicable a la GANADERÍA EMPRESARIAL INTEGRAL.

En el primer capítulo, estudiamos la definición de la palabra Zootecnia, detallando los aspectos inherentes a esta área de la producción agropecuaria, que se irán desarrollando progresivamente en los próximos capítulos. Ver video:

Les recordamos y recomendamos SUSCRIBIRSE al Canal de CEG Internacional en la red de YouTube, para mantenerse actualizados con las nuevas entradas en el momento mismo en que estas se vayan publicando para que puedan sacarles el máximo provecho. Y de paso, no dejen de compartirlo con sus conocidos, colegas, amigos, socios, familiares, trabajadores y todas las personas vinculadas con su negocio ganadero, para que todos se puedan capacitar en todos los componentes técnicos de la producción ganadera, de modo que juntos puedan unificar su lenguaje, su contexto tecnológico, y así se faciliten los procesos y procedimientos a todo nivel, para llevar a cabo cada vez mejores prácticas agropecuarias, que los conduzcan a mejores resultados, o como lo denominamos en CEG Internacional (alegóricamente): “Construyan un buen edificio sobre BASES SÓLIDAS”.

 

SPRV: Integrando Silvopastoriles con PRV

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

Silvo Pastoreo Racional Voisin (SPRV)

Integrando Silvopastoriles con PRV

 

“El día 21 de Diciembre de 1964, Voisin (André Marcel) almorzaba con su esposa Marthe Rosin Voisin, a quien hizo la siguiente confidencia: “Hoy daré la mejor conferencia de mi vida”. Durante el descanso que siguió a ese almuerzo, André Voisin tuvo un fulminante infarto de miocardio, que le quitó la vida en pocos minutos. Voisin, cuyos restos mortales están sepultados en el Cementerio Colón, de La Habana (Cuba), llevó así su mejor conferencia a la eternidad (Párrafo final de la biografía resumida de André Voisin, con la que comienza el libro: Pastoreo Racional Voisin (PRV): Tecnología Agroecológica para El Tercer Milenio, del Dr. Agr. Luiz Carlos Pinheiro Machado).

La tecnología PRV es hoy por hoy bastante reconocida (al menos de nombre) en el ámbito ganadero mundial. La Agroforestería y/o los Sistemas Silvopastoriles como tecnologías también lo son. Hay quienes aseguran que todo PRV es a la vez un sistema silvopastoril y que todo silvopastoril es a la vez también un PRV, pero ¿qué tiene esto de cierto?

Para ayudar a esclarecer un poco el asunto, he preparado esta nota en la que comparto algo de historia sobre el origen del PRV y también de la Agroforestería y los sistemas Silvopastoriles, quiénes son sus fundadores, y en qué momento se cruzaron estas dos excelentes tecnologías para llevar a cabo una GANADERÍA MÁS RACIONAL Y RENTABLE cumpliendo con las exigencias de sostenibilidad y sustentabilidad que permitirán a los productores ganaderos seguir produciendo alimentos sanos y saludables a largo plazo, y a los consumidores poder acceder a ellos indefinidamente. Y en este mismo propósito les brindaré información sobre en qué momento decidimos establecer el nombre de Silvo Pastoreo Racional Voisin (SPRV) para referirnos a una sola tecnología que integra el PRV con el Silvopastoreo, que proponemos como el estado ideal de toda ganadería en el mundo. Este es el tema elegido para este Martes de Zootecnia en CEG Internacional. Bienvenidos!!!

 

¿Quién fue André Voisin? y

¿Dónde y cómo surgió el Pastoreo Racional?

André Marcel Voisin nació en Dippe, Francia, el 7 de enero de 1903. Hijo de familia campesina, solía indicarlo él mismo. Sin embargo, mientras crecía se dedicó al estudio y no al campo, y demostró sus capacidades intelectuales graduándose con la calificación más alta en Física y Química en la Escuela Superior de Física-Química de París. Dedicó 13 años de su vida profesional a trabajar en control de calidad de procesos en una fábrica de neumáticos, de la cual además llegó a ser su director. A sus 37 años de edad, y tras haber combatido y resultado gravemente herido junto a la Marina Francesa en una batalla en plena 2da Guerra Mundial, se recuperó en Inglaterra y retornó a Francia para iniciarse en la profesión ganadera ocupándose de administrar una granja experimental de 130 Ha a la que llamó “Le Talou” (se dice que heredada de sus padres), donde instaló la primera rotación de pasturas, lo que le permitió aumentar en 1/3 el número de animales, y dando origen a lo que más tarde daría a conocer a través de sus libros como el denominado PASTOREO RACIONAL (cuidado amig@s lectores, no confundir la palabra RACIONAL con la palabra ROTACIONAL, porque esta clave es lo que marca la diferencia entre el método que fundó Voisin y los demás métodos de rotación convencional de potreros hasta el día de hoy).

Para un lector minucioso, y además ganadero ambicioso, al leer que Voisin incrementó el número de animales en Le Talou con tan solo dividir sus potreros para hacer pastoreo racional apenas en 1/3 (que viene a ser un 33,3%), hoy por hoy podría ser considerado un aumento poco significativo. Vamos a suponer que Voisin haya recibido la granja Le Talou con 130 unidades animales (o sea 1 cabeza/Ha), y que ese incremento de 1/3 haya significado pasar de 130 unidades animales a 175 unidades animales (1,35 cabezas/Ha), solo por el hecho de establecer el pastoreo racional. Pero el ganadero de hoy se ha tornado tan ambicioso que pasar de 1 cabeza/Ha a 1,35 cabeza/Ha haciendo una inversión significativa en subdividir su campo (inversión en cercas y acueducto), con toda seguridad le va a parecer una “tontería”; tal vez diría que no vale la pena hacer tal inversión para solo incrementar la carga en 0,35 cabezas/Ha. Sin embargo, para la época en que Voisin realizó esta práctica el resultado fue tan bien apreciado por los productores ganaderos y hasta los investigadores de la época, que muchos de ellos concurrieron a Le Talou para investigar lo que Voisin había logrado. Así que durante 14 de los 22 años que Voisin hizo su ganadería en Le Talou recibió visitantes ingleses, irlandeses, españoles, alemanes, soviéticos, belgas, suizos, italianos, austriacos, polacos, húngaros, búlgaros, norteamericanos y canadienses. Además, debido a su trabajo recibió dos veces la distinción de Cruz del Mérito Agrícola (en 1943 y 1945).

Origen SPRV (Voisin Mérito Agrícola)

Aparte de lo anterior, Voisin fue convocado por el gobierno Francés en el año 1951 para integrar una misión francesa a Estados Unidos, y como resultado de ello redactó un informe titulado “Producción forrajera – Misión francesa a Estados Unidos”. Y desde entonces es solicitado para dictar conferencias en Inglaterra, Irlanda y Alemania, e integró desde 1956 la Academia de Agricultura de Francia, mientras en 1958 fue nombrado profesor extraordinario de la Escuela de Veterinaria de Francia y también fue electo miembro de la Academia Veterinaria de Francia, en 1959 recibió el premio Nicolás Zvorikine de la Academia de Ciencias de Francia, en 1960 recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Bonn en Alemania, luego en 1963 lo recibe de la Academia Lenin de Ciencias Agrícolas de Moscú (URSS), mismo honor que también le fue concedido en la Universidad Laval de Quebec (Canadá) en 1963 donde impartió cursos, y luego en 1964 también se lo concedió la Universidad de La Habana (Cuba) donde también impartió cursos, que al final no pudo concluir puesto que fue justo en medio de su estadía y trabajo en la isla de Cuba en América cuando falleció.

Origen SPRV (Voisin en Cuba)

 

En estos tres primeros párrafos resumo al máximo la singular y laureada trayectoria del prestigioso científico y productor ganadero André Marcel Voisin y su aporte a las Ciencias Agrarias, y muy especialmente a la labor del productor ganadero desde su generación hasta la nuestra, y que se mantendrá vigente por infinidad de años más a futuro. Y es esta vida y obra de Voisin al servicio de la agropecuaria, que ha consagrado el Profesor L.C. Pinheiro Machado en su libro como biografía resumida y elaborada a partir de material cedido directamente a Pinheiro por la viuda de Voisin, lo que nos da el contexto histórico del método de Voisin denominado por el mismo en libros y/o textos de su autoría como el PASTOREO RACIONAL. Y todo esto para que usted como lector pueda tener en claro el origen y desarrollo de esta tecnología, que fundó Voisin pero que una cantidad no registrada de productores ganaderos pudieron conocer presencialmente en Le Talou (ubicada en Arques-la-Bataille, Gruchet-sur, en Normandía, Francia) y aprender de Voisin para llevarse la idea del método a sus respectivos países (más de 14 naciones, entre ellas Canadá y Estados Unidos), y que el mismo Voisin pudo también dar a conocer a través de sus conferencias y cursos en muchos de ellos, incluyendo Cuba, país que por primera vez en todo el continente de América, tuvo el privilegio de implementar el Pastoreo Racional bajo la orientación directa de André Voisin. Pero además, intento exponer con la mayor claridad posible que el Pastoreo Racional no fue algo que ideó cualquier persona, sino una de las mentes más brillantes de toda la historia que de no ser por su temprana muerte (apenas a los 61 años de edad), muchos coinciden en afirmar que hubiese llegado a convertirse en Nobel de la Ciencia, y que no cabe duda que el Pastoreo Racional a su vez llegó a ser un método revolucionario en la década de los 40’s, consolidado y difundido en la década de los 50’s, y adoptado en el continente de América a partir de la década de los 60’s.

En síntesis, el laureado Dr. André Voisin fue el creador del Pastoreo Racional, el cual implementó en la granja ganadera y destinada a la producción especializada de leche llamada Le Talou en Francia, desde 1940 hasta 1962. Su método pudo haberse establecido y difundido en América desde 1951 cuando Voisin vino con la misión francesa a Estados Unidos, sin embargo, el objetivo de su visita en aquel entonces era otro. También pudo ser Canadá la cuna del pastoreo racional para América a partir de los cursos impartidos por Voisin en el año 1963, y finalmente su método también pudo ser promovido desde Cuba por el trabajo de Voisin en ese país, donde incluso una cantidad considerable de fincas ganaderas lo implementaron de manera experimental, con el apoyo del gobierno tanto en lo económico como en lo académico y en el acompañamiento profesional, pero aun así no alcanzó el auge y desarrollo que pudiésemos desear en este país, y tal vez la situación del país en materia de lo político no se prestaba tampoco para que desde Cuba se extendiera el método de Voisin al mundo. Curiosamente, en ninguno de los más de 15 países que conocieron el trabajo de Voisin, y ni siquiera en Francia donde se originó, hubo quien apadrinara el pastoreo racional tras la muerte de Voisin, muy a pesar de que la viuda de Voisin siguió en la actividad y siguió apoyando el trabajo en Cuba hasta hace muy pocos años, ya en pleno siglo XXI, cuando falleció. Pero a continuación relataré la siguiente parte de la historia en la que un par de brasileros se hicieron sus padrinos.

 

El pastoreo racional tras la muerte de su creador…

La siguiente redacción probablemente incluya algunas leves imprecisiones puesto que mi mente no es tan prodigiosa como la de Voisin y probablemente haya olvidado algunos detalles: Me contó el Prof. Pinheiro que a comienzos de los años 60’s tuvo que hacer un viaje a Europa. Allí adquirió unos libros que atrajeron su atención. Eran varios de los libros escritos por Voisin (quien publicó más de 10 obras, la mayoría de ellas relacionadas con sus estudios sobre el manejo racional de las pasturas). Para entonces Pinheiro desconocía totalmente a Voisin, y de hecho las primeras impresiones sobre la lectura de los libros (seguramente con algo de prejuicio como ingeniero y doctor en agronomía) lo inquietaron lo suficiente como para atreverse a implantar el pastoreo racional en su ganadería, en Taquara, Rio Grande del Sur (Brasil) guiándose por los textos de Voisin. Esto coincidió con dos situaciones interesantes: la primera, un problema de tipo agronómico que se le estaba presentando y que no había logrado resolver, ni siquiera convocando la opinión profesional de varios colegas suyos en la universidad para la cual en aquel entonces compartían la docencia, y entre los cuáles ni el más experto había logrado sugerir una solución eficaz; la segunda situación era que según el mismo Pinheiro indica, estaba literalmente desmoralizado con el negocio de la lechería ya que se encontraba en una situación económica nada favorable, en la cual el pago que recibía por la leche vendida literalmente pasaba de la mano del comprador de leche a su mano y de la suya a la de sus proveedores sin poder conservar ganancias (algo que hoy más de 50 años después es peor para muchos ganaderos actuales).

Entonces Pinheiro prácticamente no tenía nada que perder intentando algo diferente a lo convencional, y corrió el “riesgo”. Así fue como en el mismo año en que falleció Voisin, Pinheiro emprendió la implementación del pastoreo racional de Voisin en la Fazenda Alegría, misma que se convertiría en el proyecto pionero en ganadería de leche en todo Sudamérica, y no tardó mucho Pinheiro en reafirmar la efectividad del método en su propia ganadería, lo que le condujo a estudiar a profundidad a Voisin. Pocos años después Pinheiro estaba tan convencido de lo importante que era el pastoreo racional, y esto por el giro completo que le logró dar a su ganadería, logrando no solo un resultado superior al de Voisin que era el de un uso muchísimo más eficiente de la tierra y las pasturas para una carga más elevada de ganado, sino anulando casi por completo el uso de insumos para la producción y con ello abaratando costos y gastos, a la vez que ampliaba el margen de ganancias como nunca antes.

Origen SPRV (Pinheiro PRV Alegría)

A tal punto llegó la convicción de Pinheiro, que decidió honrar la memoria de Voisin de dos maneras: la primera fue, creando el Instituto André Voisin (IAV) en Brasil, entidad sin ánimo de lucro y cuya misión no es otra que la de difundir el método de Voisin entre productores y por supuesto también en la academia; y la segunda, la de sumarle el apellido Voisin a la tecnología que este fundó, así que fue Pinheiro quien creó, estableció y posicionó en el ámbito nacional e internacional el nombre de Pastoreo Racional Voisin y sus siglas “PRV”, todo ello aún en la década de los 60’s y los 70’s, e incluso fue el mismo Pinheiro quien tradujo varios de los libros de Voisin e impulsó que se editaran e imprimieran copias en Portugués para poder expandir el PRV por todo Brasil, objetivo que se puede dar como más que cumplido.

Desconocía Pinheiro que un poco antes que se emprendiera el proyecto Alegría implementando PRV, ya en Bagué, también en Río Grande del Sur (Brasil), y de igual modo tomando como guía uno de los textos de Voisin, el Ing. Agr. Nilo Ferreira Romero ya había emprendido también su propio proyecto PRV en 1963 pero en ganadería de engorde (carne), siendo este el primer proyecto PRV instalado en todo Sudamérica en este tipo de ganadería (proyecto que hoy día, aunque ya Ferreira no vive, sigue en firme ahora a cargo de su hija). Así que son los proyectos de Ferreira y Pinheiro, el uno en ganado de carne y el otro en ganado de leche, los dos proyectos pioneros en Sudamérica, que se sumaron a los establecidos en Cuba. Y fueron Ferreira y Pinheiro quienes se convertirían en aquellos padrinos del PRV, para dárselo a conocer a los ganaderos en todo Brasil y muchos países más. Ferreira incluso fue el primero en escribir un libro compartiendo su aprendizaje al que tituló “Alimente sus pastos… con sus animales” (publicado en Portugués en el año 1994) y también escribió el libro “Manejo fisiológico de los pastos nativos mejorados” (también publicado en Portugués en 1998). Entre tanto, Pinheiro lanzó en 2004 su propio libro Pastoreo Racional Voisin: Tecnología Agroecológica para el Tercer Milenio (publicado en portugués y en español), una obra maestra, como era de esperarse de otra mente prodigiosa, y en el cual no solo resume magistralmente, de una forma muy completa y a la vez con un lenguaje simple que el productor puede comprender y aplicar, el trabajo de Voisin en conjunto con los más de 40 años de su propia experiencia. Pinheiro, además, introdujo el PRV en Argentina a partir de la década de los 70’s, tanto en la academia como entre productores a los que asesora, y donde hasta el día de hoy sigue asesorando proyectos.

Origen SPRV (Ferreira PRV Conquista)

Origen SPRV (Libros Ferreira y Pinheiro)

La tecnología PRV tal y como se publicó en el libro de Pinheiro, es la línea más pura y fiel a la que en su momento propuso André Voisin, y ha sido comprobada en más de 300 proyectos (cifra que admito puede estar bastante desactualizada ya que corresponde a versión directamente informada por Pinheiro la primera vez que realizamos con él un curso de capacitación en Colombia, lo cual ocurrió en el año 2006, y que de seguro en los 11 años transcurridos habrá incrementado bastante). Para destacar, el hecho de que en el Proyecto PRV Alegría de su propiedad, para el año 2004 cuando lanzó su libro, este ya manejaba ocho veces más carga animal que el promedio de su región, siendo esto un indicador más que suficiente del enorme potencial que tienen los campos en uso ganadero cuando apropian la tecnología PRV.

El profesor Pinheiro, cerca de cumplir los 60 años de vida profesional (y sobrepasando los 80 de edad), ha realizado un trabajo que está hoy más vigente que nunca. Así lo hemos testificado en los más de 11 años de conocerlo personalmente, y por el hecho de que durante todo este tiempo hemos apoyado su trabajo de difusión e implementación del PRV en la ganadería de casi todos los países de América Latina en los que CEG Internacional tiene presencia profesional y también en los que no se tiene presencia física pero a los cuales llegamos a la distancia aprovechando la tecnología moderna de comunicaciones. El profesor Pinheiro tiene en su hijo homónimo a su principal heredero para dar continuidad al legado de Voisin y Pinheiro padre, pero aparte, creo que tiene muchos más “hijos” que la tecnología PRV le ha dado, y me refiero a sus aprendices.

Pinheiro hijo desempeña un cargo importante en la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), dirigiendo investigaciones en el área de la etología (comportamiento animal) y también el Núcleo PRV donde se realizan estudios que validan científicamente el trabajo de campo con los ganaderos con esta tecnología, junto a un muy completo y creciente grupo de investigadores, conformado por docentes y estudiantes, y egresados de la UFSC. Este grupo se ha hecho cargo de crear y organizar el Encuentro Panamericano sobre Manejo Racional de Pasturas –PRV de las Américas–, del cual se han realizado dos versiones, la primera en Chapecó, SC en el 2011, y la segunda en Pelotas, RGDS en el 2014 (ambas en Brasil), con la participación de más de 600 personas en cada versión, y la exposición de más de 60 trabajos realizados en varios países del mundo. Y el reconocimiento y aprecio tanto por la persona que es el profesor Pinheiro, como hacia su invaluable trabajo de casi toda una vida, es lo que me hace pensar que se viene preparando una “camada” de profesionales para darle longevidad al PRV. Y el logro más reciente del profesor Pinheiro ha sido el de capacitar y asesorar productores en Europa, lo cual viene haciendo desde el año 2013, y que ha significado el retorno del PRV a dicho continente, con un muy especial significado el hecho de que de la mano de Pinheiro el PRV volvió a Francia, su país de origen.

 

El pastoreo racional en el siglo XXI

Mi historia personal de cómo llegué al PRV sería redundante si la vuelvo a relatar en esta publicación. Ya la he compartido en muchas de mis publicaciones, y en esta ocasión quiero enfatizar en otra etapa de mi desempeño como difusor, promotor, capacitador y asesor de esta tecnología. Resumo sólo que me inicié en PRV a finales de los 90’s cuando me encontraba realizando mis estudios de pregrado, y los primeros acercamientos a la tecnología fueron mediante revistas científicas cubanas donde se publicaban tímidamente algunas de las experiencias técnico/científicas del trabajo de Voisin en dicho país. Luego, un par de docentes que tuve en la Universidad, sin mencionar a Voisin más que para respetar la autoría intelectual de la información, incluyeron en sus clases, conferencias y trabajos de campo algunos de los conceptos aportados por Voisin a las Ciencias Agrarias, y así me acerqué a la tecnología un poco más. Y más tarde, se me brindó la oportunidad de aplicar algunos conceptos de Voisin en ganaderías que asesoraba, lo que me motivó a estudiar más a fondo los textos propios de Voisin, uno de los cuales recibí como obsequio de uno de los docentes quien fuera mi director de tesis de grado, y otros que ubiqué en aquel entonces en bibliotecas de universidades, una de ellas en la que inicié mi posgrado.

Pero fue en el año 2006 cuando nos conocimos presencialmente con Pinheiro cuando me involucré por completo con la tecnología. A partir de ese momento comencé a capacitarme con Pinheiro para perfeccionar el conocimiento y dominio de la tecnología. Y en el año 2007 comenzamos a brindar cursos de capacitación y asesorías con muchísimo más fundamento profesional en PRV, y a integrar profesionales con el mismo interés en los diferentes países, y así se fue conformando la red que hoy opera como CEG Internacional en 8 diferentes países trabajando con los ganaderos, transmitiendo así la línea más pura de la tecnología de Voisin, que es el denominado PRV.

Origen SPRV (MRF en Guasca)

Hay que decir que nuestro aporte científico al desarrollo de PRV ha sido mucho menor que cualquiera de los que nos antecedieron. Pero nuestro aporte técnico en el ámbito de asesoría al ganadero, capacitación a la comunidad ganadera en general, y en formar productores y profesionales para su implementación, ha sido notable. Cuando iniciamos a proponerlo en Colombia a inicios del siglo presente y antes de conocer a Pinheiro eran muy poco los proyectos exitosos y reconocidos como PRV (se podían contar en los dedos de las manos). Las charlas ofrecidas en aquel entonces eran bien recibidas sin embargo muy controversiales, puesto que cuando se lleva toda una vida aplicando el método convencional de ganadería el PRV resulta, sin duda alguna, bastante inverosímil, pero a la vez atractivo. No fue nada fácil posicionarlo en el país, pero no estuvimos por debajo del reto y logramos el objetivo, lo cual sin duda fue mucho más efectivo a partir de los varios cursos impartidos por el Profesor Pinheiro en Colombia organizados por nosotros. En la actualidad son muy pocos los ganaderos que ignoran que la tecnología existe, aunque no siempre saben lo que es, ni en qué consiste, ni cómo se aplica a sus ganaderías, y más bien ahora se ha suscitado otro gran problema, y es que hay tantas personas publicando versiones degeneradas de lo que realmente es PRV, y esto facilitado por las redes sociales, que ahora no hay tanta ignorancia de la tecnología como si hay bastante desinformación y confusión, y ahora son muchísimos los ganaderos que llaman PRV a cualquier tipo de rotación de potreros, solo porque se trabajan cercas eléctricas y mayor número de divisiones de potrero, y/o cosas similares. Sin embargo, cada vez hay más conocedores que apoyan la labor, y sobre todo cada vez más productores aplicando el verdadero PRV en casi todos los países de América, lo que de alguna manera contribuye a que los demás ganaderos se aproximen con más confianza a la tecnología y experimenten sus beneficios.

 

Silvo Pastoreo Racional Voisin (SPRV)

Hacer ganadería bajo los árboles puede parecer una moda entre los ganaderos de hoy. Y esto es así porque se han popularizado en las dos décadas más recientes los Sistemas Silvopastoriles en muchos países del mundo, destacándose en el continente de América los trabajos realizados en países del Sur como Argentina, Paraguay, Brasil y Colombia entre otros. Sin embargo, hacer ganadería bajo los árboles es una práctica literalmente ancestral. Pero con el desarrollo de la revolución verde y de la revolución industrial, que viene desde la época posterior a la segunda Guerra Mundial, es decir, a la par con el desarrollo de la tecnología PRV, pero con una acogida masiva, la práctica común entre ganaderos en los países tropicales, subtropicales y templados ha sido la de deforestar, rozar, quemar, y así establecer pasturas, en muchos casos complementados con prácticas agresivas y destructivas de los ecosistemas como sembrar semillas de pastos “mejorados” erradicando las especies nativas, y aplicar químicos y venenos.

Pero podemos afirmar, que desde el principio de los tiempos los árboles han sido parte integral de los sistemas de producción agropecuarios, solo que el propósito de aprovechar los árboles para obtener madera también se intensificó con la revolución verde y la industrial, aunque antes de ellos los árboles prestaron y seguirán prestando muchos servicios benéficos distintos a estos en las granjas agropecuarias.

Indicios de los primeros casos registrados de agroforestería datan del siglo XIX, cuando se establecieron cultivos de Teca (Tectona grandis) con propósitos maderables, en laderas (método Taungya) donde no era posible establecer cultivos agrícolas ni explotaciones pecuarias, y a los campesinos se les designaba la tarea de plantar los árboles recibiendo como pago la autorización de cultivar sus alimentos entre las líneas de plantaciones forestales, y casos como este se fueron imitando en otros países y regiones (esto de lo que se puede registrar como desarrollos empresariales o industriales, porque como se mencionó antes, ancestralmente se han realizado prácticas similares en las tribus indígenas por ejemplo).

Origen SPRV (Agroforestería agricultura)

 

Durante la segunda mitad del siglo XX, entidades como el Banco Mundial y la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) comenzaron a examinar y a redefinir las políticas para las explotaciones forestales con fines comerciales así como los intereses científicos en los sistemas de producción agropecuaria y forestal (mixtos), y esto ante el reporte de las aceleradas tasas de deforestación y degradación ecológica de los ecosistemas tropicales y las alarmas que desde aquel entonces se encendían con respecto al futuro de la seguridad alimentaria mundial.

Y fue así como el Centro Internacional de Investigaciones de Canadá desarrolló una investigación en el año 1975 y 1976 de la cual se concluyó que la primera prioridad debería ser dada a los sistemas de producción combinados los cuales podrían integrar la forestería, la agricultura y/o ganadería, con el objetivo de optimizar el uso de las tierras tropicales. A partir de este estudio, en el año 1977 se creó el Consejo Nacional de Investigación en Agroforestería (ICRAF por las siglas de las palabras en inglés) que luego se convirtió en el World Agroforestry Centre (Centro Mundial de Agroforestería), donde se colecta información de todo lo relacionado con este sistema de producción y que constituye la fuente más confiable de información en este ámbito, y que cuenta con una sede en América; como también es de resaltar el trabajo desarrollado en investigación y desarrollo de la Agroforestería por el Centro Agronómico de Investigación y Enseñanza (CATIE) con sede en Costa Rica.

Una de las primeras definiciones conceptuales de la palabra Agroforestería que se ha conocido es la siguiente: “Sistema sostenible de manejo de tierras que aumenta la producción total, combinando simultáneamente o secuencialmente cultivos agrícolas, cultivos de árboles, plantas forestales y/o animales, y aplicando prácticas de manejo que sean compatibles con los patrones culturales de la población local” (Bene, J. y Col. 1977). La definición de este término desde luego ha ido experimentando cambios evolutivos con el paso de los años, sin embargo, la esencia y significado no han variado mucho, solo que en la actualidad se hace un énfasis mucho más marcado en la importancia de considerar la ecología y el presente y futuro del medio ambiente, donde palabras como sostenible o sustentable se usan con más frecuencia. Y es apartir de la Agroforestería que se deriva el término Silvopastoreo (que en realidad viene a ser casi un sinónimo), y es así como en los 40 últimos años se le ha dado más desarrollo a este modelo de sistema productivo.

sostenible-o-sustentable-gbc-c-r

 

Para nosotros en CEG Internacional, aunque desde la década de los 90’s ya tenía yo conocimiento de este sistema productivo de la Agroforestería y/o Sistemas Silvopastoriles, y ya se aplicaban en Colombia en especial en la región del Valle del Cauca, nos ocupamos tanto del manejo racional de las pasturas aplicando PRV, y en dar a conocer esta tecnología, que no prestamos tanta atención al cultivo de árboles en las ganaderías (reforestación y/o recuperación de las arbóreas nativas). Pero, ya en el año 2008, nos percatamos en los trabajos de campo de varios años haciendo PRV, que si bien las pasturas se lograban recuperar, la carga animal se duplicaba o triplicaba, y la productividad como la rentabilidad de las ganaderías mejoraba al hacer PRV, no estábamos logrando pasar de cargas animales de 3 UGM/Ha como límite máximo, y realizando las pesquisas pertinentes notamos que en las temporadas de sequía o lluvias intensas cuando escaseaba el pasto por efectos climáticos, la escasez tenía principalmente una explicación y era la gran deforestación generalizada en todas las ganaderías que experimentaban este mismo problema.

Origen SPRV (PRV deforestado)

Así que invitamos al profesor Pinheiro de nuevo a Colombia para capacitarnos en avances de investigación en PRV, y especialmente en temas como la importancia de los árboles en las ganaderías que estaban implementando PRV. La información que trajo Pinheiro no sólo corroboró nuestras observaciones de campo, sino que resultó revelador para muchos otros aspectos tanto o más importantes como el de mitigar la escasez de forraje en temporadas climáticas críticas.

Unos años más tarde, en el primer Encuentro PRV de Las Américas en Brasil (año 2011), casi 1/3 de los trabajos expuestos (lo que corresponde a decenas de ellos) exponían la importancia de acoplar la agroforestería con el PRV, con resultados muy importantes y convincentes. Así que al regresar a Colombia de inmediato nos dimos a la tarea de comenzar a trabajar en incorporar la reforestación al PRV.

Y quiero dejar algo muy en claro: Voisin en sus libros no dedicó espacio en sus textos para enfatizar en la importancia de arborizar potreros, pero siempre fue enfático en no inhibir la dinámica natural de las praderas en los potreros permitiendo a las especies nativas desarrollarse (así que si bien no enfatizó en especies arbustivas o arbóreas, sí hizo alusión a plantas nativas). Pinheiro en su libro, dado que es un compendio de las obras de Voisin y de sus propias experiencias, redactado casi como un manual de aplicación de la tecnología PRV, tampoco enfatizó en la importancia de los árboles en los proyectos PRV. Pero fue de Pinheiro de quien aprendimos esto, y lo complementó muy bien el poder conocer experiencias de otros Voisinistas en diversos países y en este mismo sentido. Así que si bien siempre tuvimos claro que los árboles son de fundamental importancia en las ganaderías (no he dicho que no lo supiéramos, sino que no le dábamos prioridad ni relevancia mayor), nos hizo falta por varios años tener que experimentar en cabeza propia los problemas que tienen las ganaderías cuando han deforestado sus potreros, e investigar y estudiar al respecto, y conocer las experiencias de otros Voisinistas que tampoco se urgían en reforestar los proyectos PRV y también de quienes sí complementaban su trabajo con la arborización de potreros, para que le diéramos la importancia que este asunto verdaderamente merece.

Concluyo entonces esta nota compartiendo con ustedes, que si bien el PRV puede ser considerado en sí mismo un Sistema Silvopastoril (porque muchos proyectos comienzan en áreas de monte virgen o donde no se ha realizado agricultura o ganadería por año y están “enrastrojados”), o como diría un ganadero convencional: “en potreros enmalezados”, y el establecimiento de pasturas se hace como consecuencia del trabajo del ganado mismo a pastoreo directo y controlado, conservando la mayor parte de la vegetación nativa, y en especial los arbustos y árboles útiles para la ganadería, también hay cualquier cantidad de proyectos PRV que tienen inicio en potreros deforestados, y/o en monocultivos de gramíneas (pastos), que experimentan severos problemas en las temporadas secas.

Es así como en 2011, luego de regresar del primer encuentro de Voisinistas en Brasil, emprendimos en CEG Internacional un estudio mucho más consciente y profundo de la Agroforestería y de los Silvopastoriles, y a trabajarlo en campo con los ganaderos, y desde entonces establecí para nuestro equipo de profesionales realizar una integración del Sistema Silvopastoril con el PRV (algo de lo que no somos pioneros ni inventores, pero si ejecutores con visión de largo plazo), y definí usar a partir de entonces las siglas SPRV (Silvo Pastoreo Racional Voisin) para los proyectos en los cuales hacemos un intenso trabajo de recuperación de la vegetación arbustiva y arbórea, o de reforestación cultivando viveros y sembrando árboles en arreglos silvopastoriles varios. Desde entonces CEG Internacional ha enfatizado más en los proyectos SPRV que en solo aplicar PRV a las pasturas, y hemos determinado nuestro modelo SPRV recomendado en el que trabajamos progresivamente la incorporación de hasta 400 árboles combinando maderables, frutales, melíferos, de sombra, etc. y algo más de 1.000 plantas arbustivas forrajeras por hectárea en surcos interrumpidos.

SPRV - CEG 2017

 

Ahora ya usted conoce la historia del origen del SPRV (sistema de producción agrícola y pecuaria en el que integramos toda la técnica del PRV para el manejo de las pasturas y el ganado, con toda la técnica de los arreglos silvopasotirles, potencializando así mucho más la productividad y rentabilidad de las empresas ganaderas, y haciéndolas muchos más sostenibles y sustentables).

Está claro que ni yo, ni los profesionales de CEG, inventamos el PRV (Voisin lo hizo, y Pinheiro creó estas siglas y la expresión que la tecnología hoy lleva por nombre) y tampoco inventamos los Silvopastoriles (o Agroforestería como fue su nombre original). Lo único que hicimos fue integrar las dos tecnologías en un solo nombre (Silvo Pastoreo Racional Voisin) y un solo acrónimo en siglas (SPRV), y establecer un modelo recomendado para el cual la experiencia de toda nuestra Red de Profesionales ha contribuido, para trabajar con los asesorados por CEG Internacional y para promoverlo como una tecnología ideal para las ganaderías de todo el planeta.

En posteriores publicaciones sobre sistemas de producción, compartiré con ustedes más detalles sobre los proyectos SPRV que trabajamos en CEG Internacional, por lo que si estos han logrado captar su atención e interés les invito para que estén pendientes de las futuras notas que estaré publicando los Martes de Zootecnia con CEG Internacional. Hasta pronto amig@s, bendiciones!!!

 

Bibliografía (fuente de información):

  1. Pinheiro, L.C. Pastoreo Racional Voisin: Tecnología Agroecológica para el Tercer Milenio. Editorial Hemisferio Sur, 2004.
  2. Petit, J. Agroforestería. Universidad de Los Andes (Venezuela)

 

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

 

 

¿Cuál es la mejor raza para PRV?

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

 

¿Cuál es la mejor raza para PRV?

Por: Zoot. Esp. Michael Rúa Franco

 

sostenible-o-sustentable-ssp-colombia

 

En una conversación que hace poco sostuve con un ganadero interesado en los servicios de asesoría que prestamos en CEG Internacional para apoyar profesionalmente al ganadero en el mejoramiento de la productividad y rentabilidad de sus negocios, y en este caso en particular alguien que quiere implementar la tecnología de Pastoreo Racional Voisin (PRV) de la cual somos pioneros y líderes en varios países de América, me comentaba el señor que otro profesional con gran experiencia y recorrido, y por tanto una fuente de información muy confiable para él, le había dicho que el PRV no aplica para cualquier raza de ganado (en su caso en particular decía que PRV y la raza cebuína Brahman puro no eran una buena combinación). Y recordando esto, me pareció que este es un buen tema para tratar con ustedes, nuestros lectores, en este Martes de Zootecnia con CEG Internacional.

 

El caso que expongo, en realidad, no es el único, y sé que tampoco será el último, en el que algún ganadero interesado en PRV acude a nosotros para aclarar o resolver sus dudas con planteamientos como el de este señor que he comentado, y/o en el que nos vemos ante la oportunidad de corregir cierto tipo de desinformaciones que circulan por ahí. De hecho, cuando este ganadero me expuso su caso, inmediatamente recordé una ocasión en la que estábamos en un curso de capacitación a ganaderos en Ecuador, el cual estábamos dictado con el profesor Dr. Luiz Carlos Pinheiro Machado, escritor del libro: “Pastoreo Racional Voisin: Tecnología Agroecológica para el Tercer Milenio”, el libro más completo y orientador de todos los tiempos para quienes se inician en PRV, y el más importante experto mundial en PRV en el mundo hasta el día de hoy, pionero del PRV en Brasil y en todo América, en su propia ganadería, la Fazenda Alegría, en Taquara, RGDS (Brasil). En aquel curso (al igual que en la mayoría de cursos de PRV que dictamos) surge la pregunta: ¿Cuál es la mejor raza para PRV?

Parafraseando a Pinheiro (porque ya no recuerdo la frase exactamente como la dijo), su respuesta fue más o menos algo así: “PRV es una tecnología superior, y por supuesto, dará su mejor resultado si se trabaja con una raza (o genética) superior. Y podemos hacer una analogía para explicarlo: Si fueras propietario de un automóvil último modelo de una marca superior, por decir algo BMW, no le vas a poder obtener su mejor rendimiento si lo pones a transitar en una autopista maltrecha, ahuecada, y estrecha… Pero, si lo pones en una autopista amplia, de doble calzada, y un piso asfaltado en óptimas condiciones (de esas modernas que hoy llaman vías de cuarta generación o 4G), ese mismo automóvil te dará un rendimiento acorde a su máxima capacidad. Hagamos de cuenta entonces que PRV es como la autopista 4G, y el automóvil BMW sería la raza de cuya genética se espera que dé un rendimiento superior. Y en el mismo sentido, si pasas de tener una vía maltrecha a una autopista 4G (o sea pasar del manejo tradicional de potreros a PRV), y pones en la autopista 4G un vehículo antiguo aunque esté en buenas condiciones, lo más seguro es que te dé un rendimiento discreto, que con seguridad podría ser bastante inferior al del vehículo de último modelo y marca superior (e igual pasaría con animales de rendimiento inferior en un proyecto PRV, tal vez mejoren su rendimiento con respecto al manejo anterior, pero, ya teniendo PRV instalado bienvenido sea también el mejoramiento genético del rebaño siempre que sea posible. Interesante y muy ilustrativa analogía, ¿verdad?

Genética PRV vs Razas (Pinheiro en Ecuador)

 

Aclaro que la respuesta de Pinheiro por supuesto generó todo un debate sobre el tema, y que Pinheiro mencionó muchas más cosas complementarias y enriquecedoras. Esto lo digo para que no preste para descontextualizar la interpretación del parafraseo que cité. Lo que se está indicando con esta explicación análoga de Pinheiro de ninguna manera significa que las palabras “raza superior” se refieren a alguna raza o genética en particular. Esto no tiene absolutamente nada que ver con nombres de razas famosas, ni cuando hablamos de rendimiento superior tampoco necesariamente nos estemos refiriendo a ganado bovino Bos Taurus (o sus similares en otras especies, como ovinos, caprinos, búfalos, porcinos o aves).

Lo que creo yo que Pinheiro intenta explicar es que a veces tenemos una finca en regulares condiciones de manejo, que viene de varios años de pésimos rendimientos (productividad muy insatisfactoria), y en muchos casos una muy baja o nula rentabilidad, así que el negocio no marcha muy bien que digamos; y esto incluso, a pesar de tener sembrados pastos de los que se consideran “mejorados” y razas, o cruces entre razas, con hatos de ganado calificados como de alta producción, pero sólo en teoría porque no lo demuestran en la práctica; o en su defecto, animales que no tienen una raza muy bien definida, de los que llamamos genéricamente como “comerciales”, que nos ofrecen una muy discreta o baja producción. Y luego, esta(s) finca(s) se convierten al manejo PRV, propiciando óptimas condiciones de manejo a todo nivel, y nos quedamos con el mismo ganado de baja producción, de modo que el cambio de un manejo regular o deficiente a un manejo PRV no genera un cambio muy notable en productividad porque el ganado que tenemos no tiene capacidad para producir mucho más.

En este sentido, es que debemos entender, que si “asfaltamos la autopista” (instalamos PRV) pero no procuramos conseguir un mejor vehículo (imprimir un poco de progreso genético), tal vez tengamos resultados muy limitados e insatisfactorios a pesar de haber conseguido mejorar notablemente la disponibilidad de pasturas y el manejo en general.

Me devuelvo entonces al caso planteado por el ganadero que me comentó sobre aquello que al parecer un colega profesional le advirtió de que si iba a dedicarse a la ganadería de Brahman puro esta no era compatible con PRV, y/o que si iba a dedicarse al PRV mejor no trabajara Brahman puro. Esta es, sin lugar a dudas, una afirmación totalmente falsa, carente de los correspondientes fundamentos, y que denota un  desconocimiento profundo de lo que es en realidad PRV.

Genética PRV vs Razas (Brahman La Frontera)Genética PRV vs Razas (Brahman El Choapal)

 

Y cabe decir aquí, que también me he percatado de que mientras más popular se ha venido tornando la tecnología PRV en el medio ganadero, mayor es también la desinformación que está circulando al respecto. Hay mucho colegas profesionales que lastimosamente no conocen lo que es realmente el PRV, pero hablan de la tecnología como tratando de hacer creer a la gente que si la conocen. Me he encontrado con cualquier cantidad de profesionales (y por supuesto también un montón de productores) que confunden PRV con una simple e ineficiente rotación de potreros. Pareciera que asumen que cualquier ganadería que tenga cercas eléctricas y una buena cantidad de divisiones de potreros ya con eso se puede dar por hecho que es un PRV lo que tienen ahí, pero no hay nada más lejos de la realidad que este tipo de suposiciones o afirmaciones.

Durante 15 años desde CEG Internacional hemos estado asesorando ganaderos en el diseño e implementación de proyectos PRV, y todo el crédito sea para Dios, ya son centenares de ganaderías las que han recibido nuestro apoyo profesional para estos proyectos. Los asesores que integran la Red de Profesionales de CEG Internacional están hoy día en 8 diferentes países de América, y a los ganaderos en el resto de países del continente los hemos asesorado también a distancia. Hemos trabajado entonces para todo tipo de ganaderías, con todo tipo de razas y propósitos productivos, no solo con vacunos sino también con ovinos y hasta equinos, y la mayoría de proyectos han tenido un éxito rotundo haciendo PRV (algunos más satisfactorios que otros, pero todos han mejorado mucho al compararlos con el manejo del que venían).

Esto nos confiere suficiente autoridad para afirmar que: PRV no se hizo para ninguna raza en particular, ni tampoco hay una raza en particular que se comporte mejor en PRV, ni mucho menos hay alguna raza que no sea compatible con PRV. En consecuencia, no existe la mejor raza para PRV, ni tampoco el PRV es mejor para algunas razas que para otras. Más bien podemos afirmar que todas las razas y cruces son aptos para PRV, pero desde luego, hay que saber diseñar un proyecto PRV para cada ganadería independientemente de la raza o genética con la que se vaya a trabajar, de tal modo que se pueda conseguir el mejor desempeño de los animales que componen el rebaño, y como es de suponer (y se advirtió antes), es probable que en algunas ganaderías en particular haya que trabajar en mejorar la genética progresivamente si entre las metas proyectadas está no solo lograr un manejo superior, sino también un desempeño animal acorde con la tecnología PRV.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Para finalizar, también hay que anotar, que un mejoramiento genético no siempre tiene que ver con cambiar la raza, pero a veces el cambio de raza es la decisión más acertada, siempre y cuando la raza elegida sea compatible con dos cosas muy importantes: 1.- El ecosistema (ambiente) específico de la unidad de producción (llámese finca, rancho, campo, estancia, etc.), y esto significa que la raza elegida se integre cómodamente con las condiciones ambientales propias del lugar; y 2.- La base forrajera tanto en cantidad como en calidad, y no solo con la que inicia PRV sino la que se proyecta llegar a desarrollar en el corto, mediano y largo plazos de tal manera que el progreso genético se vaya dando a la par con el progreso forrajero que trae consigo la evolución del proyecto PRV.

En este sentido cabe advertir que las razas autóctonas de cada país o región tienen muchísimo que aportar, pero al menos en el continente de América no se cuenta con un inventario suficiente como para poder acceder a su genética de forma masiva. También son sumamente resistentes los animales provenientes de vacunos del biotipo Bos indicus, que están principalmente representados por las populares razas cebuínas, pero la productividad de estos, al igual que ocurre con los de raza autóctona tropical, tienen desempeños productivos bastante discretos, y que para los propósitos y demandas del negocio ganadero contemporáneo resultan frustrantes en muchos casos, y/o casi siempre insatisfactorios. Mientras que en productividad definitivamente las razas de origen europeo por sus características anatómicas y fisiológicas naturales del género y especie Bos taurus, han demostrado con creces ser muy superiores, pero la mayoría (por no decir que todas) de estas razas puras europeas puestas en ambientes tropicales, y sobre todo si son cálidos, no llegan a dar ese máximo rendimiento esperado porque están fuera de su ecosistema, y a decir verdad, la pasan bastante mal porque los ambientes tropicales resultan malsanos para tal tipo de genética.

Por supuesto hay bastantes excepciones a estas generalidades, pero esta situación en general nos ha conllevado a experimentar por muchos años los cruzamientos entre razas, tomando animales de razas europeas de alto rendimiento productivo para cruzar con animales altamente resistentes a las condiciones ambientales de los diferentes países, regiones y ecosistemas específicos de cada unidad de producción en particular. El producto de estos cruces se supone que deberían ser animales altamente resistentes y altamente productivos, pero en genética la teoría no es igual a la realidad. El reto de todo programa de cruzamiento entre razas está en fijar características deseables de cada una de las razas que participa en el cruzamiento en sus descendientes, pero esto no es nada fácil, ya que si no se tiene claro cómo funciona este proceso, cada nueva generación de descendientes fácilmente puede perder la característica deseada si no se cruzan las vacas con el toro correcto.

Pero no entraré en más detalles (por ahora), porque este tema tiene tanto de largo como de ancho y profundo, así que lo iremos desarrollando en próximas publicaciones relacionadas con el ámbito de la genética para las ganaderías bajo manejo racional. Solo quiero dejar por ahora sembrada la inquietud, de que si bien el PRV nos da una muy buena mano para optimizar el manejo de las ganaderías, y garantiza obtener siempre mejores resultados que los obtenidos con manejos tradicionales, el PRV no resuelve todos los problemas de la ganadería, y en un buen número de casos a la par con el PRV resulta deseable y conveniente emprender programas de mejoramiento genético, ya sea por medio de la estrategia de cruzamientos entre razas o por una rigurosa selectividad en el rebaño, pero teniendo siempre muy claras las metas y plazos para su consecución, en el desarrollo del proyecto PRV.

Pero que no quepa ni la menor duda que PRV es perfectamente compatible con todo tipo de razas, así como con todo tipo de ganaderías (según su propósito productivo). Por lo tanto, no hay que creer en todo lo que se diga por ahí sobre PRV, y menos cuando son comentarios que vienen de quienes desconocen la tecnología PRV (aunque algunos se quieran hacer ver como conocedores sin serlo realmente). Hay que asegurarse de filtrar muy bien la información, y cuando se tiene la posibilidad, tratar de aclarar siempre las dudas con verdaderos expertos en la materia. Entre tanto, tengan ustedes por seguro que si están contemplando implementar PRV en sus ganaderías, o ya lo están implementando, sea cual sea la raza o genética de la que disponen, siempre les irá mejor con PRV, y siempre habrá oportunidad de seguir mejorando, tanto en la evolución de PRV como en el progreso genético de sus ganaderías. Hasta pronto!!!

 

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

Agronomía Sostenible: ¡Un paso de la muerte a la vida!

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

Agronomía Sostenible:

¡De la muerte a la vida!

Agronomía Sostenible ODM (Portada)

 

Autor: Ing. Agr. Omar Daniel Medina
(Colaborador de CEG Internacional en Argentina)

Revisado y corregido por:
Dr. Agr. Luiz Carlos Pinheiro Machado (Brasil)

Edición:
Zoot. Esp. Michael Rúa Franco (Colombia)

 

Prólogo (Por: Michael Rúa)

Cuando recibí esta publicación en mi correo con la solicitud de darle lectura, y hacer las observaciones, correcciones o contribuciones que hubiese que hacer para perfeccionar, honestamente no esperaba encontrarme con un contenido cargado de tanta riqueza profesional y contextual. Pero esto no fue lo único que me llamó agradablemente la atención. Omar es un profesional muy joven, sin embargo, analiza y construye un escrito como este con admirable madurez y una excelente capacidad para contextualizar. A parte, demuestra con sumo respeto que si bien valora todo lo que la academia le ha brindado, no traga entero, y se muestra admirablemente proactivo hacia la investigación para poder argumentar debidamente su sentido de crítica y su capacidad de opinión. Se requiere mucho valor para tomar la decisión de no ejercer su profesión a favor de la ciencia convencional que envuelve a la agronomía desde la Revolución Verde, sino al servicio de la humanidad desde la ciencia opuesta, que es la Agroecología. Y no es fácil esta decisión porque el grueso de nuestros colegas defienden prácticamente a capa y a espada la ciencia convencional a la que nuestras convicciones humanas y espirituales se oponen, porque para nosotros el servicio a la humanidad no se basa en el afán por hacer dinero sino por trabajar a favor de la salud, la sanidad, la nutrición, y el bienestar de los que consumen los alimentos que producimos en el campo. En otras palabras, no creemos haber venido al mundo para cooperar con la degradación del planeta y hacernos de la vista ciega frente a lo que el planeta y la humanidad demandan de nosotros. Más bien tenemos muy claro que al mundo no vinimos a ser servidos sino a servir, y no estamos en el mundo agropecuario por casualidad, sino por causalidad, y mientras Dios nos preste vida y salud, trabajaremos precisamente a favor de la salud y de la vida de todos los que cohabitamos el planeta, y del planeta en sí mismo.

También se requiere mucho valor para elaborar una crítica constructiva tan completa, tan bien estructura y nutrida, para cuestionar e invitar a la reflexión a nuestros colegas y de paso también a los productores para los cuales y/o con los cuales laboramos a diario. Y esto no lo hacemos con otro propósito distinto al de tratar de encontrar respuestas a lo que evidentemente está aconteciendo en los 60 a 70 años más recientes en el planeta en términos de sostenibilidad y sustentabilidad de las actividades agropecuarias, y del globo terráqueo en general, y no nos podemos quedar pasmados esperando a que alguien haga algo si sentimos el llamado de Dios de que si nos estamos dando cuenta de que no vamos por el camino correcto, hagamos un alto y corrijamos el rumbo, y nos juntemos con los que están en el mismo sentir, para entre todos tratar de jalar para el mismo lado, el lado que entendemos que es el correcto, el lado que apuesta por LA VIDA a todo nivel.

Así pues que, encontré en la redacción de Omar justamente a un ser humano de estos a los que me estoy refiriendo, un profesional que se preocupa por sus semejantes, y que tiene ese llamado de ejercer su profesión a favor de LA VIDA, y lo refleja con lujo de detalles en la nota que nos comparte a continuación.

Resultó además para mi muy fácil leer y opinar sobre este escrito, al cual prácticamente solo le hice correcciones de forma (edición) y no de fondo, porque el fondo estaba siendo tan bien plasmado que no hubo que hacer mucho, y por supuesto, además, porque hemos tenido el agradable placer de pasarlo por el filtro de nuestro profesor, el Dr. Luis Carlos Pinheiro Machado, quien contribuyó valiosamente a perfeccionar esta nota, que con muchísimo honor presentamos a nuestro público en todos los rincones del planeta, nuestros amigos y seguidores de CEG Internacional.

Estamos muy agradecidos además, primero que todo con Dios, y segundo con Omar, por poder contar a partir de ahora con un colaborador tan importante como él, para poder disfrutar de sus escritos, y de sus aportes como profesional ingeniero agrónomo de la nueva generación, que estamos seguros resultarán sumamente útiles para la comunidad agroganadera cercana a CEG Internacional, y será un gran placer trabajar al lado de Omar a favor de la ganadería mundial, del planeta y de la humanidad.

Les recomiendo mucho entonces leer esta publicación con lujo de detalle, pues les va a sensibilizar con relación al rol que como productores tenemos en nuestra generación actual y para garantizar un mundo habitable y sostenible a las futuras generaciones. Espero que lo disfruten tanto como yo en este Viernes de Ecología con CEG Internacional.

¿Cuál es el objetivo del Ingeniero Agrónomo? 

(¿Qué rol debemos cumplir? ¿Para quién trabaja o debemos trabajar?)

Esta pregunta me surgió cuando leí sobre historia de la revolución verde. En cualquier libro de agroquímicos que encontramos en la biblioteca de nuestra Facultad de Ciencias Agrarias, se abarca el tema destacando que el objetivo principal del uso de agrotóxicos es disminuir las pérdidas productivas causadas por plagas (insectos, ácaros, nematodos, malezas, hongos, bacterias, etc); y se supone que todo esto es para obtener más alimentos para combatir el hambre mundial. Este último fue el objetivo de la Revolución VerdePero… ¿En verdad fue ése el objetivo principal?. Para resolver esta cuestión y otros cuantos cuestionamientos que plantearé a modo de crítica constructiva y que me surgieron durante la finalización de la carrera de ingeniería agronómica que cursé en la Universidad Nacional de Jujuy en Argentina, me he dado a la tarea de investigar cuidadosamente y elaborar un análisis contextual basado en algunas de las evidencias contemporáneas relacionadas al tema en cuestión, que a continuación comparto con ustedes los lectores de CEG Internacional en el mundo.

 

Revolución Verde vs ¿Desarrollo Sostenible?

Los indicadores del desarrollo sostenible para el planeta registrados durante los últimos 30 años, son literalmente aterradores:

Emisión de carbono: +36%
Deshielo de la banquisa ártica: +35%
Ritmo anual de deshielo de los glaciares: +100%
Población mundial: +26%
Producción de alimentos: +45%
1/3 tercio de ese total se desperdicia: 1,3 mil millones de toneladas
Desnutridos: más de mil millones
Obesos: más de mil millones
Recursos hídricos: El 70% del agua consumida es por la agricultura
Creciente desigualdad de renta como factor de generación de pobreza: renta mundial retenida por los 20% más ricos pasó del 82,7% al 91,5%
La fracción de los 20% más pobres cayó veinte veces: del 1,4% al 0,07%
Creciente desigualdad de expectativa de vida: para los 20% más ricos, de 77 a 79 años. Para los 20% más pobres, de 46 a 44 años de vida.

Hambre e Inanición: Según Ziegler (05/05/2013) “cada 5 segundos muere una persona de hambre: 57 mil personas por día”.

Fuente de la información: Peródico O Globo Río de Janeiro, edición del 09 de julio del 2012 – citado por Pinheiro Machado (2)

Conclusión: Si las tecnologías impulsadas a partir de la Revolución Verde se supone que deberían haber garantizado el desarrollo sostenible para el planeta entero, parece ser a juzgar por las estadísticas actuales, que ha resultado todo lo contrario, y en consecuencia podemos afirmar que tal apuesta ha sido un fracaso.

En Argentina, al igual que en muchos otros países del mundo (por no decir que en todos) el sistema educativo para formación de ingenieros agrónomos y entidades como el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), se crearon para promover y/o apoyar este “progreso” (producir más para disminuir el hambre mundial y la pobreza rural). Pero, si fue un fracaso para la humanidad, ¿por qué actualmente se siguen enseñando los modelos fallidos? (las únicas modificaciones son las actualizaciones acerca de: nuevas máquinas, nuevos híbridos, nuevos formas de aplicación, nuevos fungicidas, nuevos insecticidas, nuevos herbicidas, etc., pero a la par las estadísticas mundiales de sostenibilidad no mejoran, sino todo lo contrario, empeoran).

 

Revolución Verde vs Salud humana

En este sentido surge otra cuestión: ¿Por qué nos enteramos rápidamente de la obtención de nuevas variedades para cultivar, o de los nuevos agrotóxicos que llegan al mercado, o nuevas maquinarias; pero por qué NO nos enteramos tan rápidamente de sus efectos negativos para la salud humana, principalmente, y para la salud ambiental? (ambas son inseparables, ya que no hay salud humana sin salud ambiental, por el simple hecho de que el agua que tomamos, el aire que respiramos y los alimentos que comemos, vienen del ambiente que nos rodea).

Veamos algunos ejemplos:

1.- Cada año en el mundo se intoxican cerca de 3 millones de personas por el uso de agrotóxicos, y mueren más de 220 mil (significa 660 muertes por día o 25 muertes por hora (Datos reportados por FAO/ONU). Y estas son muertes por efectos súbitos ¿que debemos creer que pasa cuando se producen efectos no inmediatos, sino crónicos y casi siempre silenciosos (no evidentes), pero igual de mortales?

2.- El director del Registro Nacional del Cáncer en Uruguay, del Ministerio de Salud Pública, Dr. J. A. Vasallo, en su libro Cáncer en el Uruguay, publicado en 1989, expresa que: “hay un incremento del 64% de pacientes con cáncer durante los últimos 30 años” (4).

3.- En México el cáncer es la tercera causa de muerte y cada año se detectan alrededor de 160 mil nuevos casos de cáncer (Tribuna Noticias, 24 Junio 2017).

4.- La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) dependiente de la Organización Mundial de la Salud -OMS-, clasificó como probablemente carcinógeno para los seres humanos al herbicida glifosato (5).

La clasificación del glifosato como ‘probablemente carcinógeno en humanos’ (Grupo 2A) se asignó tras una reunión en Lyon, Francia, de 17 expertos de 11 países que evaluaron 5 plaguicidas organofosforados. Estos expertos asignan una sustancia al Grupo 2A cuando hay “evidencia limitada de carcinogénesis en humanos” y al existir “evidencias convincentes de que puede causar cáncer en animales de laboratorio” como en este caso. Esta categoría también se utiliza cuando existen datos contundentes acerca de cómo causa cáncer el agente. “El glifosato también causó daño al ADN y a cromosomas de células humanas”, dice IARC.

Un estudio realizado a personas residentes en comunidades reporta incremento de daños en cromosomas en marcadores en sangre después de que productos a base de glifosato se hubieran dispersado en las cercanías. Y adicionalmente existen datos ecológicos que muestran la toxicidad del glifosato para organismos acuáticos y anfibios. (5)

5.- Tragedia de Tauccamarca, ocurrida en octubre de 1999, donde 24 niños resultaron envenenados y muertos luego de ingerir un alimento contaminado con Parathion, plaguicida producido por la multinacional Bayer. Los 24 niños murieron en la comunidad cusqueña luego de haber consumido el desayuno escolar. La muerte fue casi instantánea, en medio de los más atroces dolores. Otros 22 niños sobrevivieron, pero es posible que sus sistemas nerviosos hayan quedado seriamente dañados (5).

6.- ¿Por qué estos productos llegan a ser letales para los humanos? El 2,4 D, los insecticidas organofosforados, las carbamidas, el lindane, entre otros, intervienen en la producción de ATP (como efectos detectados en laboratorio), por lo que la producción de energía celular se ve afectada y por lo tanto, la provisión de oxígeno a las células también se ve limitada. Solo reteniendo sistemáticamente el oxígeno, experimentadores científicos han cambiado células normales a cancerosas. Con oxígeno insuficiente quedan destruidos los procesos mediante los cuales los tejidos se despliegan y los órganos se desarrollan. Entonces se presentan deformaciones y otras anormalidades. Es presumible que el embrión humano privado de oxígeno pueda sufrir deformaciones congénitas (Rachel L. Carson “Primavera Silenciosa” 1960(1)).

El profesor de embriología de la Universidad de Buenos Aires (Argentina), Andrés Carrasco, identificó efectos teratogénicos (anormalidades) en el embrión de batracios causados por el glifosato (Arando 2009).

7.- La Secretaría de Salud del Estado de Santa Catarina (Brasil), a través del Centro de Investigaciones Oncológicas, ha estudiado la incidencia del cáncer en diversas profesiones; en los resultados obtenidos se puede observar que la incidencia del cáncer como causa mortis en los ámbitos de agricultores, profesionales que usan sistemáticamente los agroquímicos, es 10,6 veces superior al conjunto de las demás 22 profesiones estudiadas (Pinheiro Machado (2)).

8.- Los residuos de glifosato están muy extendidos en los alimentos, sobre todo en aquellos que contienen cereales (donde se ha usado el glifosato previamente en su cosecha) o maíz transgénico o productos derivados de la soja. Además, se ha detectado en agua “potable” (¿potable?), vino y cerveza e incluso en los productos no alimenticios derivados del algodón transgénico.

9.- El grado de exposición humana se refleja en la presencia generalizada de glifosato en la orina humana en cualquier lugar donde se haya probado, principalmente en Europa. En los Estados Unidos también se ha encontrado en la orina y en la leche materna [es decir, que los recién nacidos, desde muy temprano empiezan a ingerir estas sustancias cancerígenas, a través del que debería ser su “mejor alimento” y el que pueden recibir en cuanto nacen: leche materna]; “Los experimentos han demostrado que cuanto más joven es el animal (o humano), está más sujeto a los agentes productores de cáncer” (Rachel L. Carson. 1960(1)).

(Con este caso en particular leo y me cuestiono: ¿tendremos parte los agrónomos en que la vida se inicie con tal desgracia?)… Carson, 1960 dice que: “Hace un cuarto de siglo, el cáncer en la infancia era considerado una rareza”. ¿Qué pasó entonces?

Se dice que debido a una fuerte y agresiva publicidad y comercialización que ha creado el más grande e influyente fabricante de agrotóxicos para la agricultura y ganadería, el reconocido Monsanto (ahora propiedad de Bayer), se ha dado a creer que el glifosato es “seguro”, o sea, supuestamente “inofensivo” para humanos, animales o ambiente. Por ejemplo, Monsanto afirmó que el glifosato es “biodegradable” y que “dejaba el suelo limpio” (¿qué tan limpio? o ¿a qué clase de limpieza se estarían refiriendo?). Sin embargo, en 2009, el Tribunal Supremo de Francia confirmó las sentencias de dos tribunales anteriores de que estas afirmaciones eran falsas.

10.- Los médicos en Argentina han informado sobre un aumento dramático en los efectos de salud que provoca el glifosato a largo plazo en las áreas donde se ha rociado este herbicida en los cultivos de soja modificados genéticamente (OGM o transgénicos). Entre estos efectos se encuentran: el cáncer, la infertilidad, problemas de embarazo, defectos de nacimiento (congénitos) y enfermedades respiratorias (6).

11.- En Misiones, Argentina, donde es común el uso de glifosato para las actividades agropecuarias, 5 de cada 1000 niños nacen afectados de Meliomelingocele, una malformación del sistema nerviosos central (5).

12.- Un grupo de biólogos de la Universidad Francesa de Caen, comandada por el biólogo molecular Gilles-Éric Séralini, publicó en la revista Food and Chemical Toxicology (ver esta fuente en su página web para leer los diversos estudios realizados sobre los efectos negativos de los agrotóxicos) una investigación que hicieron con 200 ratones a los cuales trataron durante 2 años con distintas dosis de maíz transgénico NK603 y agua mezclada con Glifosato: a los 13 meses estos ratones ya presentaban malformaciones graves. En las hembras aparecieron tumores mamarios; en los machos, los órganos depuradores –riñones e hígado- fueron afectados por anomalías severas (citado por Pinheiro Machado (2).

Así como estos ejemplos y casos, se podría seguir mencionando muchísimos más casos reportados y/o noticias o publicaciones provenientes de múltiples y diversas fuentes de información confiable, sobre lo perjudicial que resulta el uso de agroquímicos y/o de agrotóxicos en las actividades agropecuarias o de producción de alimentos para el consumo humano, así como el uso y consumo de cultivos transgénicos. Solo he tratado de compilar y citar algunos de ellos para ilustrar e invitar a reflexionar un poco el tema.

 

¡Los Organismos Genéticamente Modificados no son superiores!:

La edición del 19 de abril del 2008 del prestigioso periódico inglés The Independent publicó el más extenso estudio del género realizado hasta ahora, el cual muestra que “la soja transgénica produce cerca del 10 % menos que la soja no transgénica” llegando a la conclusión que los transgénicos NO RESPONDEN AL HAMBRE MUNDIAL como se ha tratado de asegurar para convencer (Citado por Pinheiro Machado (2)).

Ver también la publicación de The New York Times sobre el tema (11); y sin ir tan lejos, en la campaña maicera 2016/17 en la provincia de Jujuy (Argentina), se reportó el ataque de un fitoplasma y un micoplasma (ambos transmitidos por una chicharrita), en cantidades que hasta entonces no habían sido detectados o reportados en la zona maicera de toda la provincia, los cuales causaron enormes daños en los maizales de Jujuy, siendo solo los maíces híbridos los más afectados (para más información usted puede consultar sobre dicho suceso en las Cátedras de Zoología Agrícola y Fitopatología de la Facultad de Ciencias Agrarias de Jujuy – UNJu).

 

Y hay más cuestionamientos…

1.- ¿Quién se supone que es el responsable de que por segundo se pierdan 2420 tn de suelo en el planeta? ¿Y quién de que, por cada hora que pasa, se desertifican 1370 ha? (datos reportados por FAO/ONU). El segundo es consecuencia del primero.

2.- ¿Somos los agrónomos responsables de que lleguen a la mesa del consumidor alimentos altamente contaminados? (algunos que matan súbitamente, y en ciertos casos masivamente; y otros que matan de manera lenta, crónica y silenciosamente; y todos ellos además causantes de anormalidades en nuestros cuerpos y/o en los de nuestra descendencia).

3.- ¿Cuál es el mayor almacén de carbono del planeta? Está clarísimo que es el suelo, apoyado por la masa vegetal que cubre las tierras del planeta, y teniendo esto claro, creo que podremos responder a esta otra pregunta: ¿Quiénes son, en gran parte, los responsables del calentamiento global (realmente serán los rumiantes)? 

4.- ¿Qué insumos “necesarios” para la producción representan el mayor gasto al productor? Con la respuesta que demos podremos tener una idea sobre la respuesta a esta otra pregunta: ¿Por qué hay, hubo y seguirá habiendo una tremenda migración de la población rural hacia las urbes?

5.- Contestando las anteriores preguntas tal vez podremos saber responder estas otras: ¿Quiénes son los responsables del aumento de marginalidad urbana, que lleva al mayor consumo de alcohol y drogas, lo que lleva al aumento de robos, asesinatos, violación, etc? ¿No será que los agrónomos hemos tenido parte de la culpa en esto también y que seguirá siendo así si no replanteamos las cosas?

Con todo esto lo que yo pretendo contextualizar es que existe evidencia suficiente (no solo por lo aquí citado sino muchísimo más por lo que no fue citado ya que sería demasiado extenso para este artículo) como para convencernos que la que se denominó como la “Revolución Verde” no fue ni tan revolucionaria (al menos no para lograr los buenos propósitos que se pretendían inicialmente), ni mucho menos podemos decir que sea verde (adaptado de Pinheiro Machado (2)).

Por otra parte, cabe advertir que cuanto más simplificamos nuestra dieta (alimentación NO diversa), menos vamos a expresar nuestro potencial genético (y a los animales de producción les ocurre lo mismo). Observemos esto: “Los pueblo prehistóricos se alimentaban con más de 1500 especies de plantas y, por lo menos, 500 especies y variedades se han cultivado a lo largo de la historia. Hace 150 años la humanidad se alimentaba con los productos de 3000 especies vegetales que eran, en el 90% de los países, consumidas localmente. En el mundo de hoy apenas una insulsa cifra de tan solo 15 especies responden por el 90% de los alimentos vegetales, y 4 cultivos (maíz, trigo, arroz y soja) responden por el 70% de la producción y consumo. Se tiende, pues, a un peligroso monocultivo y, como se sabe, la homogeneidad tiende a la muerte, ya que la heterogeneidad es el estado dinámico, vital” (adaptado de Pinheiro Machado (2)). Entonces: ¿Estaremos siguiendo un camino verdaderamente revolucionario?

Ahora bien: ¿Realmente el uso de agrotóxicos es indispensable para la producción de “comida” suficiente para dar garantías a la Seguridad Alimentaria Mundial? (no digo alimentos porque están lejos de alimentarnos como realmente deberían).

Y, si la respuesta fuese un SI, entonces pregunto ¿Qué hace que su uso -el de los agrotóxicos- se haya tornado indispensable?

Ahora que si la respuesta fuese un NO, las preguntas serían entonces: ¿Cómo lo vamos a hacer? ¿Se puede aplicar a cualquier escala?

La(s) respuesta(s) a estas últimas dos preguntas creo se pueden obtener respondiendo antes a las siguientes preguntas: ¿Cómo se alimentan las plantas en la naturaleza? ¿Las sales solubles son su única o más importante forma de nutrición?

Y en relación con la pregunta anterior: ¿Qué hace que una planta sea más o menos atractiva hacia los parásitos (insectos, hongos, virus, bacterias, caracoles, etc)? ¿Por qué los parásitos atacan los puntos de crecimientos de las plantas? ¿Será que la respuesta es tan sencilla como esto: porque allí el tejido es más tierno?

Un ejemplo crítico: si los principales enemigos naturales de los ácaros fitófagos son otros ácaros predadores ¿Por qué después de la aplicación de un acaricida, vuelven a aparecer los ácaros fitófagos en menor tiempo y en mayor cantidad que los ácaros predadores? y ¿Por qué, al hablar con productores, nos enteramos que antes no se aplicaban insecticidas tan frecuentemente como ahora?

Esto es lo que dicen los productores consultados: “…antes aplicábamos una vez por mes, después una vez por semana y ahora es un día si y un día no.

Y también podríamos intentar responder lo siguiente: ¿Por qué aparecen en nuestros campos las “malezas”? ¿Son realmente tan malas como nos lo han hecho creer? ¿Podría ser que ellas nos quieren indicar alguna falencia en el manejo del suelo?

 

¿Qué es más eficiente resolver: el/los problemas o su/s causas?

Sosteniendo una charla con “Don Quispe”, quien es miembro de la Cooperativa Flor de la Quebrada -Maimará, Jujuy, Argentina-, él decía lo siguiente: “…yo me di cuenta que los insecticidas eran malos para la salud, cuando por curiosidad no más, le apliqué muy seguido insecticida (no especificó qué insecticida, ni qué frecuencia, ni qué dosis) a mis zanahorias, y después le di de comer esos tallos verdes a mis caballos; y se quedaron ciegos (no especificó al cuánto tiempo después de comer los tallos contaminados ocurrió esta ceguera, ni tampoco cuántos tallos verdes de zanahoria les dio a los animales). De ahí en más no volví a consumir las verduras que vendo, sino que tengo mi huertita al lado de mi casa, y ahí no uso nada de productos (agrotóxicos o agroquímicos)”!!!

Analizando este testimonio (que es más que seguro que se trata de uno entre un sinfín de casos), vienen otros cuestionamientos como: ¿No se supone que un organismo estatal debería controlar que los alimentos que consumen los jujeños y el pueblo argentino en general, no estén contaminados con agrotóxicos? ¿Existe tal organismo? ¿Estará ejerciendo el debido control o hay permisividad?

Se me ocurre plantear un ejemplo análogo para intentar entender este asunto. Es sabido que la Comisión Nacional Asesora Permanente del Tabaco (Ley 19800) fue creada para que la producción de tabaco sea prolija, es decir, que no se produzca de más para no afectar negativamente el precio del tabaco (sobreoferta), y para conseguir mejores mercados, para subsidiar a los productores con un sobreprecio en manos del Fondo Especial del Tabaco (FET), el cual paga el consumidor. El mercado exterior del tabaco no admite residuos de ciertos agrotóxicos en las hojas del tabaco que compran, por lo tanto, dicha Comisión también se encarga de asesorar a los productores tabacaleros para que usen responsablemente los productos químicos (insecticidas, fungicidas, etc.) y así poder concretar sin problema alguno el mercado.

Entonces, si esto ocurre con el tabaco, del cual cualquiera sabe que su consumo es perjudicial para la salud humana, pero aún así se protege con medidas estrictas al consumidor de tabaco desde sus procesos de producción para que el consumidor no se haga daño con residuos de los químicos en el producto (qué paradójico porque de todos modos se hará daño en sus pulmones), me hace cuestionar este asunto lo siguiente: ¿Por qué NO hay una organización similar para regular la producción de hortalizas, que permita al productor NO dejar a la suerte las especies y cantidades de cada hortaliza a sembrar (produciéndose sobreoferta de algunas hortalizas y suboferta de otras); y para que se los asesore con el fin de que los productores NO utilicen “a su antojo” y/o de forma irracional los agrotóxicos? (que como ya se vio, matan a la corta y a la larga, además de degenerar nuestra descendencia) ¿Será que importa más la salud del fumador chino que la de los ciudadanos argentinos?

La Constitución Nacional (ley suprema del Estado Argentino) en su artículo 41 dice:

“Todos los habitantes gozan del derecho de un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las actividades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras, y tiene el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según establezca la ley”.

La ley habla de un ambiente sano y de una producción sustentable, entonces pregunto: ¿Estamos los agrónomos y productores produciendo según dicta la CN? Y también respondo: al averiguar cuántas toneladas de suelo se pierden por segundo en Jujuy y en Argentina desde que fuimos alcanzados por el impacto de las tecnologías propuestas por la Revolución Verde hasta el día de hoy, tendríamos un buen indicador para darnos cuenta si estamos o no cumpliendo la ley en cuanto a si estamos pensando y actuando a favor de las generaciones futuras. Y complemento la respuesta con una observación: el proceso de formación de suelo puede llevar millones de años, y no solo en Jujuy y Argentina sino en todo el mundo ¡lo estamos perdiendo por toneladas a cada segundo!.

Otra pregunta que deberíamos hacernos para ver si nuestro trabajo va o no en contra de la Ley Suprema, sería: Las prácticas productivas que realizamos y/o aconsejamos realizar a los productores ¿contaminan el aire que respiramos y/o el agua que bebemos? Porque las estadísticas indican que: “…menos del 0,1 % de los pesticidas aplicados para el control de los parásitos alcanza su objetivo. Más del 99,9% de los pesticidas usados migran al ambiente, donde afectan la salud pública y los biotipos benéficos, lo que contamina los suelos, el aire y la atmósfera del ecosistema” (Robin, 2012. Citado por Pinheiro Machado (2))

El artículo 42 de la mencionada ley dice: “Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno”. Pregunto: ¿El consumidor promedio sabrá que su ensalada, pan, cerveza, agua, vino, etc. están contaminados con sustancias cancerígenas y mutagénicas?

En este sentido comparto con ustedes un caso curioso: Tengo dos amigos que tuvieron cáncer (gracias a Dios podemos decir que lo tuvieron y no que murieron a causa de ello); Cuando empezaron a hacer el tratamiento, lo primero que se les recetó, además de medicamentos y quimioterapia, fue: NO COMER NADA QUE NO SEA ORGÁNICO. Llama muchísimo la atención que solo se nos adviertan algo así cuando ya está la enfermedad en desarrollo, en vez de difundirlo públicamente para el bienestar de la sociedad.

Volviendo al mismo artículo constitucional, en el párrafo siguiente continúa diciendo: “Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos…”; Pero me inquieta saber ¿cómo están haciendo esto?

Todos podemos reflexionar y decidir si deseamos continuar por el actual camino, y solo podremos decidirlo correctamente cuando estemos en plena posesión de los hechos. En las palabras de Jean Rostand citado por Rachel L. Carson(1) esto es: “la obligación de sufrir nos da el derecho de conocer”. Y esta misma autora plantea el siguiente cuestionamiento: ¿Hemos caído en un estado de mesmerismo que nos hace aceptar como inevitable lo inferior o perjudicial, como si hubiéramos perdido la voluntad o la visión de demanda de lo bueno? (1).

En la temporada 2014-2015 de frutas de pepita y carozo de Neuquén, el INTA proveyó al sector privado un cuadro con la TOLERANCIA DE INSECTICIDAS, para que los productores manejaran las aplicaciones y el control fitosanitario bajo “Buenas Prácticas Agrícolas”, para lograr vender su producción al mercado externo (Brasil, USA, Rusia y Unión Europea). Ya que dichos mercados, que pagan un mejor precio, exigen “inocuidad” en los alimentos que compran, por lo tanto, ante cualquier incumplimiento de la tabla citada en este artículo (10), el producto no sale del país. Pero ¿qué se hace con los productos rechazados por no cumplir con este requisito? ¿Será entonces que los argentinos comemos productos contaminados que el extranjero no quiere comprar?

El sistema mediante el cual se establecen los límites máximos permisibles a la contaminación, límites llamados “tolerancia”, tienen defectos obvios (además de ser contradictorio al artículo 42 de nuestra Constitución Nacional): un animal de laboratorio que vive en condiciones de vigilancia y en un medio completamente artificial, cuando ingiere determinada cantidad de sustancias químicas es muy distinto de un ser humano, cuyos contactos con plaguicidas no solo son múltiples, sino desconocidos para la mayoría, incontrolables e intasables. Incluso si 7 micrones de gramo de DDT en la lechuga de su ensalada fuesen “inocuos”, la comida incluye otros alimentos, cada uno con residuos autorizables, mientras que los plaguicidas en su comida son, como ya hemos visto, sólo una parte de su contacto total con esos venenos. Este amontonamiento de productos químicos de diferentes procedencias, crea una exposición que no puede ser calculada. Por consiguiente no tiene significado el hablar de “inocuidad” al referirse a ninguna cantidad específica de sustancias químicas (Rachel L. Carson(1)).

 

Productividad y Costo en Producción Ecológica

Hoy en día hay hechos agronómicos donde se producen alimentos de manera ecológica, es decir, sin dañar la salud ambiental y por ende, sin dañar la salud humana. Por ejemplo, en la cosecha del 2013, un grupo de asentados del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en Río Grande do Sul (Brasil), produjo 444.202 bolsas de 50 kg de arroz ecológico, o 22.210 toneladas en 4.611 ha, o sea, 96 bolsas/ha. El costo fue de 54 bolsas/ha, y cuando se usó abono orgánico la producción fue de 177 bolsas/ha, y el costo saltó de 54 a 71 bolsas/ha; mientras tanto, en los cultivos vecinos (producidos convencionalmente usando agrotóxicos) estos tuvieron un costo de 124 bolsas/ha (¡54 bolsas/ha de arroz ecológico vs. 124 bolsas/ha de arroz producido con químicos!). Impresionante, ¿no les parece?

Esta producción ecológica ha sido realizada por cooperativas de productores, quienes motivados por los altos costos de la producción convencional, que en su momento los llevó a un estatus de insolvencia financiera (Pinheiro Machado(2)). Es decir que, además de envenenar nuestra salud y ambiente, es notablemente mucho más caro producir con químicos que sin ellos; siendo esto lo que ocasionó en gran medida, la tremenda migración rural hacia las urbes, ya que para soportar los costos elevados de producción el único remedio era producir más cantidad, pero para los pequeños productores esto era y sigue siendo imposible bajo los métodos antieconómicos, por lo tanto quebraron y las tierras liquidadas eran compradas por los grandes (concentración de tierras).

Este hecho agroecológico a gran escala (al igual que los varios mencionados en el libro “La Dialéctica de la Agroecología” de Pinheiro Machado(2)), es posible gracias a una perfecta combinación de la BIOLOGÍA y la agronomía, ya que utilizan estratégicamente aves y peces, además de un manejo racional de los recursos productivos; que para poder lograr esto último, es necesario el conocimiento del funcionamiento y rol de los diversos componentes del sistema (datos biológicos).

Entonces, si hay diversos hechos agroecológicos donde se demuestra que la biología y la agronomía combinadas producen un resultado sinérgico sumamente positivo ¿Por qué los biólogos y los agrónomos que estudian y trabajan bajo el mismo techo de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy (UNJu) están tan enemistados (tecnológicamente hablando)? Por ejemplo: ¿Cuántos proyectos de investigación, trabajos científicos, o parcelas demostrativas están haciendo en sociedad biólogos y agrónomos?

Para que un Cambio Rural en este contexto sea exitoso, no solo debemos cambiar nuestra forma de ver los sistemas productivos (cambiar de visión reduccionista a una HOLÍSTICA), no solo el productor debe concientizarse de que la forma en que produce daña el suelo que lo sustenta y por ende lo hace dependiente de insumos externos y consecuentemente encarece el sistema; sino que también es necesario que el consumidor sea concientizado para poder demandar al sector rural y al gobierno alimentos que no los envenenen ni contaminen el ambiente; es nuestro derecho (artículo 41 y 42 de la CN).

Si esto último ocurre, el sector rural se verá obligado a producir de manera ecológica y entonces, nosotros los asesores técnicos, también tendremos que aprender esta forma de producción e investigar sobre el tema, ya que desde la revolución verde, todos los proyectos de investigación se realizaron para producir como actualmente se enseña: matando, contaminando y comprando insumos constantemente*

(* Haz la prueba tú mismo: coloca en el buscador Google, el nombre de una planta que no sea de utilidad para la agricultura (“maleza”) o el nombre de un insecto considerado “plaga” y verás que lo primero que aparece son anuncios comerciales de agrotóxicos que se utilizan para matar dicho problema, luego una descripción muy resumida de la biología del mismo, hecha por Wikipedia; y el resto son todos trabajos científicos que te cuentan cómo matar: qué aplicar, con qué aplicar, cuánto aplicar, etc.).

Las políticas deben favorecer esta forma ecológica de producción por el simple hecho de que la Constitución Nacional nos da el derecho a un ambiente sano y defiende la salud del consumidor (artículo 41 y 42 de la CN).

Otro cambio importante que debe ocurrir es la integración de las distintas disciplinas, por ejemplo: biología y agronomía, para buscar resultados sinérgicos (deben intervenir muchas otras disciplinas, este último es solo un ejemplo).

Estamos enfrentados con una necesidad de vida o muerte no sólo de encontrar nuevos métodos técnicos de supresión de esta planta o de aquel animal: sino que necesitamos el conocimiento básico de la población animal y sus relaciones con el ambiente, lo que proporcionará el equilibrio y reducirá el explosivo poder de las erupciones y de nuevas invasiones” dijo el Ecólogo Británico Charles Elton.

NOTICIA DE ÚLTIMO MOMENTO (Adelanto 24, 12/07/2017):

“Veneno para todos: 6 de cada 10 frutas y verduras están contaminadas” (Estudio realizado en la Ciudad de Bs As, Argentina – Ver la noticia completa: clic aquí)

De este estudio quiero destacar que: del total de frutas que estaban contaminadas con agrotóxicos, en algunas muestras, se encontraron con que había en ellas más de un agroquímico distinto; se detectaron cantidades excedentes a los Límites Máximos de Residuos (LMR) y finalmente, se reporta que el 46% de las muestras contaminadas tenían agrotóxicos NO PERMITIDOS: endosulfan, paratión o plaguicidas organoclorados persistentes de la familia del DDT.

Todo esto pone aún más en evidencia que los límites máximos permitidos para asegurar “inocuidad” ¡son realmente una burla para la salud humana!.

Los nutricionistas animan a consumir más ensaladas (frutas y verduras) para una dieta equilibrada, pero resulta que el supuesto remedio termina atrayendo la enfermedad.

Hasta aquí vimos una pequeña parte de lo mal que está el sistema productivo, y por ende, el sistema alimentario y por ende LA SALUD HUMANA Y SU AMBIENTE. Todo gracias a que, empresas codiciosas y sin amor al prójimo (multinacionales del agronegocio), asociadas a gobiernos y personas, igualmente codiciosos, modificaron el sistema educativo y encausaron las investigaciones para asegurar su lucro.

PERO, ESTO NO TERMINA AQUÍ: gracias a Dios hoy existe la tecnología para hacer frente a esta situación, logrando mantener o aumentar los rendimientos (¡a cualquier escala! y a continuación compartimos algunos casos ver (2), (3),(4)y (11)-), haciendo los sistemas productivos más gratos de trabajar (detener migración rural y concentración de tierras -ver(2),(6) y (7)-), sin contaminar el ambiente (regenerando y conservando los recursos suelo, agua y aire, es decir: sustentabilidad verdadera y en todo su esplendor-ver(2),(3),(4), (6) y (9)-), aumentando los beneficios económicos (ver (2) y (4)) y, lo mejor de todo, produciendo alimentos sanos, asegurando la salud del consumidor (ver (2), (3)y (7)). Esta tecnología se llama AGROECOLOGÍA, cuyos principios o pilares fundamentales deben ser entendidos y aplicados según la especificidad de cada sistema productivo.

 

Pastoreo Racional Voisin (PRV) en España

Con Dr. Agr. Luis Carlos Pinheiro Machado y Roger Rabés



¿Cómo hacer siembra directa ecológica rentable?

(PASOS y COSTES con el Profesor Pinheiro)

 

Alimentar al mundo sin labranza y sin venenos

Agricultura Regenerativa – Benlloch, España 2016
Dr. Agr. Luiz Carlos Pinheiro Machado

Trofobiosis

Curso Vivencia Dehesa España 2013
Ing. Agr. Con Jairo Restrepo Rivera

Reverdecer los Desiertos

Allan Savory en TED

Polyfaces: A world of many choices

Polyfaces: Un mundo de muchas oportunidades
Entrevista a Joel Salatin – Polyface Farm Inc, Virginia USA

Ground Cover and Water Infiltration

Con Mike Lindsey y Chris Coreil, NRCS – LSU AgCenter

Cosechando Sol con Rumiantes

Ing. Bruno Vasquetto y Sergio Toletti en
Diplomatura de Agricultura Orgánica y Regenerativa Argentina 2017

 

El mundo según Monsanto

 

Monsanto es culpable de

crímenes de guerra y ecocidio

 

Entonces:
¿Cómo nos enseñan Agroecología en las facultades de agronomía y/o de profesiones agropecuarias en todo el mundo en la actualidad (y en lo que a mi respecta, en la Facultad de Ciencias Agrarias de Jujuy)? 

Quiero concluir esta publicación que invita a reflexionar y replantear los modelos de producción vigentes pero fracasados en cuanto a garantizar la sostenibilidad y sustentabilidad en el planeta, con un par de frases finales: Primero que todo, ¡No te quedes nunca con lo primero que te digan!… Y en segundo lugar: “Es tan corrupto el que miente como el que esconde información” dice Jairo Restrepo Rivera (5).

Y por último, comparto este fragmento con publicado en el libro Dialéctica de la Agroecología de Luiz Carlos Pinheiro Machado (2): “Hoy nos encontramos frente a un dilema inexorable: o seguir el paradigma de la desgracia, de la competitividad, del egoísmo, de la desgracia social, de la contaminación ambiental, de la destrucción de los bienes comunes naturales, de la barbarie de las guerras de conquista, de la destrucción de nuestra más bellas y altas tradiciones y de tantas llagas vigentes, ¡u optar por la paz, por la vida!”.

Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males” 1°Timoteo 6:10 (La Biblia)

 

BIBLIOGRAFÍA:

Libros y páginas web consultados:

  1. “Primavera Silenciosa” Rachel L. Carson – 1960. (1)
  2. “La Dialéctica de la Agroecología. Contribución para un mundo con alimentos sin veneno” Luiz Carlos Pinheiro Machado y Luiz Carlos Pinheiro Machado Filho – 2016. (2)
  3. “Pastoreo Racional Voisin. Tecnología Agroecológica para el Tercer Milenio” Luiz Carlos Pinheiro Machado-6° reimpresión 2016. (3)
  4. “Cáncer en el Uruguay”. Vasallo, J.A. 1989 En: www.salvalaselva.org/temas/agrotoxicos
  5. Noticia: “Para la OMS, el herbicida glifosato es un “probable cancerígeno”. En:
    http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/para-la-oms-el-herbicida-glifosato-es-un-probable-cancerigeno; y En: www.salvalaselva.org/temas/agrotoxicos
  6. “Pesticide Action Network Interntional (PAN)” elaborado por Dr Meriel Watts (PAN Asia del Pacífico), Peter Clausing (PAN Alemania), Angeliki Lyssimachou (PAN Europa), Gesine Schütte (PAN Alemania), Rina Guadagnini (PAN Reino Unido) y Emily Marquez (PAN América del Norte)

Lee estos artículos:

  1. Informe PAN Glifosato
  2. Restauración del Carbono en el Suelo: ¿Puede la Biología hacer el trabajo? (9)
  3. El nitrógeno inorgánico destruye el carbono del suelo y deteriora la salud
  4. Nuestra mejor opción para enfriar el planeta
  5. Residuos y tolerancias de insecticidas para frutales de pepita y carozo de Neuquén. INTA (10)
  6. ¡Los organismos GM no son superiores! (11)
  7. Agrotóxicos: el nuevo holocausto invisible 
  8. Revista: Food and Chemical Toxicology 
  9. Veneno para todos: 6 de cada 10 frutas y verduras están contaminadas (12)

 

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

¿Para quién es realmente el forraje que producimos?

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

¿Para quién es realmente

el forraje que producimos?

Por: Zoot. Esp. Michael Rúa Franco

Para quien es el forraje (pradera polifítica)

¿Alimentar o Nutrir? ¿Cuál de estas dos cosas estás haciendo en tu ganadería? Porque no son lo mismo. Alimentar es una acción en la que se comprometen dos actores directos, uno es el humano que prepara y ofrece los alimentos, y el otro es quien los consume, o en el caso de la ganadería viene a ser quien los cosecha y los ingiere. Entre tanto, para que se de la Nutrición, se requiere un tercer actor (o actores ya que se trata realmente de toda una población de ayudantes). ¿Quiénes son ellos? y ¿qué tan importante resulta que sepamos cómo trabajan a favor de la ganadería? para poder aprovecharlos al máximo, y como siempre, para reducir los costos de producción y lograr la máxima productividad de modo que alcancemos resultados de máxima rentabilidad. Si usted quiere alimentar bien a su ganado, y también nutrirlo idóneamente, le invito a leer esta nota que hemos preparado para nuestro Martes de Zootecnia con CEG Internacional.

Prólogo

“El Cultivo de pasturas y la Ganadería”

Si alguna persona posee un terreno en área rural, y el uso del suelo de su propiedad o bajo su administración (no solo quienes son dueños, sino también, los que alquilan tierras con fines productivos) es el cultivo de pasturas, y el objetivo de ello es el aprovechamiento de las mismas para la crianza de animales de pastoreo (sean cuales fueren), se dice que esta persona está dedicado a la ganadería, o sea, se trata de un ganadero o ganadera.

En otras palabras, reconocemos tradicionalmente a un ganadero o una ganadera porque estos se dedican a cultivar pastos y criar animales de pastoreo. Algunas personas piensan que solo se le debe llamar ganadero al que cría vacunos, pero este es un error semántico muy común. El ganadero no solo es el que cría vacunos, sino toda clase de animales de producción. Lo que pasa es, que por cultura general (o más bien debería decir por degeneración cultural), en algunos casos se ha mal aprendido y transmitido generacionalmente este error común.

He querido comenzar con estas líneas porque quienes trabajamos en el ámbito de la ganadería en pastoreo, y muy en especial, para quienes aplicamos el Pastoreo Racional Voisin (PRV), cada día vamos reconfirmando que los animales son más productivos mientras más se asemejen sus condiciones de vida a su hábitat natural/original, por lo que para nosotros ya no hay mejor manera de darles crianza y manejo que en ambientes silvopastoriles, también a especies que por años han venido sometiéndose a la crianza bajo encierro y en condiciones de alojamiento y de vida verdaderamente irracionales, como es el caso de porcinos y aves (que hasta llegamos a mal acostumbrarnos a llamarlos como “aves de corral”), y esto incluye aves de postura (gallinas), o aves de engorde (pollo o pavo), entre otros.

Importancia de los rumiantes para la Nutrición Humana

Aclarado lo anterior, y con un poco de aparente paradoja, me voy a referir ahora exclusivamente a los productores ganaderos que crían rumiantes (vacunos, búfalos, ovinos o caprinos, cérvidos o camélidos) con fines productivos, y enfáticamente desde una perspectiva zootécnica de su nutrición. Y me centro en los rumiantes, porque estos a diferencia de los no rumiantes, poseen un potente y prácticamente exclusivo sistema digestivo, capaz de digerir alimentos que los no rumiantes (y muy en especial nosotros los humanos) hasta la actualidad no disponemos de tal capacidad. Me queda la duda de si alguna vez fuimos capaces de hacerlo los humanos también, y lo perdimos con el paso del tiempo y las adaptaciones a estilos de vida cada vez menos rupestres. Y esto lo digo porque cuando leo La Biblia en el libro del génesis me encuentro con estas líneas:

Dios dijo: “He aquí que les he dado toda planta que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto lleva semilla; ellos les servirán de alimento. Y a todo animal de la tierra, a toda ave del cielo, y a todo animal que se desplaza sobre la tierra, en que hay vida, toda planta les servirá de alimento” (Génesis 1:29-30)

Supongo que algún vegetariano o vegano oportunista usaría esto fuera de contexto para argumentar que los humanos no fuimos creados para alimentarnos de productos de origen animal, pero si los hubiere, los tendríamos que remitir a leer el resto de La Biblia. Más no deja de ser curioso que los humanos y los no rumiantes en el principio de los tiempos al parecer teníamos una capacidad innata para digerir vegetales, y que como dije antes, parece que la hemos menguado en gran manera. Y aunque todavía digerimos muy bien una amplia gama de vegetales, no conozco ni a uno solo ser humano que se pueda alimentar de los pastos y forrajes que un rumiante digiere.

Dicho de otra manera, los humanos de hoy (no sé si la cosa cambie a futuro) dependemos de los animales rumiantes para que ellos ingieran y digieran los pastos y forrajes que todavía abundan en la naturaleza (aunque puede cambiar a futuro debido al crecimiento exponencial de la población humana y a la expansión del urbanismo que se está tragando cada vez mayores fracciones de campo), y una vez convertidos esos vegetales en leche o carne, podamos nosotros los humanos nutrirnos de estos productos finales de tal proceso de transformación.

Para quien es el forraje (carne de pastoreo)

Mi punto de enfoque es, que si los humanos pudiéramos digerir sin conflicto alguno los pastos y forrajes, seguro los rumiantes serían todavía animales selváticos (no domésticos), o de ser domesticados tal vez no serían usados para producir carne o leche sino tal vez para trabajo o les daríamos un trato similar al que se les trata en los países de Oriente Medio, donde los rumiantes cohabitan en las ciudades con los humanos, y tal vez nos alimentaríamos solo de vegetales (porque sería una dieta mucho más barata, y probablemente también más sostenible y/o sustentable a largo plazo). Pero, como no es así en la vida real, pues entonces seguiremos dependiendo de los rumiantes para nuestra alimentación/nutrición indefinidamente.

Pero, lo más interesante de toda esta simbiótica relación planta/animal/humanos es lo que viene a continuación, y retorno a la pregunta que da título a esta publicación:

¿Para quién es realmente el forraje que producimos?

Para quien es el forraje (ovino)

La respuesta puede resultar sumamente obvia para algunos lectores, que han tenido la oportunidad de estudiar este tema con cierto grado de detalle. Sin embargo, al menos en mi experiencia, por considerarlo tan obvio, muchos ganaderos con los que he trabajado como asesor no lo tienen tan claro, y de ahí que me haya animado a tratar el tema. Y lo diré con una de las frases que uso no solo en las asesorías, sino también en los cursos que imparto a ganaderos de los diferentes países:

“Los ganaderos estamos equivocados si creemos que producimos pasto para las vacas (o para los búfalos, ovinos, caprinos y demás animales de pastoreo)… Los pastos y forrajes que producimos en realidad no son para ellos, sino para sus huéspedes estomacales…”

Y quiero llamar la atención de quienes están leyendo esto, porque aunque esta frase como dije antes, para muchos puede parecer algo obvio, un análisis profundo de ella y de su aplicabilidad en campo le permitiría a los ganaderos vislumbrar una de las más importantes claves de sus negocios; porque cuando lo ignoramos o pasamos por alto, es cuando le damos un pésimo manejo a la nutrición de los animales que criamos o manejamos en las ganaderías, y en consecuencia, no logramos resultados positivos en materia de productividad, y por tanto tampoco de rentabilidad.

Y eso incluye no solo a los ganaderos que realizan un pésimo o un regular manejo de los pastos y forrajes que producen (y hasta de los que están convencidos que los están haciendo bien), sino también incluye a todos los ganaderos que han caído en el error de casi reemplazar la dieta forrajera por una dieta de alimentos balanceados suponiendo que estos por ser ricos en nutrientes (concentrados) podrían ser suficiente garantía de éxito en sus programas de alimentación y nutrición, aun cuando está claramente identificado que son dietas económicamente insostenibles, y en un sinfín de casos, logísticamente y constantemente alterables (ya que no siempre se usan las mismas materias primas para su fabricación y estos cambios resultan trascendentales para un óptimo funcionamiento del estómago de los rumiantes, y en consecuencia, afectan también su fisiología y su productividad).

Y tengo que decirlo también: incluso, a los ganaderos que han ido adoptando un manejo racional del pastoreo a través de la implementación de PRV, les pasa con relativa frecuencia que por suponer que con el solo hecho de ofrecer a su ganado pasto abundante y de aparentemente óptima calidad ya están garantizando una nutrición satisfactoria para cubrir las demandas o requerimientos nutricionales de sus animales al 100% y esperar de vuelta un óptimo desempeño y productividad de estos animales, se pueden estar llevando frustraciones porque no logran tales resultados positivos.

Y enfatizo en que esto no solo les está pasando a los que al inicio de sus proyectos no tienen pasturas establecidas, e inician con gramas y pastos nativos en convivencia con una amplia variedad y cantidad de arvenses (lo aclaro porque sé que algunos darán por sentado que las gramas, pastos nativos y arvenses tienen siempre bajo valor nutricional, lo cual no es del todo cierto, pero tampoco podemos dar por sentado que este tipo de praderas son completamente satisfactorias), sino también a muchos que ya teniendo pasturas establecidas tampoco logran positivos resultados en términos de litros de leche o kilos de carne producidos a base de tal alimentación y nutrición a pesar de hacer PRV.

Hablémoslo de otra manera, tal vez más ilustrativa. Resulta que un sinfín de ganaderos, y los que hacen PRV no se están escapando de ello (menos si lo hacen sin la guía de un profesional que domine correctamente la tecnología), se enfocan en sembrar pastos y leguminosas en sus potreros bajo el argumento aquel de que necesitan ofrecerle a su ganado mucha proteína para que así puedan producir mucha carne (ya que el músculo se desarrolla principalmente de la proteína), o mucha leche, o mantener una óptima eficiencia en indicadores de reproducción del rebaño. De hecho, hace un tiempo tomé un curso sobre ganadería sostenible, y en el capítulo de cultivos forrajeros para silvopastoriles todo el material estaba enfocado en cultivar especies ricas en proteína, así que aunque sorprendente, también hay profesionales que tampoco lo tienen tan claro. Incluso, cualquier cantidad de ganaderos preguntan constantemente cuáles plantas arbustivas o arbóreas pueden o deben cultivar en sus potreros que sean ricas en proteína para sus sistemas silvopastoriles, y en muchos casos se están equivocando con esta manera de aplicar estos sistemas productivos.

Y los errores en este sentido son múltiples pero citaré dos muy importantes: lo primero es, que así como no solo de pan vive el hombre, tampoco de solo proteína se nutre un rumiante (y como especialista en nutrición animal aplicada también diré que tal vez la proteína no es propiamente un nutriente de singular o mayor importancia, y ni siquiera de prioridad como se ha mal aprendido); y lo segundo es, que nos estamos equivocando tremendamente por estar pensando que los alimentos que le ofrecemos al ganado son los que se convierten directa y proporcionalmente en la carne, la leche o las preñeces o crías que esperamos producir con nuestro ganado.

Volviendo a la frase, los rumiantes no se nutren de pastos y forrajes como tal, pero si se alimentan de ellos (y aquí conectamos de nuevo con aquella pregunta al inicio sobre ¿Alimentar o Nutrir?). Y lo primero que hay que comprender es que hay una gran diferencia entre alimentarse y nutrirse.

El ganado se alimenta de pastos y forrajes (porque es lo que cosechan e ingieren), pero no se nutre directamente de todos los nutrientes que hay en ellos. Quienes hacen uso de tales nutrientes son los micro-organismos (bacterias, hongos y protozoos) que habitan en su estómago, quienes como producto de la digestión (fermentación) de los pastos y forrajes, especialmente en la cavidad ruminal, sintetizan los denominados ácidos grasos volátiles (AGV) principalmente a partir de la grasa y los carbohidratos contenidos en los alimentos, y la denominada proteína microbiana (PM) principalmente a partir de las fracciones de nitrógeno. Estos son absorbidos por las paredes del rumen e intestino, y pasan al torrente sanguíneo y luego a otros órganos para complementar su metabolismo y luego si ir a los órganos destino (cerebro, tejido muscular y glándula mamaria, entre otros) para poder producir carne, leche, y preñeces.

Para quien es el forraje (proceso fermentativo en rumen)

En otras palabras, los rumiantes (vacunos, búfalos, ovinos, caprinos, etc.) no se nutren como tal de los nutrientes contenidos en los pastos y forrajes que cosechan durante el pastoreo, sino de los que producen los micro-organismos que se hospedan en su estómago, como resultado de los procesos digestivos o de fermentación de estos vegetales.

Son pues los micro-organismos huéspedes del aparato digestivo del rumiante un colectivo de intermediarios de la digestión de los alimentos de origen forrajero, y en tal sentido, son intermediarios de la nutrición de los animales de pastoreo con los que producimos la leche, carne y crías para el comercio. Por lo tanto, desconocer la forma como este proceso se lleva a cabo, y/o no entenderla o mal interpretarla y no saber cómo aprovecharla de la manera correcta, es lo que finalmente nos conlleva en un sinfín de casos de campo a obtener resultados insatisfactorios en materia de productividad y rentabilidad en las ganaderías.

Concluiré entonces por ahora esta publicación indicando que los rumiantes están “adaptados” (o más bien dotados) por naturaleza de un potente y prácticamente exclusivo sistema digestivo para usar forrajes fibrosos no digestibles por los humanos u otras especies animales no rumiantes, y esto debido a los intermediarios de la digestión que son los micro-organismos, en especial los del rumen (frase adaptada de Lee Rinehart, 2008).

Y por último, dando respuesta a la pregunta planteada para esta publicación, podemos afirmar que el pasto o forraje que producimos en nuestros campos en realidad no es para nutrir al ganado como tal (al menos no directamente), sino para nutrir primero que todo a los micro-organismos que habitan en su sistema digestivo, y estos serán los encargados de producir los AGV y la PM (entre otros productos de la fermentación) que son los verdaderos nutrientes convertibles en carne, leche y preñeces o crías.

De manera tal que nuestros programas zootécnicos de alimentación y nutrición animal para los rumiantes de pastoreo, deben estar basados en la relación simbiótica entre suelo/planta/animal y muy especialmente en la simbiosis entre micro-organismos y su rumiante hospedero, y de esto no están exentos ni los ganaderos que hacen PRV, ni Silvopastoriles, ni SPRV, ni ninguna otra de las tecnologías de manejo racional del pastoreo que existiere, ni de ningún otro sistema de producción en la ganadería.

…nuestros programas zootécnicos de alimentación y nutrición animal para los rumiantes de pastoreo (en cada ganadería), deben estar basados en la relación simbiótica entre suelo/planta/animal y muy especialmente en la simbiosis entre micro-organismos y su rumiante hospedero

Por supuesto, con esto no estamos “descubriendo que el agua moja” (o sea, no es algo nuevo); pero lo vuelvo a traer a la memoria para quienes ya lo saben, y lo pongo en conocimiento de quienes no lo sabían o nunca lo tuvieron en cuenta, o no lo tenían tan claro. Y muy especialmente lo redactamos pensando en todos los ganaderos que han asistido a nuestros cursos y se quedan sorprendidos de no haberle dado nunca importancia alguna a un aspecto tan básico en el manejo de rumiantes y en sus sistemas de producción animal a pastoreo. Esperamos que todos, y en especialmente todos estos que valoran pequeños aportes como este, para darle cada día un manejo más correcto a sus ganaderías, y a quienes deseamos muchos éxitos en tal sentido.

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes

Alimentación Racional para Ganaderías más Rentables

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

 

Probablemente el lector conozca o haya escuchado o leído una popular frase que dice: “¡El alimento más barato para el ganado es el pasto… Adminístrelo correctamente y haga de su ganadería un negocio más rentable!”.

Incluso, usted pudo haberlo leído en otras de nuestras publicaciones porque es una frase que usamos recurrentemente, puesto que es algo totalmente cierto. Pero, la pregunta para hoy es: ¿Administra usted en su ganadería las pasturas de la manera correcta o apropiada para lograr la máxima rentabilidad de su negocio ganadero?

Compartiré con ustedes un par de anotaciones de lo que como profesional que asesora a múltiples productores en la administración de sus pasturas, observo aquí y allá, en una gran mayoría de las ganaderías que he podido conocer (por no decir que en todas las que he conocido y más aún en las que he asesorado), y comenzando por la que administro todos los días, en la cual precisamente he tenido la oportunidad de perfeccionar las técnicas de manejo racional del pastoreo, y que aún, ha servido como escenario para la realización de algunas Escuelas de Pastoreo del Equipo CEG con ganaderos de la región que son convocados por la sede CEG Llanos Orientales que está bajo mi liderazgo.

¿Por qué afirmo que la administración de las pasturas no siempre es la adecuada?:

1.- Porque al recorrer junto con los propietarios de las ganaderías y sus empleados aquellos potreros de los que recién ha salido el ganado, les voy haciendo notar que sus praderas presentan un desperdicio alto al dejar mas de la mitad de la pastura en pie (pasto residual) tras haber realizado ya el pastoreo

urge-cambio-potrero-ano-2

2.- Porque al recorrer junto con los propietarios de las ganaderías y sus empleados aquellos potreros a los cuales el ganado está recién ingresado o los que se han destinado para llevar al ganado cuando salgan de los potreros que están pastoreando, les hago notar que hay un uso fuera del tiempo de reposo que la pastura necesita y esto viene como consecuencia de lo acostumbrados que están a actuar de dos formas diferentes como lo describiré:

  • Llevando al ganado a un potrero que a su criterio está listo para la cosecha, para que lo pastoreen cuando la pastura ya esta muy madura (sobrepasado de madurez) y con ello están perjudicando el rendimiento productivo del ganado porque el pasto mientras más maduro es menos digestible y hasta indigestible, y porque cuando esto pasa se favorece un acolchonamiento del pasto que evita que haya rebrotes nuevos emergidos desde el suelo
  • Llevando el ganado a un potrero que a su criterio está listo para la cosecha, paraque estos procedan a consumir un pasto tierno (inmaduro), que por supuesto no ha alcanzado el punto óptimo de reposo y con ello están evitando que la pastura almacene sus reservas energéticas para que tras el pastoreo pueda expresar un vigoroso y abundante rebrote, y como consecuencia, están arriesgando la perpetuidad de la pradera; ademas que puede presentarse igualmente desórdenes o trastornos digestivos y/o metabólicos para el ganado que la consuma (por ejemplo: intoxicación por nitritos y nitratos, o un efecto prácticamente laxante con heces muy líquidas que conlleva a deshidratación, y cosas similares).

 

Manejo del pastoreo con Suplementación Estratégica vs Rentabilidad del Negocio Ganadero

Alimentación vs Rentabilidad (Encabezado)

Los costos del kilogramo de pasto, sea cual fuere, son y seguirán siendo siempre muy altos cuando por un manejo incorrecto se ocasiona mucho desperdicio del material forrajero, y/o porque lo conllevamos a producir poca biomasa, y/o a que reduzca su disponibilidad con la llegada de cada nueva cosecha, y ni qué decir, cuando por falta de previsión y un incorrecto manejo nos llegan temporadas de crisis cuando el pasto escasea por efectos climáticos y nos vemos en la necesidad de salir a comprar comida que no producimos.

Como la dieta base de los bovinos por ser rumiantes son los pastos y forrajes, el objetivo de su administración no es (o debería ser) otro diferente al de conseguir el mejor estatus de rentabilidad de cada ganadería, de cada negocio ganadero en particular, al disminuir el costo por kilogramo de pasto o forraje producido por la misma ganadería, y cuando se haga necesario y también posible, complementar con una suplementación estratégica, que a un costo moderado pueda permitirnos aprovechar por completo el potencial digestivo de nuestros animales rumiantes (el ganado).

Para lograr esa meta se requiere avanzar en dos estrategias específicas:

1.- Llevar el costo de producción del kilogramo de pasto al valor mínimo posible, lo cual se logra dividiendo la pastura en tantos potreros como se necesiten para que en el peor de los climas haya potreros descansados y suficientes para el pastoreo del día siguiente (¿Cuántos potreros hacer? Lea esta publicación: ¿Cuántos y de qué tamaño debo hacer mis potreros?). La experiencia profesional nos permite afirmar y recomendar que para este propósito lo más recomendado es garantizar que el ganado pueda encontrar en los potreros que hagamos para este una base forrajera como BASE de la dieta lo mas homogénea posible nutricionalmente hablando, y al mismo tiempo la mas económica. Esto es, porque haciendo divisiones de potrero que respeten las Leyes Universales del Pastoreo que fueron postuladas por Andre Marcel Voisin, y por quien se llamó esta tecnología Pastoreo Racional Voisin o PRV, es prácticamente la única manera de disponer de forraje todo el año al más bajo costo posible.

2.- Una vez se tenga el costo del principal ingrediente de la dieta reducido al mínimo, avanzar a incluir en la dieta el suplemento nutricional necesario para exprimir al máximo el potencial digestivo de sus animales a un costo racionalmente bajo. Este camino se logra sacando el análisis de laboratorio que nos indica cuantos nutrientes aporta el forraje (que puede ser solamente un Análisis bromatológico completo, o mucho mejor si se realiza un Análisis bromatológico complementado con un Análisis de tejido foliar con un completo perfil de minerales y demás componentes nutritivos del forraje), y con base en la cantidad exacta de nutrientes que se pueden garantizar a partir del forraje de cada potrero durante el pastoreo, se podrá formular un suplemento que contenga específicamente los nutrientes faltantes y en las cantidades que suplan el déficit, para cumplir un determinado reto productivo que sepamos que los animales de nuestra ganadería pueden darnos según su potencial genético.

Objetivos estratégicos del Pastoreo Racional con Suplementación

1.- La unidad de medida o indicador de gestión que se pretende mejorar al implementar la primera estrategia, es la capacidad de carga del área pastoreable de su ganadería que podría ubicarse en el promedio nacional o por debajo del mismo, que se encuentra en 0,6 cabezas/Hectárea (para el caso de Colombia y otros países que comparten la misma estadística o similar), y que se pretende aumentar de entrada a 2 animales por hectárea tan pronto como se ponga en marcha la redistribución de áreas de pastoreo con sus respectivas divisiones de potrero implementando la tecnología PRV, y que a largo plazo puede aumentar a unos 4 a 6 animales por Hectárea, o más si se evoluciona a la tecnología SPRV (Silvo Pastoreo Racional Voisin). En la medida que se logra sostener una mayor carga animal por cada hectárea de tierra pastoreable, los COSTOS FIJOS del negocio ganadero se diluyen en el mayor volumen de animales, logrando así minimizar el costo por kilo de carne o animal en pie, o litro de leche, que la ganadería produzca.

circulo-virtuoso-sprv-1

2.- Y al implementar la segunda estrategia se logra mejorar los indices de producción individual de los animales que si hoy estuviesen por ejemplo en ganancias diarias de peso GDP de 400 gr. por cabeza, podríamos incrementarlas a 1000 gr. por cabeza o más, o si por ejemplo se produce una cría cada 500 días, podemos ir trabajando en metas de reducción del intervalo entre partos primero a 450 días, luego a 400 días y luego a 350 días, o si se tratase de una lechería en la que el promedio de producción fuese de 5 litros/vaca/día, podríamos trabajar en metas de mejorar el desempeño de cada vaca progresivamente primero subiendo a 7 lts/vaca/día, luego podría ser a 9 o 10 lts/vaca/día hasta llevarlos a 12 lts/vaca/día (sin suplementación) y todavía puede ser mayor si adicionamos una suplementación estratégica; de esta forma estaremos cumpliendo con la mejora de la rentabilidad, ya que podemos tener individuos más productivos primero que todo consiguiendo un máximo aprovechamiento de los forrajes como alimento básico, y retando su productividad mediante suplementación estratégica.

Alimentación vs Rentabilidad (Suplementando en SPRV)

Cabe hacer la observación de que para que la experiencia sea lo más positiva posible, el ganadero que haga la inversión en la primera estrategia, debe estar preparado para hacer muy pronto una inversión mucho mayor (casi siempre) que es la de comprar más ganado, porque tan solo tres a cuatro pastoreos después de haber puesto en marcha el manejo racional de pasturas (PRV), habrá una producción muy superior de forraje que le permitirá en casi todos los casos duplicar la carga animal a lo que venía manejando históricamente su ganadería (esto será en un plazo de aprox. 6 meses). Si el ganadero no se prepara para hacer la inversión en ganado (que repito, siempre es mucho mayor que lo invertido en adecuación de potreros), la estrategia se queda a la mitad de lo pretendido, y la sensación de que la estrategia no funcionó.

Como comentarios finales, y para una claridad absoluta de lo que hemos tratado de exponer en esta nota, debo advertir, primero que todo, que no estamos tratando de decir que todas las ganaderías requieran de suplementación estratégica, como tampoco estamos tratando de promover el uso de suplementos nutricionales como si se tratase de una norma general y aplicable a cualquier ganadería o a todas ellas.

Es bien sabido que cuando se trabaja con metodologías como PRV, lo que promovemos es la no dependencia de insumos. Y en este criterio profesional nos mantenemos inamovibles. Pero, hay casos puntuales en los que el hecho de acudir a una suplementación estratégica permitirá rentabilizar los resultados, y aún, conseguir un máximo aprovechamiento de los pastos y forrajes, ya que el rumen es una cámara de fermentación que requiere de reunir unas condiciones muy específicas para que trabaje a su máxima eficiencia, y hay que decirlo a ciencia cierta, que en ciertos casos el uso de cierto tipo de suplementos nutritivos ayudará a conseguir este objetivo.

E incluso, hasta porque la temporada climática influenciará mucho la disponibilidad de nutrientes en los pastos y forrajes, y en ciertas temporadas del año la suplementación nos puede dar una mano amiga fundamental, por ejemplo, cuando estamos afrontando una intensa y prolongada temporada seca, y los forrajes producidos al implementar PRV están pasados de madurez y/o se han inflorescido antes de tiempo por estrés hídrico, se han lignificado y se han resecado, e inevitablemente vamos a necesitar ayudar a los animales con una suplementación estratégica para que no pierdan peso ni condición corporal, y más aún, para que mantengan su productividad individual en niveles satisfactorios. Y este por ejemplo es el manejo que específicamente resulta de máxima utilidad y provecho cuando se implementan técnicas como el PASTOREO DE ALTA CARGA INSTANTÁNEA (también denominado por algunos como pastoreo de ultra alta densidad) en temporadas críticas.

La otra observación está en que una cosa es hacer PRV y otra muy diferente es SPRV. Con esto lo que se quiere decir es, que la meta de mediano a largo plazo en nuestro trabajo con cada ganadería es de ir incorporando paulatinamente especies leguminosas, y también arbustivas y arbóreas forrajeras que permitan ir proveyendo un balance nutricional para los animales de pastoreo, sin embargo, esto es un proceso demorado porque dependemos de los tiempos de la naturaleza, ya que no podemos obligar a que una plantación se desarrolle más rápido de lo que puede, o de otro lado, no siempre vamos a disponer del capital o de los recursos que esto implica y tomará tiempo lograr un balance forrajero. Es en estas ocasiones en las que provisionalmente podemos implementar un recurso tal como es la suplementación estratégica.

Y algo de suma importancia que hay que advertir, es que hablar de suplementación estratégica no es referirse a la habitual manera de ofrecer alimentos concentrados al ganado. Es bastante común y frecuente encontrar ganaderías, en especial las de producción de leche, que ofrecen concentrados comerciales a su ganado tomando como referencia la ecuación kilos de concentrado por litros de leche producidos, por ejemplo: 1 kg de suplemento por cada 3 lts de leche producidos para vacas en sus primeros 100 días de lactancia; o 1 Kg de suplemento por cada 4 lts de leche producidos para vacas que transcurren de los 100 a 200 días en lactancia; o 1 Kg de suplemento por cada 5 lts de leche producidos para vacas que transcurren de los 200 días en lactancia hasta el secado.

O en otras ganaderías que usan un promedio general para todas sus vacas sin importar en qué etapa de lactancia se encuentren, y casi siempre es una relación de 1 kg de suplemento por cada 5 lts de leche producidos por las vacas, o también se da el caso de no tener referencia en la producción de leche sino que por parejo ofrecen 1 o 2 kg de suplemento vaca/día. Pero, aunque estos métodos son los más comunes y frecuentes, no significa que sean los correctos. Y muchos ganaderos desconocen que estos promedios fueron propuestos por la industria de los alimentos concentrados comerciales, y estratégicamente diseñados para garantizar un estándar de ventas de tales alimentos para que esa industria se mantenga rentable también.

La suplementación estratégica en cambio es una metodología que favorece antes que todo al productor. Se basa en aprovechar recursos nutricionales que se tenga a la mano, por ejemplo, subproductos de cosecha en zonas de cultivos agrícolas, o por ejemplo, harinas, tortas u otros subproductos de industrias de alimentos. La idea es, siempre, acudir a los recursos que ofrezcan la mejor relación entre costo y beneficio, y el hecho de sacar el máximo provecho posible a aquellos subproductos que sean propios de la zona o región en que se ubica la ganadería, lleva implícito el que se busque no incurrir en altos costos por el transporte (fletes) o por el empacado, o sobrecostos similares. Y enfatizamos, una vez más, en que este tipo de suplementación es provisional en la mayoría de casos, mientras se logra el balance forrajero entre gramíneas, arvenses, leguminosas, arbustivas y arbóreas en el camino que nos conducirá hacia la configuración de potreros para SPRV.

Alimentación vs Rentabilidad (SPRV Charolais-Cebu)

Espero haber logrado ser lo suficientemente claro con mi explicación pero si usted como lector desea que le ayudemos a despejar alguna inquietud o duda sobre el tema presentado, no dude en hacérmelo saber por favor para ayudarlo a resolverlas. Además les hago llegar por este medio de comunicación una cordial invitación para que si fuese de su interés particular, pueda visitar la ganadería en la cual trabajamos uno de los proyectos SPRV de nuestra propia autoría, donde además ocupo buena parte de mi trabajo a diario, y así usted podrá evidenciar de primera mano las ventajas de hacer un pastoreo correcto, ya sea con o sin suplementación estratégica, y donde podremos revisar juntos algunos registros de los resultados que confirman nuestras afirmaciones en esta nota.

  • Autor: Zoot. Javier Vanegas Jiménez
  • Co-autor: Zoot. Esp. Michael Rúa Franco
  • Red de Profesionales CEG Internacional
  • CEG Llanos Orientales – Villavicencio, Meta, Colombia

 

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

¿Carga animal o Carga instantánea? Tremenda cuestión! (Cap. 1)

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

¿Carga animal o Carga instantánea?

Tremenda cuestión! (Cap. 1)

Hay ciertos temas, como el de hoy, en el que inevitablemente se nos cruzan dos ejes temáticos. Para este caso en particular, aunque abordaremos el tema de la CARGA ANIMAL en las ganaderías desde la perspectiva zootécnica, de paso habrá que tocar ciertos aspectos de la gerencia o administración de empresas ganaderas. Como sabemos, el manejo de indicadores de gestión es competencia directa del área administrativa o gerencial de la empresa, sin embargo, corresponde al rol del zootecnista generar tales indicadores. Pero, en cierto modo, también tendremos que tocar aspectos agronómicos, veterinarios y también ecológicos. En pocas palabras, el tema de hoy es uno de los que evidencia que la ganadería es una actividad ante todo HOLÍSTICA, es decir, estamos ante un sistema biológico que debe ser procesado en conjunto, como un todo integrado, y no individualizando las partes que lo componen aun cuando así sean consideradas. Vamos pues a trabajar juntos en este importante tema del día partiendo del cuestionamiento con el que titulamos la nota: ¿Carga animal o Carga instantánea? Tremenda cuestión!

Ampliemos un poco más el marco de este cuestionamiento. Probablemente la mayoría de lectores ha usado o conoce la expresión carga animal, sin embargo, para otra mayoría (no necesariamente para los mismos), la expresión carga instantánea no resulta tan conocida, de hecho, para muchos es algo totalmente desconocido.

Por esto, a través de esta nota, que entregaremos en varios capítulos, no solo pretendemos dejar claro qué es, sino la utilidad o aprovechamiento que podemos darle. ¿Qué relación existe entre carga animal y carga instantánea? o ¿En qué se diferencian? y/o ¿Para qué le sirve al ganadero conocerlas y entender cómo pueden ser parte de sus herramientas operativas, en cuanto al manejo del ganado, del suelo, de las pasturas, de los ecosistemas de pastoreo, o también una de sus herramientas gerenciales en cuanto a la toma de decisiones más acertadas para su negocio ganadero?

Esperamos que al final de la nota, desde el primero hasta el último capítulo que la compone, hayamos logrado dejar en claro estos cuestionamientos…

¿Qué es la Carga Animal?

Se define como la relación entre la cantidad de animales y la superficie ganadera que ocupan en un tiempo determinado (Bavera y Bocco, 2001), con el fin de sostener una producción animal determinada (Pérez, F. 2003). O también puede definirse como la cantidad de ganado bovino (u otros animales de pastoreo), referido en unidades de animal, que se pueden mantener en una superficie determinada en un año sin deteriorar los recursos naturales (SAGARPA, 2017).

Me declaro a favor de la definición de SAGARPA México, específicamente por incluir en ella el aspecto alusivo a la SUSTENTABILIDAD que debe siempre estar implícita en las actividades de índole agropecuario, y en este caso, especialmente ganaderas (honestamente, he revisado cualquier cantidad de artículos referidos a carga animal y solo en la definición de SAGARPA encontré tal cosa, lo que me parece fenomenal, y por lo tanto, digno de ser citado en esta nota).

Pero, quiero ser aún un tanto más explícito para los propósitos que antes mencioné, por eso para que logremos una mejor conceptualización de la expresión carga animal complementaremos estas definiciones de Bavera y Bocco (Argentina) y SAGARPA (México), anotaremos lo siguiente: en toda relación siempre hay dos o más participantes. No puede haber una relación de un solo participante. Así que al hablar de carga animal tenemos, en principio, dos participantes en la relación: la cantidad de animales y la cantidad de tierra que estos ocupan (animales vs tierra).

¿Cómo se expresa en Zootecnia la Carga Animal?

Podemos expresarlo, además de la definición textual, también numéricamente, y para ello citaremos un ejemplo: Supóngase que queremos calcular la carga animal para una ganadería que ocupa 100 Ha de tierra cultivadas en pastura y 100 cabezas de ganado. ¿Cuál es la relación animales/tierra en este caso?

Carga animal = 100 cabezas de ganado ÷ 100 hectáreas de tierra = 1 cabeza/Ha

El resultado puede ser leído o interpretado de diferentes maneras, que al final van a significar exactamente lo mismo. Entre otras, por ejemplo:

  • Cada hectárea de tierra de esta ganadería sostiene 1 cabeza de ganado
  • Cada cabeza animal ocupa 1 hectárea para su sostenimiento
  • El pasto producido en 1 hectárea de tierra alcanza máximo para 1 cabeza
  • Para que 1 cabeza de ganado pueda cosechar la comida que necesita requiere 1 hectárea

Como se puede observar, el cálculo de carga animal para una ganadería es un procedimiento muy simple, sencillo, fácil de obtener, porque no es más que una división entre el número total de unidades animales (sin excluir ni diferenciar ninguna de ellas) que conforman la ganadería, y el total de terreno que está siendo ocupado por estos animales para su sostenimiento.

¿Cuándo o para qué se usa este valor?

En la zootecnia y/o en la administración de empresas agropecuarias, se usa esta expresión como un INDICADOR DE GESTIÓN, ya que por sus características, permite deducir el grado de eficiencia con que se está usando la tierra. Aunque, para que funcione de esta manera, se requerirá de un valor comparativo, pues en realidad la carga animal por sí sola no dice mucho (para un desconocedor incluso no dice nada).

Para que la carga animal cobre un valor significativo como indicador de gestión, entonces, vamos a necesitar conocer el parámetro con referencia al cuál podremos hacer el comparativo, de tal modo que por diferencia deduzcamos si la ganadería es eficiente o no. Y este parámetro es reconocido en la zootecnia como CAPACIDAD DE CARGA. Pero, antes de definirlo y pautar la manera como hemos de usarlo, es importante anotar algunos aspectos adicionales con respecto a la carga animal propiamente dicha.

Carga Animal vs Tiempo

Hemos dicho que en toda relación debe haber dos o más participantes. Hasta ahora solo hablamos de dos, pero en esta relación entre animales y tierra existe un tercero, que de acuerdo con Bavera y Bocco (Argentina, 2001), corresponde a la participación del tiempo. Cuando involucramos el tiempo en la relación entre animales y tierra, la expresión de carga animal adquiere un valor más significativo como indicador de gestión de la empresa ganadera, ya que así podemos valorar no solo cuántas cabezas podemos manejar en una hectárea de tierra sino por cuanto tiempo, ya que no es lo mismo pastorear 1 hectárea en 24 horas que durante 7 días, o durante 1 o 2 meses consecutivos.

La carga animal de una ganadería no suele variar durante un plazo determinado, aunque esto va a depender del propósito productivo de cada ganadería. Una que se dedique por ejemplo a engordar ganado, casi siempre lo hacen mediante lo que en zootecnia se identifica como el sistema “todo dentro – todo fuera”, es decir, el ganadero no hace compras de ganado frecuentes, sino que hace una compra una vez al año por ejemplo, así que todo el ganado entra en una misma temporada (flaco) y solamente salen cuando estén todos para la venta (gordos). Las únicas salidas que se registran durante todo el tiempo que les toma engordar son por eventuales descartes o muertes. Así que el inventario suele ser muy estable en este tipo de casos.

O por ejemplo, en ganaderías de cría, ordeño o en doble propósito, la vacada no se está relevando con frecuencia, probablemente una vez al año se haga un “despaje” (descarte de vacas), de modo que el inventario de vacas no suele ser muy fluctuante, aunque en este tipo de ganaderías lo que sí puede variar es el inventario de crías nacidas, y la frecuencia de nacimientos dependerá del número de vacas gestando. Mientras más grande sea la ganadería (mayor número de vacas), desde luego será más frecuente la fluctuación del inventario registrando nuevas entradas cada vez que se presentan nacimientos.

Pero, digamos que en términos generales, durante el curso de un año, los inventarios de las ganaderías (exceptuando las de cría) suelen ser muy estables. Por consecuencia, la carga animal no suele ser muy fluctuante, y se logra mantener en un rango relativamente estrecho.

Así pues, cuando relacionamos las unidades animales (U.A.) con la unidad de tierra (Ha) y la unidad de tiempo, se suele dar por entendido de que estamos hablando de UA/Ha/año. Y tal vez sea más entendible con un ejemplo: Hablábamos de una ganadería de 100 Ha de tierra ocupadas con 100 UA. Supongamos que se trata de una ganadería de engorde, en la que se manejan por ejemplo ingresos de ganado cuando están recién destetados (supongamos aprox. 150 kg/UA), y las salidas se dan en el momento que alcanzan el peso para ir a la faena (supongamos aprox. 450 kg/UA), y digamos que en esta ganadería se registra una ganancia diaria de peso promedio de 500 gr/UA/día. Calculemos para esta ganadería la carga animal:

  • Peso de entrada: 150 kg
  • Peso de salida: 450 kg
  • Diferencia entre peso de entrada y salida: 450 kg – 150 Kg = 300 kg

Inicialmente debemos establecer cuánto tiempo le tomará a estos animales alcanzar el peso de faena (450 kg promedio). Para ello dividimos los 300 kg que tendrán que engordar, entre la ganancia diaria de peso en kilos (500 gr = 0,5 Kg), entonces:

Tiempo de engorde = 300 kg ÷ 0,5 Kg/día = 600 días

Esto corresponde a 600 días ÷ 365 días/año = 1,64 años (o también podemos hablar de un total aproximado de 85 a 86 semanas, considerando que cada año tiene 52 semanas)

Significa entonces que a las 100 UA de engorde que vamos a mantener en la ganadería les tomará 1,64 años (85 a 86 semanas) pasar de su peso inicial (150 kg) a obtener el peso de faena (450 kg), que a su vez significa que durante este mismo periodo vamos a sostener una carga de 100 UA. Es decir, durante aprox. 86 semanas las 100 Ha deberán soportar la carga de 100 UA de hasta 450 Kg de peso corporal.

Ahora bien, la carga animal expresada en Unidades Animales (UA) no va a cambiar en nada de un año al siguiente, y de hacerlo, probablemente sea para disminuir, ya que los animales que ingresan van a ir ganando peso (y a la vez su talla, ya que conforme van ganando peso irán también creciendo), lo que implica que van a ir demandando más comida mes tras mes, y si el terreno en el cual pastorean no se va acondicionando para este incremento en la demanda de comida, tendrá que irse descargando, es decir, habrá que ir dando salida a algunos animales para ir ajustando la cantidad de UA a la oferta forrajera disponible. Entonces:

Carga animal (UA/Ha/año) = 100 UA/año ÷ 100 Ha = 1 UA/Ha/año

Nótese que el resultado para UA/Ha de carga animal que habíamos calculado antes, es exactamente el mismo resultado para UA/Ha/año en este caso. Es decir, aunque involucramos la unidad de tiempo, que en este caso es el año, esto no influyó para nada en el resultado de carga animal. Esto es, porque todavía no hemos incorporado otros participantes en la relación, como por ejemplo, la cantidad de pasto producida y ofrecida al ganado, o por ejemplo, la edad, o el peso de los animales. Pero, la verdad es que, la expresión de carga animal, por sí misma, no contempla estas variables, ya que esta expresión no fue creada para valorar dichos aspectos de la zootecnia.

Lo que pretendo demostrar con esto, concretamente, es que, si bien la carga animal como indicador de gestión me permite indagar un cierto estatus de eficiencia en el uso de la tierra destinada al pastoreo con ganado, no es propiamente una herramienta muy útil para la gerencia o administración de la empresa ganadera, o que como tal sea suficiente para permitirnos tomar decisiones de peso, de trascendencia o relevancia para el negocio, ya que omite otras variables importantes.

Para decirlo de otra manera: cuando calculamos la carga animal de una ganadería cualquiera, para un período determinado, podemos estimar cuántas cabezas somos capaces de sostener por cada hectárea de terreno destinado al pastoreo en nuestra propiedad, y desde luego, en la medida que tengamos más UA podemos suponer que somos más eficientes, mientras que en la medida que tengamos menos UA podríamos suponer que somos menos eficientes, pero no lo podremos leer y entender literalmente así, y trataré de explicar por qué con otro ejemplo:

Vamos a comparar tres ganaderías, una de las cuales cuenta con 50 vacas de 500 kg de peso corporal en promedio pastoreando en 50 Ha, otra ganadería que cuenta con 100 novillos de 250 kg de peso corporal promedio pastoreando en 50 Ha, y otra que cuenta con 500 borregos de 50 kg de peso corporal promedio pastoreando en 50 Ha. ¿Cuál es la carga animal para cada una de estas ganaderías, cuál de ellas tiene la menor carga animal, cuál tiene la mayor carga animal, y cuál tiene una carga animal intermedia? Veamos:

  • Ganadería N° 1: 50 UA (vacas de 500 kg)
  • Ganadería N° 2: 100 UA (novillos de 250 kg)
  • Ganadería N° 3: 500 UA (borregos de 50 kg)
  • Área de pastoreo: 50 Ha para cada una de las tres ganaderías

Calculemos sus carga animales:

  • Ganadería N° 1: 50 UA ÷ 50 Ha = 1 UA/Ha (la menor carga animal)
  • Ganadería N° 2: 100 UA ÷ 50 Ha = 2 UA/Ha (la carga animal intermedia)
  • Ganadería N° 3: 500 UA ÷ 50 Ha = 100 UA/Ha (la mayor carga animal)

100 UA/Ha > 2 UA/Ha > 1 UA/Ha (la mayor carga animal la tiene la Ganadería N° 3)

¿Podemos afirmar, de acuerdo con los resultados, que la Ganadería N° 3 sea más eficiente que las Ganaderías N° 2 y 1? O que ¿la Ganadería N° 2 es menos eficiente que la N° 3 pero más eficiente que la N° 1? O que ¿La ganadería N° 1 sea menos eficiente que la 2 y la 3?

De ninguna manera podemos realizar estas afirmaciones, porque en el cálculo de carga animal expresado simple y llanamente como Unidades Animales (UA) en relación a Unidad de Tierra (Ha), es decir, como UA/Ha, no se tuvo en consideración el tipo de animal ni su respectivo peso corporal. ¿Qué pasaría si decidimos considerarlo? Veamos:

  • Ganadería N° 1: 50 vacas x 500 kg = 25.000 Kg
  • Ganadería N° 2: 100 novillos x 250 Kg = 25.000 kg
  • Ganadería N° 3: 500 borregos x 50 Kg = 25.000 Kg

Calculemos las cargas animales relacionando kilos de ganado con unidad de tierra:

  • Ganadería N° 1: 25.000 Kg ÷ 50 Ha = 500 Kg/Ha
  • Ganadería N° 2: 25.000 Kg ÷ 50 Ha = 500 Kg/Ha
  • Ganadería N° 3: 25.000 Kg ÷ 50 Ha = 500 Kg/Ha

Nótese que al considerar los pesos corporales de los animales de cada una de las tres ganaderías, y luego calcular la carga animal con base en los pesos corporales y no en las unidades animales, a pesar de que una ganadería cuenta con 50 UA, otra con 100 UA, y otra con 500 UA, los kilos de ganado para las tres ganaderías son exactamente iguales, de 25.000 Kg cada una, que relacionadas con las 50 Ha de las que dispone cada ganadería, nos arroja una carga animal de 500 Kg/Ha cada una, indicando que las tres ganaderías en realidad están soportando exactamente la misma carga animal, de modo que ninguna supera a la otra en cuanto a carga animal propiamente dicha.

Sin embargo, todavía no podemos establecer cuál de ellas es más eficiente. Para ello tendremos que considerar otras variables, de modo que podamos establecer indicadores más específicos que rindan cuenta de la verdadera eficiencia en el uso de la tierra en pastoreo para cada una de estas ganaderías.

Conclusiones preliminares de este capítulo

Para concluir la primera idea de esta nota, lo que se quiere expresar con estos simples ejercicios numéricos, y las explicaciones dadas, es que si bien el cálculo de carga animal es muy importante (porque no estamos queriendo restarle importancia), no reviste ninguna relevancia en la gestión del negocio ganadero, mientras su valor no esté asociado con otras variables zootécnicas.

Hemos dicho además que para poder darle utilidad a este valor, es necesario comparar nuestra ganadería contra otros parámetros similares, y solemos hacer comparaciones entre ganaderías. Si como ganaderos nos damos a la tarea de comparar nuestra carga animal con la de otras ganaderías, y pasamos por alto la consideración de que esta expresión no lleva implícitas las variables zootécnicas que dan cuenta del tipo de animal, su peso, tamaño, edad, desempeño productivo, etc. o incluso, variables agronómicas como tipo de pastos, aforo de los mismos, ciclos fenológicos, etc., estaríamos incurriendo en un error de interpretación de la información, ya que si por ejemplo, mi carga animal fuese de 1 UA/Ha y me comparo contra otra ganadería que sostenga 2 UA/Ha, en teoría soy menos eficiente porque mi colega ganadero está supuestamente produciendo 1 UA/Ha más que yo (o sea, el doble), pero mientras yo no sepa este colega a qué tipo de ganadería se dedica, y cómo lleva a cabo su sistema de producción, es probable que mi eficiencia sea igual o hasta mejor que la de él y no lo perciba, solo porque al compararnos por un simple dato como la carga animal no estamos considerando la verdadera eficiencia productiva de nuestras ganaderías, nada más un estimativo de uso de la tierra.

Invitación

En próximos capítulos de este mismo tema, que estaremos abordando en los siguientes días Martes de Zootecnia, iremos complementando esta información.

En el capítulo 2 estaremos abordando el parámetro de CAPACIDAD DE CARGA, que es el que nos permitirá encontrar a ciencia cierta la utilidad del indicador de CARGA ANIMAL, para luego poder enfocarnos en el indicador de CARGA INSTANTÁNEA, una herramienta que les enseñaremos a usar para diversas prácticas y/o procesos productivos, que les permitirá lograr mejorar el estatus de eficiencia de sus ganaderías, bajo criterios de MANEJO HOLÍSTICO Y/O RACIONAL de los recursos que la naturaleza les provee.

Así que les invitamos a estar muy atentos el próximo martes, y a suscribirse a nuestra web para que reciba nuestras siguientes publicaciones directamente en su bandeja de correo electrónico, de modo que pueda coleccionarlas y revisarlas cada vez que usted desee.

Fuentes de información:
  • Glosario Sagarpa (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), México, en línea en: http://www.sagarpa.gob.mx/Glosario/Paginas/Capacidad%20de%20carga%20animal.aspx
  • Pérez Infante, F. Carga animal: factor decisivo en el manejo de los sistemas de producción en pastoreo. En: Revista ACPA, Cuba. Enero de 2003, Pág. 24
  • Bavera, G. A. y O. A. Bocco. Cursos de Producción Bovina de Carne, FAV UNRC. Argentina, 2001

 

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

Potreros cuadrados ¿por qué?

Herramientas para la gerencia del Negocio Ganadero

 

Hoy es Martes de Zootecnia en CEG Internacional, y voy a aprovecharlo para hablar de uno de los temas sobre los que recibo consultas más recurrentes por parte de los ganaderos, en especial de los que se han ido interesando por el Pastoreo Racional Voisin (PRV), pero persisten diversas dudas para dar el paso definitivo a su implementación, aunque, extrañamente, también este tipo de consulta la he recibido de los ganaderos que ya dieron este paso y a pesar de estar haciendo PRV en sus ganaderías todavía parece que no lo tenían claro. Hablo de la pregunta que da título a esta nota: ¿Por qué hacer los potreros cuadrados?

tamano-potreros-encabezado

Comienzo por decir que el cuadrado no es la forma ideal de un potrero. La forma ideal de un potrero sería el círculo, y esta afirmación se basa en estudios de etología (comportamiento animal), ya que los sitios angulosos (esquinas) son absolutamente indeseable en el manejo de animales de pastoreo. Sin embargo, ya se podrán imaginar lo complejo que sería hacer potreros circulares, pues entre un círculo y otro (o varios de ellos) van quedando puntos muy angulosos (espacios externos al círculo), que no se podrían usar como potrero, o de hacerlo serían exactamente lo opuesto a lo deseado e indicado para garantizar el máximo bienestar animal.

Además, uno de los principios más importantes en la etología de los animales de pastoreo está en manejar equidistancias desde el punto más central de cada potrero hacia todos sus lados (lo que viene a constituir el perímetro). Es decir, que si ubicamos el punto medio (o punto cero) de cada potrero exactamente en el centro del potrero (como si fuese un eje), la distancia de este hasta cualquiera de sus lados debe ser exactamente igual (por eso se llama equidistancia).

El potrero cuadrado, entonces, viene a ser la figura geométrica más próxima a una circunferencia, lo que bajo la perspectiva etológica es deseable. Sacrificaremos entonces el criterio de no dejar puntos angulosos (esquinas), porque en todo cuadrado tendrá que haberlos, pero mantendremos relativamente inalterable el principio de etología de que el potrero sea equidistante en todo su perímetro con relación al punto central.

potreros-cuadrados-grafica-equidistancia

Aparte de la sustentación etológica, también se advierte una sustentación económica que hace que la forma cuadrada sea la más recomendada para diseñar los potreros de una ganadería, y esto es igual si se quiere hacer PRV o no, porque finalmente no está basado en principios de PRV solamente, sino de bienestar, confort y conducta animal, que afecta por igual al ganado de pastoreo de cualquier ganadería.

Razones por las cuales es preferible darle una forma cuadrada a los potreros:

Seguridad: En etología animal se ha estudiado a cerca del instinto de los animales de pastoreo. Como sabemos, estos animales son principalmente herbívoros (se alimentan de vegetales). Esto los instala en desventaja frente a los carnívoros, ya que en la cadena trófica los herbívoros pastoreadores son presa de los carnívoros (por ejemplo, felinos). Los herbívoros no son cazadores, no se comen a otros animales, física y fisiológicamente no están preparados para eso. En cambio, si pueden ser cazados. Los pastoreadores, por tanto, han desarrollado un instinto natural para protegerse de sus cazadores, y en consecuencia también adoptaron ciertos patrones de conducta o comportamiento. Se sienten más seguros estando en manada (porque cuando están solos son presa más fácil de cazar), a lo cual se le conoce como instinto gregario. Cuando el potrero es cuadrado, el principio de equidistancia les provee o transmite seguridad (se sienten menos vulnerables), ya que los obliga a mantenerse menos dispersos y por su instinto gregario esto les genera tranquilidad, paz, seguridad, confort. Por el contrario, en potreros alargados (rectangulares o puntiagudos), se dispersan mucho más y esto les genera inseguridad ya que se sienten más vulnerables. Por supuesto, esto afectará negativamente su conducta, y en consecuencia también su desempeño productivo.

img-20170204-wa00221

Pseudo-sedentarismo: a mayor equidistancia entre el punto medio y el perímetro de cada potrero, en los animales de pastoreo se desestimula la acción de caminar, y mientras menos caminen más aprovechan el pasto como alimento, menos lo pisotean y desperdician, menos energía corporal consumen, y más conversión del alimento habrá en carne, leche o crías (mejor reproducción). El animal no llega a ser totalmente sedentario, pero, si pseudo-sedentario, ya que reduce de manera significativa su actividad (desplazamientos de un lado a otro). Si por ejemplo, se hicieran potreros con formas geométricas alargadas, como son los rectángulos (por ejemplo pastoreo en franjas) o triángulos (por ejemplo pastoreo en radiales), el ganado tendrá que hacer caminatas más largas de un extremo a otro, y esto le restará eficiencia a su conversión alimenticia para la producción (se verá expuesto a un mayor desgaste físico que incrementa las demandas nutricionales diarias).

potreros-cuadrados-grafica-potreros-alargados

Menores pérdidas: Es bien sabido que los animales de pastoreo suelen ser selectivos para comer, y desde luego, comen lo que les gusta y rechazan lo que no les gusta. Además, parecen tener escrúpulos para comer, por lo cual, donde un animal pisa (pisoteo) los demás no comen, donde se echan al suelo para reposar o rumiar y aplastan el pasto ahí tampoco comen, donde encuentran heces de otro animal no comen en un radio de unos 10 cm a la redonda de las bostas (y a veces un poco más de radio), donde olfatean que otro animal orinó los demás no comen, y hasta rechazan las partes de pasto muy ensalivadas, es decir que donde uno come los demás no. Cuando hacemos potreros cuadrados, el principio de equidistancias al causar pseudo-sedentarismo les hace caminar menos, pisotean menos y ensucian menos pasto, y por lo tanto, aprovechan mejor el pasto disponible.

Además, al caminar menos, se concentran más en comer (he aquí en plenitud de expresión el pseudo-sedentarismo), y como se desplazan menos no tienen que verse obligados a comer donde otro pisó, aplastó, defecó, orinó o ensalivó (casi se adueñan de un punto específico y comen ahí la mayor parte del pasto que requieren). No significa que se planten en un solo lugar, en realidad si caminan, se desplazan, pues es natural de su instinto de pastoreo, pero no tan activamente. Contrariamente, si los potreros son alargados (rectangulares o puntiagudos), los animales se ven estimulados a caminar más de un extremo a otro o hacia los sitios más distantes, se dispersan más, pisotean más, ensucian más pasto con sus heces, orina y saliva, y todo esto le resta eficiencia a las jornadas de pastoreo, ya que el ganado desperdicia más comida, aprovecha menos, no llena sus requerimientos diarios, y lógicamente no serán tan productivos. Con el potrero cuadrado todo esto se corrige y se transforma en algo favorable.

sostenible-o-sustentable-gbc-c-rRecorridos más cortos = Mayor consumo de forraje = Mayor producción

Praderas más equilibradas: Una de las consecuencias inmediatas de hacer potreros cuadrados es que permitirá una mayor dinámica en la pradera. Esto significa que, al ajustar la carga animal al tamaño de la parcela y el aforo de pasto para que el tiempo de ocupación con ganado no sea superior a 24 horas logrando cosechar la pradera completamente, estimularemos un mejor desarrollo de las gramíneas en equilibrio con leguminosas y arvenses (o malezas). La táctica de manejar cargas animales para cambio de parcela cada 24 horas y logrando pastoreos rasantes (a fondo), se denomina “presión de pastoreo”. Incluso, si el productor lo quisiera, cualquiera que fuese la razón que lo motive, podrá acortar el área de pastoreo usando cerco móvil, y por ejemplo no permitir al ganado entrar a comer todo el potrero durante 24 horas continuas, sino supongamos, partir cada cuadrado en 2 rectángulos para ofrecer cada mitad en 12 horas, o partirlo en 4 partes iguales (4 subcuadrados), acortando los tiempos de pastoreo a 6 horas en cada uno de esos subcuadrados. Mientras más acorte el tiempo de ocupación, mayor presión de pastoreo y mejor cosecha de la pastura (ya que se usa exactamente la misma carga animal).

Corresponde concretamente a una estrategia de fraccionamiento del potrero para obligar al ganado a comer más a fondo. Con este manejo, la supuesta “selectividad” del ganado para comer se anula por completo, y el ganado se ve conducido (casi obligado) a comer todo lo que el suelo produce. Esto favorece el desarrollo de gramíneas, pero dado que las arvenses (y/o malezas) son menos resistentes al pastoreo rasante, poco a poco van a ir desapareciendo las menos resistentes y van a ir menguando su población, tornándose dominantes los pastos. Esta práctica permite anular el uso de herbicidas, y mantener los potreros con una composición botánica más equilibrada y favorable para nutrir al ganado.

sostenible-o-sustentable-nama-c-r

Praderas mejor abonadas: Como podemos suponer, el cumplimiento de los principios que hemos listado antes, asegura que el ganado deposite sus heces y orina de una forma menos dispersa cuando pastorea en potreros cuadrados, y aunque nunca se logrará una cobertura total del suelo de la parcela con las heces y orina de los animales, si van a estar más concentrados o mejor distribuidos por toda su superficie, logrando estimular eficazmente el desarrollo de una biocenosis más activa (en otras palabras, jalona más vida de organismos que constituyen la fauna edáfica y estos a su vez se encargan de procesar las heces del ganado produciendo humus que es lo que se convierte en la fracción más fértil del suelo). Se dice, además, que cada punto donde un animal descarga su orina tiene un valor varias veces más alto de aporte de nitrógeno que donde no cae orina, por ejemplo, para el caso de vacunos, se dice que la concentración de nitrógeno en un punto de descarga es 500 veces más elevada que donde no hay orina. El nitrógeno es el principal mineral que las plantas usan para su crecimiento y desarrollo en biomasa, luego, en los puntos donde orinan los animales habrá sin duda una mayor biomasa que en el resto del potrero. Algo similar ocurre donde se depositan las bostas o heces. A estos puntos donde se depositan heces y orina se les llama en Ganadería Racional como “puntos o manchas de fertilidad” haciendo alarde de la mayor productividad de biomasa de pasto o forraje que habrá en esos lugares de cada potrero. En los potreros cuadrados, los puntos o manchas de fertilidad son notablemente más abundantes que en potreros alargados.

potreros-cuadrados-manchas-de-fertilidadpotreros-cuadrados-manchas-de-fertilidad-2

Economía: El área de menor perímetro después del círculo es el cuadrado. Esto significa que al diseñar potreros perfectamente cuadrados, la cantidad de materiales para las cercas de los potreros van a ser las menores posibles, y esto, en otras palabras, significa que la inversión será más baja. Si se optara por potreros rectangulares o triangulares, la cantidad de materiales requeridos para establecer el cerco son mayores (debido al mayor perímetro), lo que significará un costo más elevado para establecer los potreros. Podemos sumar a esto el ahorro en fertilizantes químicos (que ya no serán necesarios porque en potreros cuadrados abundarán las manchas de fertilidad), el ahorro en herbicidas (que ya no serán necesarios debido a la mayor presión de pastoreo que hace que el ganado coma todo, y no desperdicie nada), y por supuesto, el mayor volumen de animales por unidad de tierra usada como potrero, lo que significa a su vez un mayor retorno de capital por cada hectárea de la propiedad destinada al pastoreo. Luego, con potreros cuadrados se gasta mucho menos, y se gana mucho más (máxima rentabilidad).

potreros-cuadrados-grafica-economia

Como podemos observar y entender a partir de los postulados anteriores, cuando hacemos potreros alargados (rectangulares o puntiagudos), incurrimos en prácticas incorrectas de pastoreo que nos conducen a resultados mediocres en productividad, tanto de la pastura como de los animales, así como en inversiones y gastos más altos con ganancias más bajas (mínima rentabilidad), situación totalmente opuesta a lo que ocurre con potreros cuadrados.

Como consecuencias de las prácticas incorrectas de pastoreo tendremos un mayor pisoteo, pasto más desperdiciado por alta dispersión del ganado, permisividad con la selectividad debido a cargas no ajustadas al tamaño de la parcela y al aforo de pasto producido, heces, orina y saliva más dispersos y generando rechazo al pastoreo en los animales, y en general toda una secuencia de situaciones indeseables que son las que al fin y al cabo le restan eficiencia al pastoreo y de paso le menguan rentabilidad al negocio ganadero. Todas estas son notablemente las causas más sensibles de baja productividad en las ganaderías, ya que los ganaderos tienen la tendencia a dar por hecho que abrir más potrero es producir más pasto y ganar más kilos, producir más litros o más crías, cuando en realidad están en la vía contraria para lograr tales objetivos. Mientras mayor control se haga del pastoreo, mejor será la producción de pastos y forrajes en ellos, mejor conducta de los animales de pastoreo, y mayor su producción de carne, leche o crías.

Mientras mayor control se haga del pastoreo, mejor será la producción de pastos y forrajes en ellos, mejor conducta de los animales de pastoreo, y mayor su producción de carne, leche o crías.

Excepciones al principio de potreros cuadrados
Aunque ya hemos dejado claro las ventajas inmejorables de hacer potreros cuadrados, como se suele decir, toda regla tiene su excepción, y en este caso, el principio de potreros cuadrados también tiene sus excepciones. En otras palabras, no siempre es recomendable hacer potreros cuadrados. Puede parecer paradójico, o contradictorio, pero hay casos en los cuales conviene más hacer potreros longitudinales (no necesariamente rectángulos pero si tienden a parecerlo). Veamos las siguientes observaciones para entenderlo mejor:

¿Cuándo hacer potreros longitudinales?
Comencemos por hacer una última aclaración: El principio de potreros cuadrados parte del supuesto de que no se debe hacer ganadería en tierras no apropiadas para el pastoreo. Se considera entonces que un terreno que supere los 35 grados de inclinación, y el relieve sea muy heterogéneo (quebrado), estas no serán tierras idóneas para hacer ganadería, ya que el peso corporal de los animales de pastoreo (especialmente vacunos, búfalos y equinos que son los de mayor peso) junto con la presión que ejerce este peso sobre cuatro patas de muy poca área de superficie de contacto, le confieren al pastoreo una capacidad bastante superior de compactar y/o erosionar suelos, lo que en terrenos inclinados y quebrados será nocivo para el suelo (facilitaría su erosión), ya que la inclinación y relieve los hacen más vulnerables en este sentido.

Sin embargo, dado que la agricultura para producir vegetales para el consumo humano se ha establecido principalmente en terrenos planos (refiriéndonos a producción de alta escala), ya que por lógica, las tierras planas son más idóneas para este tipo de cultivo, lo que desplaza forzosamente la ganadería hacia áreas no aptas para agricultura, así que por siglos un buen número de los ganaderos se han venido asentando en tierras de mucha pendiente y de relieve muy quebrados, que aunque no son muy aptos para el cultivo de pastos y forrajes, y mucho menos para el pastoreo, se han visto obligados a ello.

Por siglos se han establecido cultivos y ganaderías en este tipo de terrenos (no solo ganaderos), y que las mejores tierras se han ido quedando en manos de los más pudientes que son una minoría, mientras los medianos y pequeños ganaderos (que fácilmente pasan de un 70% del total de productores agropecuarios en el planeta) han tenido que conformarse con tierras menos aptas para agricultura y ganadería. Y esto es un proceso que se ha dado posterior a la colonización.

Probablemente muchos de nosotros hemos podido conocer, no siempre de forma directa, pero sí al menos por referencias (lecturas o fotografías), la manera como las tribus indígenas cultivaron en tierras inclinadas y quebradas. Si nos fijamos bien, aunque no había en aquella época la tecnología que hoy tenemos, ni el conocimiento, ni el desarrollo científico, ellos por inteligencia natural idearon una manera de facilitarse el trabajo y conseguir mayor eficiencia en su productividad, a pesar de no disponer de las mejores tierras. Entonces desarrollaron las terrazas o gradas de cultivo (esto será tema para una próxima publicación, puesto que merece dedicarle un espacio a hablar de esta muy excelente manera de convertir tierras no aptas para agricultura o ganadería en tierras aptas, y sin exponerla a deterioro sino al contrario, hacerlas tierras longevas y permanentemente productivas).

potreros-cuadrados-terrazas-filipinas

Así que hoy, con terrazas, podemos lograr darle a las tierras inclinadas y quebradas un manejo mucho más racional, para anular su erosión y desgaste. Y en complemento, tenemos que implementar un correcto diseño de infraestructura de potreros, en cuyo caso el cuadrado no será la forma más correcta. Como podemos suponer, en este tipo de terrenos el ganado no tiene los mismos hábitos de conducta, ya que la forma del terreno lo obliga a desarrollar otro patrón diferente. Por naturaleza, los animales de pastoreo no van a preferir subir y bajar, sino pastorear horizontalmente sobre la montaña. Subir y bajar los desgatará demasiado, agotará sus fuerzas, los debilitará, así que para evitar este desgaste el ganado pastorea en perpendicular a la inclinación. Ya que esto ocurre naturalmente, se va formando una especie de rutas o caminos naturales, que a su vez le van dando el aspecto a la montaña de estar escalonada. Tal vez esto fue lo que observaron nuestros antepasados para decidir imitar ese patrón de la naturaleza, y simplemente ampliar más el ancho de esas rutas, formándose las denominadas terrazas o gradas.

potreros-cuadrados-terrazas-ecuador

Ya luego se les da el nombre a estas delineaciones naturales del terreno de curvas de nivel (con el desarrollo de la ingeniería). Y concretamente, son estas curvas las que se toman en consideración para poder diseñar los potreros en ese tipo de terrenos. Por supuesto, ya no será igual de importante el principio de equidistancias, porque en tal caso, el ganado tendría que subir y bajar la misma distancia que recorren de lado a lado en forma horizontal y perpendicular a la inclinación, y esto sería de un lado imprudente (pensando en el bienestar de los animales) y de otro lado inconveniente (pensando en prevenir la erosión del suelo). Así que lo más correcto es formar terrazas y hacer los potreros longitudinalmente en el mismo sentido que el ganado se desplaza mientras pastorea, en este tipo de terrenos inclinados y quebrados, y en consecuencia, será mejor buscar que los potreros queden más largos que anchos.

potreros-cuadrados-potreros-pendientes

¿Por qué no hacer potreros puntiagudos?
Para terminar con esta nota, considero importante aclarar porque definitivamente la forma triangular no es apropiada para un correcto manejo del pastoreo. Ya hemos indicado cuando es mejor hacer potreros cuadrados y cuando longitudinales (cuasi-rectangulares), pero igual creo es importante que el lector tenga claro por qué no debemos trabajar potreros en triángulo.

Razones tenemos varias, pero expondré las más evidentes:

Los potreros en triángulo tienen una base y un vértice (como toda figura triangular). La base es la parte más ancha, y el vértice la parte más puntuda o puntiaguda que es la más estrecha de todo el potrero. Resulta que en términos de presión de pastoreo tenemos un desequilibrio. Ya que la presión de pastoreo es una relación entre carga animal y superficie ocupada, en la base del triángulo por ser la parte más ancha tenemos una extremadamente baja presión de pastoreo, mientras en el punto más anguloso que es el vértice por ser más estrecho tenemos muy poca área pero debe ser pastoreada por la misma carga animal lo que se traduce en una extremadamente alta presión de pastoreo. Por supuesto, ninguno de los dos extremos es bueno. Sin embargo, donde la presión de pastoreo es más baja (parte ancha del potrero) el pasto se desarrollará notablemente mejor que en su extremo diametralmente opuesto que es el vértice donde la presión es elevada y por tanto el pasto prácticamente desaparece.

Si algún lector ha ensayado hacer pastoreo en radiales, sabe muy bien de qué hablamos aquí exactamente. En el sistema de radiales (también llamado pastoreo en forma de torta o ponqué), el eje de la rotación es el saladero o el bebedero, o ambos. Es decir, el punto al cual convergen todos los vértices de cada potrero se destina para ubicar allí saladero, bebedero, o ambos, de modo que el ganado cuando quiera pastorear vaya a la base del potrero (parte ancha) y cuando quiera sal y/o agua venga al vértice a buscarla. Esto obliga a los animales, primero, a hacer largos recorridos varias veces a diario (lo estamos sometiendo a desgaste y por ende no serán animales de los que podamos esperar su mejor producción), y segundo, estamos causando un fuerte pisoteo que será más notable en los vértices (porque todos los animales tienen que pasar por ahí para llegar al agua y la sal, o incluso, la sombra). Esta situación terminará causando un deterioro tal en los vértices, que cuando estemos atravesando una temporada de lluvia, el área alrededor del bebedero y saladero (que con seguridad se ha convertido también en los recostaderos del ganado para reposar y rumiar) se volverá un completo lodo, bastante perjudicial para los animales mismos, ya que se vuelve en un foco de contaminación, parásitos y hasta daña-patas.

potreros-cuadrados-radiales

No me extenderé en más detalles, pero estoy seguro que usted como lector tomará estas observaciones como “chispa de encendido” para darle rienda suelta a su imaginación, y deducir por sí mismo, el sinnúmero de desventajas que esta situación que he advertido trae como consecuencia para la ganadería que implemente ese sistema de pastoreo. Tal vez en una próxima publicación advertiremos con lujo de detalles una explicación más amplia sobre por qué no hacer potreros en triángulo. Por ahora, con argumentos de peso, solo advertimos que definitivamente no es conveniente para ninguna ganadería.

Concluiré con una observación final, más general, y es que ya presiento que habrá algunos lectores que refutarán los argumentos presentados en esta nota para controvertir un poco con nuestra opinión, y mantenerse en su posición de que aunque lo mejor es hacer potreros cuadrados pueden existir un sinfín de argumentos de toda índole para decir que no este no es un asunto tan importante para hacer pastoreo racional. Y dejo claro también de paso, que no pretendemos jamás estar parados sobre la verdad absoluta y que nos tengan que hacer caso siempre de todo lo que conocemos y compartimos abierta y generosamente con ustedes. Soy (y así tratamos de manejarlo en nuestro equipo) de los que pensamos que “la sabiduría está en la multitud de consejos”. Lo que de ninguna manera significa hacerle caso a todo el mundo tampoco, sino que hay que escuchar (o leer), filtrar, retener lo bueno y desechar lo malo, y establecer un criterio propio. Así que bienvenida la controversia!

Pero termino indicando que aunque cada quien decide qué forma darle a sus potreros, porque existe un sinnúmero de situaciones que en campo podrían dificultar hacer un diseño de potreros cuadrados, como por ejemplo, ya tener cercos instalados, que desinstalarlos y volverlos a instalar puede resultar muy costoso, lo que nos interesa es que estén bien informados y fundamentados de cuáles son los criterios a tener en cuenta, y que mientras se pueda, hagan lo posible de diseñar primero en el papel, como mínimo un 70% de sus potreros cuadrados (si disponen de tierras planas o levemente onduladas e inclinadas), y el otro 30% o menos son justamente aquellos potreros que por más que queramos no se va a poder ya que están en los linderos con tierras vecinas, o contra los cercos que ya estaban instalados. E igual, si tienen que hacer potreros longitudinales por estar en terrenos muy inclinados y/o muy quebrados.

proyecto-fco-arnau-guatemala-encabezado

Una vez más, nos ponemos a su disposición, para prestarle nuestros servicios de agrimensura y arquitectura de potreros, especialmente si usted desea optimizar el pastoreo y la producción de su ganado, así como reducir costos y gastos, y lograr mejores ganancias, implementando tecnologías como PRV (Pastoreo Racional Voisin), SSP (Sistemas Silvo Pastoriles), o la integración de estos dos que denominamos como SPRV (Silvo Pastoreo Racional Voisin).

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.