Cultura Laboral en la Ganadería Racional y Holística (Parte 1)

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

 

Estrategias para la administración del personal en la Ganadería Racional y Holística

Proponerse metas, y trazar indicadores que permitan evaluar de manera objetiva el nivel de cumplimiento de los resultados esperados, es sin duda una buena manera de llevar a cabo la administración ganadera, porque no da lugar al azar. Pero, no basta con eso y nada más, pues no hay que darse por satisfecho sino se ha tomado en cuenta los factores que tienen que ver con la administración del personal en la finca, asunto muy complejo y delicado, pero que es necesario que cada vez seamos más conscientes de la importancia de tratar estos temas para generar información (diagnóstico) y análisis que contribuya a tomar decisiones oportunas que conduzcan a mejorar lo que concierne a todas aquellas situaciones que acontecen en las unidades de producción y que ante el menor descuido pueden tornarse conflictivas y entorpecedoras. El propósito de esta nota es provocar en el lector dedicar un momento a la reflexionar sobre algunos aspectos que a mi parecer son cotidianos y que naturalmente caracterizan el trabajo que desempeñan el vaquero, el capataz, e incluso el mismo propietario en su rol de gerente.

Cultura laboral en la Empresa Ganadera

Venimos de, y estamos ante, una cultura en donde el trabajo o actividades que realizan los vaqueros, jornaleros y otros, es matizado permanentemente por el empirismo, y esta es una realidad que procede de un esquema jerárquico descendente en las líneas de mando que se dan en la Empresa Ganadera. La mayoría de empresarios ganaderos aprendimos (me incluyo), la profesión de la ganadería como herederos de la experiencia de nuestros padres, que a su vez aprendieron de los suyos o de sus familiares, quienes han venido tejiendo una “telaraña de conocimientos” dispersos que se van aplicando de improviso según las circunstancias que se van presentando día a día en el campo. Y no hay que ser despreciativo con este comportamiento generacional, porque no hay a quien le queden dudas de que muchos de esos conocimientos empíricos tienen validez porque antes de adoptarlos como posibles soluciones a los problemas de la finca tuvieron que pasar por el ensayo de prueba y error, pero también hay que asumir que algunos conocimientos heredados deben ser ya desechados, evolucionados, porque el contexto de la época pasada y el de la actual, son diferentes, por tanto pretender obtener mejores resultados haciendo lo mismo de siempre, como es de suponerse, es un grave error.

Con esto podemos tener una apreciación, aunque superficial, de uno de los pilares sobre los cuales se sostiene el negocio de la ganadería, pero que nos permite a la vez analizar algunos aspectos relevantes desde la perspectiva de la ganadería racional, y esto es la Cultura Laboral, y específicamente la Gestión del Recurso Humano.

Los trabajadores son los aliados para que el negocio ganadero sea próspero

Admon del RH en Ganadería (Perulactea)

El trabajo del campo es considerado por la sociedad como una forma difícil de ganarse la vida, no sólo por la naturaleza misma de las actividades, sino también debido a la baja retribución monetaria que tiene un gran peso sobre esta apreciación social; a partir de allí que cada vez es más escasa la mano de obra rural, porque muchas son las personas que están buscando ocuparse en otras actividades que les garantice mejor salario y/o una mejor calidad de vida. Por su parte el ganadero argumenta que no puede pagar más ya que apenas produce para mantener funcionando la ganadería. Esta es una situación que cada día se torna más difícil, y hasta parece que hay una actitud conjunta asumida por los trabajadores del campo de no seguir en el rol del trabajo difícil y mal pagado. Entonces ¿Qué harán los empresarios ganaderos para solucionar este problema?

Cada día son más los ganaderos que están haciendo importantes cambios en sus sistemas de producción con el propósito de mejorar los indicadores de productividad, sobre la lógica de producir más y a bajos costos, algo que incluso promulgamos mucho desde el equipo de CEG Internacional. ¿Pero, hasta qué punto están considerando e involucrando al personal del cual depende en gran medida que esos propósitos se cumplan?

Admon del RH en Ganadería (Tierra Buena 1)

Sigue siendo este uno de los puntos más vulnerables cuando se opta por implementar tecnologías altamente eficientes como lo es el Pastoreo Racional Voisin (PRV). Puede el ganadero estar ilusionado por que ha descubierto la ÚNICA SOLUCIÓN en el PRV que le garantiza mejorar las condiciones de su negocio, pero, si el personal no está igual de emocionado y debidamente capacitado y entrenado para hacerlo correctamente, seguramente obrarán de la misma manera en que lo han hecho siempre (enrizan en su zona de confort) y aquí se abren las puertas de las desilusiones nuevamente para el ganadero, que aún teniendo el modo de hacer las inversiones necesarias no tiene quien las pueda ejecutar como se requiere. También puede suceder que adopten o tengan una percepción del PRV como un conjunto de recetas que deben aplicar en sus labores diarios, pero de igual manera esto será motivo de desánimo para el ganadero porque los resultados no justifican el esfuerzo ni la inversión.

De nada servirá entonces implantar un “excelente” proyecto de PRV si no se cuenta con la colaboración de las personas idóneas para administrarlo, por eso una de las primeras acciones que debe hacer el ganadero es determinar quiénes de los trabajadores están dispuestos a asumir el reto, sobrepasando las tentaciones de hacer lo mismo de siempre o el miedo para enfrentarse a algo nuevo. En la Ganadería Racional la lógica es que los trabajadores se convierten en aliados estratégicos y no en simples operarios. Cuando las personas ven que tienen mejores oportunidades se esforzaran para lograrlo.  

“Cuando las personas ven que tienen mejores oportunidades se esforzaran para lograrlo…”

Admon del RH en Ganadería (Tierra Buena 2) 

Cuando se tiene convicción se vence cualquier obstáculo

La implementación de PRV exige cambios radicales en la forma de manejar los suelos, los pastos y forrajes, el agua, el ganado y todo su entorno, por lo tanto es seguro que hacer PRV provocará incomodidad para el trabajador, incluso rechazo y a veces obstinación, porque ya están acostumbrados a una rutina en la cual ya tiene toda una experiencia acumulada y para él no existe otra manera de proceder.

A los trabajadores les preocupa la cantidad de potreros por que inmediatamente “intuyen” que eso implicará más movilidad del ganado de un potrero a otro (no es que sea de otro modo), y asumen que eso es más trabajo para ellos, y lo asumen así porque no conocen, no tienen una idea clara de la tecnología. Cuando se les orienta sobre la rotación de potreros lo cual implica saltar al menos una vez al día (o en su defecto dos o más veces) a los potreros que están en punto óptimo de reposo POR, la cosa la ven aún más complicada, puesto que naturalmente en la ganadería tradicional-convencional que es a lo que viene acostumbrado, y aspectos como este no siempre son tomados en cuenta.

Es justo allí cuando empiezan los pero, los pretextos y todo tipo de argumentos, esto ya es un síntoma al que hay que prestarle atención, porque significa que no están conformes, no se sienten beneficiados, al contrario, se sienten perjudicados, por lo tanto es lógico pensar que ellos no esperan que la situación mejore, y como consecuencia ellos proceden como mejor les parece, aunque desatiendan la voluntad de sus jefes.

La advertencia que hago al respecto es que en el caso particular de implementar PRV el propietario o gerente debe mostrar absoluta convicción para transmitir confianza, y tener convicción es estar conscientes que al implementar PRV no todos los problemas relacionados a la actividad ganadera están resueltos; es probable que en los cambios haya desajustes y una serie de dificultades, pero aun así no se debe perder el rumbo. Si el propietario-gerente muestra flaquezas delante de sus trabajadores, ellos en seguida lo notarán, empezarán a dudar también y/o a obviar procesos, y en consecuencia van a tenerse que conformar con un trabajo mal hecho o experimentar frustración.

Se requiere entonces ser proactivos, tomar la iniciativa, impulsar nuevos hábitos y/o propiciar una contra-cultura, romper con la rutina nociva y el tóxico ambiente laboral en donde cada quien trabaja como mejor le parece. Y no se trata de obligar o imponer, sino de construir una prolífica relación empleador-empleado, ayudando a que las personas que trabajan con nosotros se sientan cómodos y sobre todo seguros de no fracasar en el intento. Si usted no sabe cómo, tome nota de las siguientes sugerencias o pautas para que las implemente en su empresa ganadera:

Fomente el trabajo en equipo

Admon del RH en Ganadería (Vistazo Agrop. POR)

Cuando se logra estructurar y consolidar un equipo de trabajo todos estarán comprometidos y pendientes de lo que sucede en la unidad de producción. Trabajar en equipo fortalece las relaciones humanas lo cual es muy fundamental para lograr cumplir con cada objetivo e indicadores. Tenga presente que cada persona involucrada en el sistema de producción desempeña una función esencial (ninguna función es más importante que otras). La acción de un vaquero irresponsable que hace caso omiso de las instrucciones, y no le importa llevar al ganado a un potrero que está en plena llamarada de crecimiento, o permite que el ganado pase hambre porque no está pendiente del tiempo en que debe hacer los movimientos, no solo afectará al ganado, al pasto, al suelo, sino que a usted que es el propietario o gerente porque se verá afectada la producción y en consecuencia usted dejará de percibir ingresos, que aunque no hacen millonario a nadie, cada centavo es importante para cubrir los costos y obtener réditos dignos.

Cuando se trabaja en equipo cada persona sabe que su trabajo es importante, entiende que si a él le va bien a todos les irá de igual manera. Esto es algo que ningún ganadero puede pasar por alto, más aun cuando se practica PRV, ya que esta es una tecnología de procesos y si alguien está cometiendo errores afectará a los demás.

Entre el gerente propietario y el personal, debe existir plena confianza, más que una relación de trabajo, será mucho mejor si hay amistad, siempre y cuando esta no se vea extralimitada.

Los trabajadores dispuestos a desaprender                                                                               serán los más eficientes en manejar PRV

Admon del RH en Ganadería (Tierra Buena 3)

No todas las personas tienen la misma habilidad para aprender, pero en este caso lo verdaderamente importante es identificar cuáles son los trabajadores que están dispuestos a desaprender, y esto es una cuestión de actitud. En PRV los cambios no se deben imponer, es un proceso que requiere voluntad. Primero hay que desaprender es una primera condición, de lo contrario seguirán martillando en la mente esas prácticas irracionales creando un conflicto interior. Cuando la persona tiene conflicto no ama su trabajo entonces no obra con eficiencia.

¿De quién es la culpa? ¿De quién es el mérito?

Cuando se comete un error es fácil identificar al culpable y empezar a lanzar las acusaciones, es posible que la equivocación haya sido no intencionada o por falta de entrenamiento entonces acusar o recriminar no contribuirá a que la persona mejore o repare su falta. Pero también advierto que si el trabajador no muestra interés en colaborar, el gerente-propietario no está obligado a mantenerlo en el puesto, al contrario tiene que sustituirlo por alguien que llene las expectativas.

Si los trabajadores están logrando mejorar los indicadores, no se quede callado, felicítelos, esto los motivará porque sabrán que usted está reconociendo su trabajo.

Días atrás testifiqué cuando un ganadero mexicano expresaba su felicidad y orgullo, porque su personal había logrado aumentar significativamente la producción de leche en una semana, y lo que lograron es porque todo el equipo de trabajo se empeñó en mejorar y hacer ajustes en el manejo. “El mérito es de mi equipo, a ellos debo este gran resultado”, dijo emocionado el empresario ganadero.

Otro ganadero en Nicaragua decía que su vaquero era eficiente solamente cuando era observado, porque hacia exactamente lo que se le pedía. El vaquero una vez me comentó “a mí me gusta trabajar pero que nadie me esté observando, porque así yo trabajo a mi gusto y manera”. En esta segunda historia es evidente que el trabajador no está interesado y no comparte los objetivos de su jefe.

Ellos pueden tener una mejor manera de hacer el trabajo

Admon del RH en Ganadería (Adm en Hda Montenegro 1).png

No dé por hecho que solamente usted tiene la razón o sabe cómo es que se tienen que hacer las cosas, si el trabajador no está contento simplemente obedecerá y cumplirá con lo que se le pide, mas eso no significa que sea eficiente en lo que hace, a lo mejor él puede tener una mejor idea para realizar la actividad.

Identifique los intereses y necesidades de sus trabajadores

En un trabajo de asesoría que hice para un ganadero en Nicaragua, al finalizar el recorrido por la finca, nos disponíamos a regresar a la ciudad, cuando vi que se acercaba una mujer con su pequeño hijo. El ganadero detuvo el vehículo y empezó a indagar a la mujer sobre cuál había sido el dictamen médico de la salud del niño. Ella comentó que solamente había recibido algunas pastillas pero que hacían falta algunos resultados. El ganadero pidió que lo mantuviera enterado de todo el proceso, que enseguida él se ocuparía de los costos de la medicina. Esta situación nos permitió traer a la conversación el tema de la seguridad social, y otros beneficios que los trabajadores de las fincas normalmente no acceden. Este es un tema que ya varios ganaderos están tomando en cuenta porque son consciente y lo consideran importante para mejorar las condiciones de sus trabajadores.

Admon del RH en Ganadería (Familia - Reg Caribe)

Cuando el propietario o gerente de la empresa concentra su interés únicamente en la productividad y hace de un lado los intereses del personal seguramente el rendimiento de los mismos se verá disminuido por la falta de interés porque asumen que no vale la pena el máximo desempeño por algo que no será bien retribuido.

No concentre su atención únicamente en los errores

Si usted es de los ganaderos que visita su finca solamente los fines de semana o cuando sus otras ocupaciones lo permiten, seguramente va cargado de curiosidad, inquieto por conocer las cosas nuevas que han ocurrido en su finca durante su ausencia. Muchos ganaderos no han ni abierto la puerta del carro cuando empiezan a dar órdenes u orientaciones, o hacer preguntas que muchas veces cuestionan el trabajo del personal. Cuando el gerente o propietario asume un rol de detective o auditor es seguro que los trabajadores no querrán recibir una visita así, y más bien muestran tendencia de ocultar la verdad; y hasta estarán felices si el jefe hace la llamada para decir que no podrá llegar o estarán nerviosos si el jefe llama para decirles que irá a la finca.

¿Usted ha pensado en esta situación? ¿Alguna vez se ha puesto a pensar cómo se sentirá su personal cuando usted llega con su lupa y su látigo de palabras cuestionando las cosas que no salieron como usted las pidió? ¿Se le ha ocurrido invertir los roles y que tal si usted fuera el trabajador empleado y su jefe fuera “el trabajador mal hablado”? – Piense – cómo le iría con su jefe si algo saliera mal.

Si en su finca sucede algo parecido a esta ejemplo ilustrativo es probable que este tipo de situaciones este interfiriendo de manera silenciosa en el bajo resultado obtenido en los procesos de producción, por la sencilla razón que los trabajadores no están apasionados en lo que hacen.

Cosa distinta sucede cuando el gerente muestra apertura y actúa con prudencia, el o los trabajadores estarán preocupados si sucede algo anómalo, pero esta preocupación no es por lo que dirá el jefe, sino más bien porque saben que no están logrando las metas que se han propuesto y son conscientes que eso los afecta a todos. Cuando un empleador logra crear un ambiente laboral sano, y la plena confianza de su personal de apoyo, y más aún, que ellos estén tan apropiados de la ganadería que también les “duele” si no se logran los resultados esperados, o cuando las cosas no marchan bien, es entonces cuando el ganadero gerente está logrando llevar a cabo un trabajo digno de respeto y admiración hacia su jefe, y con seguridad va a generar resultados más satisfactorios.

Admon del RH en Ganadería (Adm en Hda Montenegro 2)

Los fines de semana son un hueco…

Esto es algo que preocupa a muchos vaqueros cuando su jefe les dice que implementará PRV y les da a conocer cuáles serán los cambios, ellos pronto entienden que su trabajo está atado aun en los fines de semana, cambiar el ganado de potrero, llevar el mineral, darles el agua son actividades que no dan tregua. Cuando el vaquero se ausenta el fin de semana, suceden muchas cosas que se convierten en problema y si esto es repetitivo se van haciendo huecos del que no se puede salir.

Sin embargo cuando el vaquero organiza bien su trabajo puede disponer de tiempo para la recreación sin que ello implique caer en irresponsabilidad.

Ciertamente no todo el tiempo espere que su personal le rinda al 100%, después de todo hay días que son cansados y otros más livianos de tareas, y además son seres humanos con la posibilidad de equivocarse, no son máquinas que hacen todo igual siempre. Es algo bastante normal que de vez en cuando no rindan igual. Pero si el bajo rendimiento es una constante, descubra las causas y enseguida tendrá la solución. En muchas ocasiones solo basta con que tengan un descanso, y/o darles la oportunidad de que pasen tiempo con sus familiares aunque no sea turno de descanso. No siempre a un empleado se lo incentiva ofreciéndole dinero si mejora su desempeño, a veces el hecho de dejarles saber que nos importa su vida, y su bienestar en general, puede ser más motivante.

Para concluir, dejamos algunas frases que nos ayudan a reflexionar sobre el tema de hoy, y motivan a emprender cuanto antes acciones conducentes a la adopción y fomento entre nuestros equipos de trabajo de una mejor Cultura Empresarial Ganadera:

  • “El rendimiento de los trabajadores no es una constante” (G Billikopf).
  • “Solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan: no formarlos, y que se queden” (H. Ford).
  • “Forma muy bien a tu gente para que puedan marcharse, pero trátalos mejor para que nunca quieran irse” (R. Branson).

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

 

Impacto del manejo del pastoreo en la economía de su empresa ganadera

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

Esta nota tiene connotación agronómica y zootécnica, porque trata del manejo de los pastos para la producción animal, sin embargo voy a abordarlo desde una perspectiva gerencial porque los factores que analizaré son elementos del sistema de producción ganadero que necesariamente tienen que ser bien administrados para lograr resultados satisfactorios en la sostenibilidad económica y productiva de la empresa. Bienvenidos entonces a esta nueva publicación correspondiente a nuestros Miércoles de Administración con CEG Internacional.

Organización de Potreros y su importancia en el manejo racional de los pastos

Sólo cuando se logra identificar la causa de un problema es posible comprender los efectos del mismo. Es lo que en esta nota procuro, al referir la organización de potreros como una de las causas primarias en donde la mayoría de los ganaderos cometen el más grande error.

Puedo asegurar que para muchos, ni siquiera es algo que lo han considerado puesto que las prioridades comunes en una ganadería son otras distintas (los ganaderos se preocupan por las variedades de pasto, la genética, los insumos), pero a lo largo de la historia hemos notado que organizar sus potreros correctamente y basado en metas claras, medibles y alcanzables, no solo de producción de pasto, sino de aceptación del ganado, máximo aprovechamiento de los mismos, y desempeño productivo para una máxima rentabilidad de cada negocio ganadero en particular, esto no ha sido un asunto de prioridad, y cuando al fin se decide prestarle atención, deciden improvisar.

Los productores ganaderos deberíamos tener todos muy claro que: La organización de potreros es parte fundamental de la arquitectura de un sistema de producción ganadero, por lo tanto, hay que tener muy en cuenta cuál es la cantidad de potreros que más conviene para cada caso, y esto a su vez tiene que ver con la organización modular de los potreros requeridos, y con ello me refiero a las áreas que van a requerir los diferentes grupos de animales que se manejen en la unidad de producción. Entiéndase como módulo de potreros la cantidad de potreros destinados para 1, 2, 3 o más grupos, según la organización zootécnica que se haga por categoría o etapa productiva, de acuerdo con el Plan Estratégico que se haya diseñado previamente para la ganadería, de forma que esta organización contribuya con el desarrollo del negocio ganadero cumpliendo cada meta de corto, mediano y largo plazo, hasta llevar la ganadería al estatus proyectado.

Una organización deficiente de potreros produce resultados económicos deficientes…

Cuando la organización de potreros es deficiente, el manejo de los pastos es deficiente y por lo tanto todo los demás elementos relacionados al sistema de producción son afectados de manera negativa. Si la cantidad de potreros es insuficiente no es posible dar el tiempo necesario de descanso al pasto y en consecuencia la afectación tiene partida triple: la pastura termina perdiendo vigor y en el mediano plazo desaparece; de igual manera el suelo se degrada por efecto de la compactación y el deterioro del pastizal; y finalmente, son los animales los que sufren las consecuencias del mal manejo de los pastos.

En los sistemas de producción tradicionales la cantidad de potreros es poca y en su lugar lo que se maneja son largos tiempo de ocupación en cada potrero, es decir los animales permanecen en un mismo potrero por varios días (por lo general semanas), y por lo tanto no hay chance de recuperación, ni para el suelo ni para el pasto, con esto la capacidad de producción de biomasa es afectada de manera severa y permanente, entonces es cuando el ganadero se ve en la obligación de compensar ese déficit de alimentación con suplementos que en la mayoría de los casos tiene que comprarlos incurriendo en un costo mayor que no es compensado con los ingresos obtenidos por la producción.

Otra de las formas comunes de compensación de déficit de alimentación es establecer áreas de pastos destinados al corte, que desde luego implica hacer uso de maquinaria, combustible y mano de obra, que obviamente también representan un costo elevado de producción y reducción de las ganancias, y no es que esto esté del todo mal, lo que digo es que cuando se tiene un sistema de producción incorrectamente organizado, los déficit de alimentación serán frecuentes, pero esto se podría corregir con métodos más eficientes y económicos de manejo racional del pastoreo directo.

Esquema de la organización de potreros en un sistema de producción tradicional-convencional

 

Cuando la cantidad de potreros es insuficiente no es posible manejar correctamente los pastos…

“El productor inteligente divide sus pastos en varias parcelas, sobre las cuales el ganado va pasando sucesivamente. De ello resulta que, durante el tiempo en que la hierba de una parcela está siendo pastada (cosechada), empieza a rebrotar la de las otras y el animal siempre encuentra un pasto nuevo y abundante. Si el local no está dividido, el ganado consume en un solo día (el primero) y destruye con su pisoteo (los días restantes), más cantidad de hierba de la que podría haber consumido en una semana…” (Rozier 1785-1800).

En la actualidad esta observación que hiciera este botánico y agrónomo francés resulta evidente para cualquiera, pero a veces pareciera que una gran mayoría de ganaderos siguiera sin comprenderlo, por lo tanto no le dan la importancia que esto amerita, y no considerarlo es entonces todo un error administrativo de primer orden porque como dije anteriormente la organización correcta de los potreros es uno de los pilares sobre el cual se sostiene todo la arquitectura del sistema de producción y la economía de la empresa.

Para analizarlo, dos de los errores más comunes y frecuentes en el manejo del pastoreo en las ganaderías en general: 

1.- Pastoreo Fuera de tiempo

El pastoreo fuera de tiempo es una consecuencia del mal manejo de las pasturas y que en la mayoría de los casos sucede justo por lo que abordé en la introducción al tema, mas lo definiré como una causa para derivar en los efectos y consecuencias que esto conlleva. Primero veamos que significa pastoreo fuera de tiempo, y para comprenderlo mejor recurramos a la primera ley del pastoreo racional:

Ley del reposo:Para que una hierba cortada por el diente del animal pueda dar su máxima productividad, es necesario que, entre dos cortes a diente sucesivos, haya pasado suficiente tiempo que permita a la hierba: almacenar en sus raíces las reservas necesarias para un comienzo de rebrote vigoroso y realizar su “llamarada de crecimiento” o gran producción diaria por hectárea (A. M. Voisin). 

Esta ley se fundamenta en la fisiología de las plantas pratenses, es decir de las plantas que tienen la capacidad de rebrote después de la cosecha pero para que esto suceda necesariamente la cosecha tiene que hacerse en el momento correcto para no afectar la perennidad del pasto y es a lo que en ganadería racional se le denomina cosecha del pasto en PUNTO OPTIMO DE REPOSO.

Cosechar el pasto antes o después del P.O.R es lo que llamamos entonces pastoreo fuera de tiempo lo cual significa que el ganado consumirá pasto de pobre valor nutricional.

compactacion-subpastoreo-panama

Como pueden percatarse aquí ya estamos ante las consecuencias, cuya causa fue pastorear fuera de tiempo, lo que no solo compromete la vida del pasto sino que afecta severamente el desempeño productivo de los animales, y el síntoma que se percibe en la economía de la unidad de producción son los bajos ingresos. Si no hay sostenibilidad productiva tampoco puede haber sostenibilidad financiera.

2.- Baja carga animal por hectárea

Si lo analizamos de la siguiente manera: Deficiente organización de potreros >> Pastoreo fuera de tiempo >> Baja carga animal/Ha, vemos en esta ecuación como los dos últimos factores son consecuencias de la primera causa.

Pero de nuevo voy a despejar este último factor para convertirlo en una causa, y así poder identificar los síntomas del mismo. No voy a conceptualizar el significado de carga animal porque ya en otras notas emitidas por el Equipo CEG se abordó con lujo de detalle este factor de medición. Cuando refiero el termino baja carga animal por Ha estoy asumiendo un indicador que en términos de uso de la tierra y del pasto es deficiente.

urge-cambio-potrero-ano-10

En la ganadería tradicional la carga máxima es de 500 kg/Ha que equivale a decir 1 UGM/Ha, y si lo comparamos con las ganaderías que implementan PRV que pueden aspirar a lograr cargas de 3000 kg/Ha es decir 6 UGM/Ha (o incluso superior cuando se evoluciona a SPRV), ya con esos datos es suficiente para tener más claro que es baja carga animal por hectárea. Recuérdese que PRV significa Pastoreo Racional Voisin, y SPRV significa Silvo Pastoreo Racional Voisin.

El primer efecto que se puede determinar es que la baja carga animal implica más superficie de tierra para uso ganadero en consecuencia el costo de mantenimiento es superior a lo que se obtiene de producción, y esto claramente va a producir un saldo rojo en la economía de la empresa ganadera, y esto es parte de lo que explica porque manejar carga animales bajas es un grave, pero muy común y frecuente error en las ganaderías. Y, para sumarle, debemos hacer el acto de consciencia de que si el ganado es el que entre sus funciones naturales tiene por encargo el abonar la tierra con sus heces y orina para que esta pueda producir una nueva pastada vigorosa y abundante, en la medida que la carga animal sea baja, tampoco estará correctamente abonado el suelo, y allí vienen como otra de las consecuencias, la inversión en insumos tales como enmiendas minerales, fertilizantes químicos, herbicidas y resiembra de semillas que no van a solucionar el problema de raíz porque no es el suelo el que está mal, sino el manejo del ganado que pastorea sobre ese suelo, y por tanto habrá sendos incrementos en los costos de producción, que por supuesto agravan la economía de la empresa ganadera al hacer más cuantioso el saldo rojo en que ya estaba.

Veamos este ejemplo: En una finca que se practica ganadería tradicional se requieren 100 Ha (o sea un total de 1.000.000 de metros cuadrados) para poder alimentar a igual cantidad de ganado (100 cabezas). En una finca manejada con SPRV o PRV las 100 UGM ocupan apenas un área de 19 Ha (o sea un total de 190.000 metros cuadrados- y eso que ya en esta área se está incluyendo la proporción de área destinada al sistema viario que es el 10% aproximadamente). ¿Qué le parece? ¿No cree usted que es muchísimo más barato dar mantenimiento a 19 Ha que a 100 Ha?. O visto de otra manera, ¿no cree usted que es más rentable para su empresa ganadera mantener 600 UGM en 100 Ha que apenas 100 UGM?

Organizacion de potreros - JLG (carga alta)

Comentario final

En esta nota he abordado tres causas del incorrecto manejo organizacional del pastoreo en las ganaderías, así como sus efectos y/o consecuencias. Creo que con ello ya usted puede hacer un autodiagnóstico de la realidad de su unidad de producción, y si en lo que se autoevalua encuentra respuestas que lo ubiquen entre aquellos que seguramente no viene trabajando de manera correcta la organización de sus potreros, trate de descubrir la causa del problema antes de tomar las medidas correctivas, y apóyese en esta nota para verificar si entre dichas causas están las que he mencionado.

Algo que debe tener muy en cuenta es que si su principal problema es que el pasto de sus tierras no esta siendo suficiente para que su ganado llene sus requerimientos nutricionales y le de su mejor producción, es por causa ante todo, de que no tiene una organización correcta de sus potreros y un óptimo manejo de sus pastos (cantidad de potreros insuficiente y/o de tamaños irregulares), y quiero informarle con toda convicción que no resolverá este problema sembrando en sus tierras las variedades de pasto que recién salen al mercado y que le juran a usted que si las incorpora su ganado se va a reventar en producción, ya que por muy excelentes que sean los pastos que cultive, todos, absolutamente todos ellos, necesitan ser manejados de manera correcta, y esto es, racionalmente.

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

 

Hagamos de la Ganadería una Empresa

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

En este Miércoles de Administración con CEG Internacional dedicaremos esta publicación al asunto de la “empresarización” del negocio ganadero, con el propósito de compartir información y a la vez de aportar conceptos e ideas útiles intentando contribuir al mejoramiento que cada productor desea impartir en su actividad ganadera.

sostenible-o-sustentable-world-animal-protection-en-colombia

En el presente y de cara al futuro, la ganadería tiene sendos retos por afrontar, y desde todos los ángulos, es decir, en lo ecológico, en lo social, en lo político, en lo sectorial o gremial, y claramente también en lo económico hasta porque todo lo que acontece en el entorno siempre se refleja directa o indirectamente en el ámbito económico de cada ganadería. Y lógicamente, esto es algo que nos preocupa, ya que millones de familias en el planeta dependen de la rentabilidad de los negocios de la ganadería, al tiempo que la mayoría de los humanos que habitamos en el planeta necesitamos de los alimentos que se producen en las ganaderías, y la seguridad alimentaria del planeta entero depende de la sostenibilidad y perpetuidad de cada ganadería sobre las faz de la tierra.

En este sentido, siempre estaremos dispuestos a aportar todo lo que podamos para que cada ganadería pueda mantenerse estable a largo plazo en el negocio de la producción y comercialización de alimentos de origen animal, pero de una manera que sea también favorable para los productores en todo sentido. Y una de las áreas en las cuales insistiremos repetitivamente hasta verlo hecho realidad, es el área administrativa. El mensaje global de esta nota no es nuevo entonces, y de hecho, cada vez ha ganado mayor posicionamiento como tema de conversación entre productores, que poco a poco han hecho consciencia de ello y de una u otra forma lo han ido acogiendo, y es aquel principio que dice que “la ganadería debe ser administrada como toda empresa”.

¡Así es, estimadas y estimados productores ganaderos! La ganadería de hoy es un negocio que a pesar de que las ganancias diarias que genera apenas se cuenta por cientos o por miles, lleva implícita una inversión millonaria. Si hacemos cuentas, el mayor valor lo tiene la tierra, y la tendencia mundial es que el costo de la misma siga aumentando. Por supuesto, esto conlleva a que para hacer ganadería en tierras costosas estemos dispuestos a pagar altos impuestos prediales al estado. Claro está que además del costo de la tierra se agrega el costo de la infraestructura, porque una ganadería eficiente no se hace en una tierra que no esté acondicionada para ello, y si hacemos cuentas de cuanto se invierte en construcciones, cercas, acueducto, energía, etc. e incluso, la dotación de herramientas, equipos, maquinaria, etc. y en general todo lo necesario para poder acondicionar el terreno y ejercer las actividades diarias, de modo que podamos realizar una ganadería rentable, con seguridad habremos incrementado considerablemente el valor del activo tierra e infraestructura. Y el segundo activo de mayor impacto en la ganadería está en los semovientes (los animales de producción), que será proporcional al tamaño del terreno. Luego está la mano de obra que cuando un patrono quiere ser justo con sus empleados, está dispuesto a pagar buenos salarios y prestaciones sociales para garantizar el bienestar de ellos y sus familias. Y luego viene el costo de todos los insumos, y gastos variables que mes tras mes demanda la actividad agrícola (cultivo de pastos y forrajes) como también la actividad pecuaria (sostenimiento de los animales).

administracion-encabezado

Si cada productor se da a la tarea de elaborar un listado detallado de cada una de las inversiones, costos y gastos que demanda su actividad ganadera (y dicho sea de paso, que esto es algo que TODO GANADERO debe hacer sin falta), claramente observaremos la cuantiosa suma o capital que se tiene invertido en este negocio en cada granja de producción, no importa si es pequeña, mediana o grande, puesto que lógicamente el tamaño de la inversión será proporcional al tamaño de la granja y/o de la ganadería, pero en todas y cada una de ellas, también en su respectiva proporción, siempre estará allí representado un capital o patrimonio bastante considerable. Y hay que decir, que fácilmente, es un capital que supera el de muchísimos negocios o empresas urbanas.

Sorprendentemente, esta realidad contrasta con otra, y es que en la gran mayoría de los casos los productores de bajos recursos pocas veces se formaron profesionalmente (por no decir nunca, ya que algunos pudieron haberlo hecho) como gerentes o administradores para sus negocios ganaderos y más bien lo han manejado por intuición o de lo aprendido empíricamente, y me refiero a aquellos que viven en sus ganaderías y dependen solo de los ingresos que esa les genera; entre tanto, los productores de mejores recursos, y específicamente aquellos que se formaron profesionalmente pero no precisamente como gerentes o administradores de sus negocios ganaderos, sino en otros ámbitos (por lo cual se dedican a ejercer otras profesiones) y paralelamente mantienen inversiones en la ganadería teniendo que dejarlas a cargo de un empleado, que lastimosamente en un sinfín de casos se trata de personas con un nivel limitado o nulo de escolaridad. ¡Esto es toda una paradoja! O tal vez, debería decir ¡todo un absurdo!

La cuestión es esta: ¿Cómo es que entregamos la administración de nuestras ganaderías en las cuales se tiene invertido un cuantioso capital y hasta el patrimonio familiar, en las manos de personas que no están preparadas profesionalmente para ello?

Si lo analizamos bien, y nos damos a la tarea de comparar el negocio ganadero con otro tipo de negocios urbanos, fácilmente encontraremos cualquier cantidad de casos de EMPRESAS en las que el capital invertido es exageradamente inferior en comparación con el que representa un establecimiento de producción agropecuaria en campo. Contrastantemente, son empresas que si se manejan como empresas, contratan profesionales titulados para ejercer el rol gerencial (o en la mayoría de los casos este lo asume su propietario), así como también contratan otros profesionales para ejercer cargos ejecutivos (mandos medios) y operativos, y se pagan salarios bastante superiores a lo que se paga por lo general en una ganadería (que a veces da tristeza ver algunos patronos que ya pagando poco no ven como bajarle más o prescindir de algunos empleados para abaratar los costos y/o gastos en mano de obra). ¿Qué es lo que hacen estos empresarios de ciudad, que no hacen los productores en campo? (y extrañamente, muchos propietarios de ganaderías son a la vez de estos empresarios de ciudad, propietarios o empleados de estas empresas estructuradas como tal, con toda una cultura corporativa, que paradójicamente no le imprimen a sus negocios ganaderos).

Y para dar respuesta a esta pregunta, probablemente basta con decir que no va más allá de un asunto cultural, pues no tenemos miedo de emprender empresas en la ciudad porque ejercemos profesiones para las cuales nos formamos y preparamos debidamente, y estamos en este sentido positivamente afectados por la cultura urbana, que subconscientemente (o también a consciencia) nos impulsa insistentemente a forjar empresa, crear oportunidades laborales, ilusionarnos con ser propietarios de prósperas empresas o al menos ocupar un cargo importante en alguna de ellas. Pero tristemente no es así cuando miramos hacia el campo, hacia los negocios agropecuarios, en donde la tradición cultural es opuesta, no lo vemos como una oportunidad de hacer empresa sino como una especie de pasatiempos o el lugar donde iremos a desestresarnos del trajín citadino, y hasta hemos aprendido mal a que las actividades agropecuarias no requieren la presencia de profesionales que dirijan su rumbo, y nos parece que cualquier hijo de vecino puede hacerse cargo de ellas.

En alguna otra nota quiero dedicarle espacio a hablar un poco más profundamente sobre la situación que está afrontando el campo en materia de lo social (otro de los retos que ya estamos afrontando en la ganadería y de los cuales sentimos el coletazo del exilio de la gente joven del campo hacia las ciudades supuestamente en la búsqueda de “mejores oportunidades”). Pero, por lo pronto quiero decir que estamos bastante equivocados en pensar que podemos lograr tener empresas ganaderas administradas por un recurso humano de limitada capacidad intelectual.

Y esto lo digo porque se perfectamente que en la mente de algunos hay cualquier cantidad de excusas para justificar el no contratar gente preparada para llevar las riendas de sus negocios ganaderos, por ejemplo, que la ganadería no produce la misma rentabilidad que las empresas de ciudad, y que por esta razón no es posible pagar el salario de un profesional o varios de ellos, entre otras excusas similares, pero no se están dando cuenta que están esclavizados en un paradigma que a la vez es otro de esos círculos viciosos que se dan en la ganadería: “No contrato porque el negocio no da lo suficiente”… Pero para que de lo suficiente necesita una mejor administración que produzca mejores resultados y alcance para poder pagar una administración profesional que a la vez produzca ganancias.

Si no queremos o no podemos asumir en cabeza propia el rol gerencial que nuestra ganadería demanda, y tampoco estamos dispuestos a contratar un profesional idóneo para que le podamos delegar esta función, sencillamente la ganadería nunca va a producir resultados eficientes. En pocas palabras, no podemos esperar que la ganadería produzca las ganancias que da una eficiente empresa, manejándola con tan absoluta informalidad y sin ningún criterio empresarial. Si queremos lograr resultados de estatus empresarial, pues hay que vencer los paradigmas, salir de los círculos viciosos, e imprimir a todo nivel esos criterios de gerencia empresarial.

Empresarización Ganadera (Gráfica Curva Progreso)

Cada quien cosechará lo que siembre, esta es una ley natural, “no puedes pedirle peras al olmo” reza un adagio popular y es real; si no inviertes en una óptima gerencia y administración para tu ganadería, no esperes cosechar abundancia; si no haces de tu ganadería una empresa, seguirá produciendo en la misma proporción del manejo que le das.

Con lo dicho hasta aquí, y en esto quiero ser muy claro, no estamos pretendiendo despreciar la mano de obra no calificada profesionalmente. Todo lo contrario, ponderando lo valioso que es el aporte de las personas de campo en el ejercicio de la tareas operativas (las de rutina), lo que intentamos hacer notar es que ellos podrán ser mucho más productivos y eficientes en sus labores en la medida que cuenten con un idóneo “director”, que diseñe sus planes de trabajo, que los capacite para llevar cada una de sus tareas a cabo con excelencia, que los motive cada vez que sea posible, que los impulse y los oriente permanentemente por el camino correcto, que les proponga metas y los conduzca en el desarrollo de estrategias apropiadas para poder alcanzar cada una de ellas a corto, mediano y largo plazos. No puede haber éxito en un ejército sin comandantes, como no puede haber progreso en un país sin gobernantes, ni tampoco se producirá buena música en una banda que no cuente con la participación de un idóneo director de orquesta. Así son las empresas ganaderas, podemos disponer de muy buenos empleados, pero sin dirección alguna no producen progreso.

Para complementar, y tener un panorama más claro, de por qué es conveniente convertir cada granja en una empresa ganadera, quiero exponer algunas consideraciones relevantes, de cara a esos retos que tendremos que afrontar como ganaderos en los próximos años.

A continuación listaré para ustedes lo que hemos identificado que son las posibles (casi seguras) dificultades que enmarcan el contexto o entorno en el cual estaremos ejerciendo la actividad de la Ganadería (como actividad comercial y/o de negocios) en los próximos años, y que afectarán, queramos o no, nuestro desempeño administrativo/gerencial y el de nuestros empleados, y por lo tanto los resultados en productividad, rentabilidad y competitividad como ganaderos:

  1. Baja productividad del capital humano
  2. Desarrollo personal vs Escasez de mano de obra en el campo
  3. Baja escolaridad y capacitación técnica en empleados
  4. Alto nivel de incumplimiento de Normas Sanitarias (en la producción, procesamiento y comercialización)
  5. Baja capacidad de vigilancia de autoridades sanitarias
  6. Alta informalidad en toda la cadena
  7. Bajo nivel de integración en la cadena
  8. Alta intermediación en la cadena
  9. Bajo nivel de desarrollo de sistemas de comercialización
  10. Poca transferencia de tecnología a los productores
  11. Baja diversificación de productos
  12. Mínima o nula innovación (producto final)
  13. Mínima oferta de alimentos con certificado(s) de calidad
  14. Problemas de infraestructura (carreteras, plantas, etc.)
  15. Trazabilidad nula o precaria
  16. Precios bajos o estancados para el productor

Ahora listaré las principales dificultades identificadas que enmarcan el contexto del sector primario, es decir, de los productores como tal en su desempeño como administradores de sus ganaderías:

  1. Gerencia y/o Administración “a distancia”
  2. Poco acompañamiento de profesionales
  3. Falta de integración entre profesionales
  4. Alto costo de Asistencia Técnica
  5. Bajos niveles de tecnificación
  6. Escasa aplicación de Buenas Prácticas Ganaderas
  7. Altos costos de los insumos para la producción
  8. Ineficiencia en el manejo de pasturas y forrajes
  9. Indicadores de productividad muy bajos (Bajas tasas de natalidad, Bajas ganancias de peso, Baja producción de leche, Muy baja producción por hectárea)
  10. Flujo de caja infrecuente y/o Ingresos insuficientes
  11. Bajas tasas de rentabilidad
  12. Alto endeudamiento
  13. Compras y Ventas con alta intermediación
  14. EL GANADERO NO ACTÚA COMO EMPRESARIO

Claramente el panorama no es favorable. Las dificultades que enmarcan nuestro sector, y nuestro ejercicio de la profesión ganadera, hasta hoy, son muchas y de diversa índole, y en los próximos años no van a ser ni menos, ni tampoco fáciles de resolver, e incluso, la tendencia muestra que tal vez el entorno social, político, ecológico, tecnológico, y económico, entre otras cosas, ejercerán una presión mayor sobre el desarrollo de la actividad ganadera tanto como sector agroindustrial, como también a nivel particular (en cada ganadería), tornándose el panorama más complejo aún.

Por esta razón debemos estar preparados, para ejercer nuestro rol gerencial y/o administrativo, y en caso de no poder ejercerlo en cabeza propia, estar dispuesto a delegarlo en alguien de confianza, y que esté idóneamente preparado profesionalmente para asumir este fundamental rol, haciendo una realidad el cumplimiento de la premisa de HACER DE CADA GANADERÍA UNA EMPRESA.

gerencia-eficiente-minagricultura

Para concluir esta nota, postularé algunas OPORTUNIDADES que tenemos también identificadas, y que podemos anotar como CLAVES PARA LA “EMPREZARIZACIÓN” DE LAS GANADERÍAS. Si usted está de acuerdo en que definitivamente debe imprimir un cambio radical en el ámbito administrativo de su negocio ganadero, para así poder conseguir mejores resultados, tome nota de lo que deberá imprimir a su negocio en particular en su rol gerencial empresarial ganadero:

  1. INNOVACIÓN para producir lo que nadie más produce, y así poder ser más competitivo
  2. ADAPTACIÓN a los cambios socioculturales y demográficos actuales y futuros, de manera que tu empresa responda de la mejor manera posible a las nuevas necesidades provocadas por estos cambios
  3. TECNOLOGÍA. Incorporación a su actividad de los posibles usos de internet, los smartphones, tabletas, notebooks, u otros, así como la apropiación de software que faciliten su tarea gerencial y/o administrativa, y aportar nuevas maneras de dar respuesta a las necesidades del cliente
  4. ACUERDOS con proveedores o clientes, del país o del exterior, de manera que tengas un negocio más global y competitivo
  5. CAPACITACIÓN porque como dice un adagio popular: 2el agua que se estanca, se pudre”. Usted debe estar abierto la búsqueda, captura y apropiación de nueva información, así como de asistir a cursos de actualización en ganadería, y/o explorar tecnologías que se muestren racionalmente aplicables, y contribuyentes no solo a obtener mejores resultados de productividad, sino al mismo tiempo, le ayuden a minimizar costos y gastos, sin sacrificar le calidad de sus productos ni la eficiencia de sus empleados, e incluso, sus empleados deben también estar en capacitación constante, para que puedan entender el mismo lenguaje que usted tendrá que usar, y captar rápidamente las ideas que usted desea transmitirles para que ellos las puedan dinamizar y convertir en resultados positivos
  6. INTEGRACIÓN con otros productores que trabajen en sus ganaderías lo mismo que usted o similar, para que puedan intercambiar conocimientos o experiencias y aportarse los unos a los otros de modo que cada uno pueda realizar un mejor trabajo cada día; y de otro lado, para lograr encadenamientos que les permita producir un mayor volumen como grupo, y así tener un mayor poder de negociación tanto para sus proveedurías como para el comercio de sus productos en un entorno más justo

Gracias estimad@s amig@s de la comunidad ganadera internacional, por su atención y por darle valor a la información que día a día compartimos con ustedes. Esperamos que haya sido útil para usted esta nota, y no se desconecte de nuestra web/blog que seguiremos tratando temas similares en próximas publicaciones. Recuerde que todos los miércoles abordamos el eje temático de todo lo relacionado con el ámbito administrativo y/o gerencial y de negocios aplicable a las actividades ganaderas. Suscríbase como usuario de nuestra web para que pueda recibir estas publicaciones directamente en su correo electrónico y así pueda coleccionarlas y consultarlas cada vez que lo desee.

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

Los registros son el fundamento de una administración eficiente

Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

Hoy es Miércoles de Administración en CEG Internacional, y elegimos uno de los temas que menos práctica suelen tener en las ganaderías, a pesar de ser tal vez el más primordial de todos los que incumben a este y todos los negocios en el mundo: Administración Eficiente de la Empresa Ganadera basada en Registros de Información

Quiero empezar esta nota restando, sumando, dividiendo y multiplicando pero sin caer en el riesgo prematuro de cambiar letras por números, sin embargo les alerto que estas líneas vislumbran ya ecuaciones aritméticas que a lo mejor para muchos será un ejercicio ya practicado y para otros una tarea que cada vez se posterga para el día siguiente.  No me alargo más en este párrafo y de una vez nos vamos ya desempolvando las huellas de los números, ojala que para la mayoría de vosotros aún sean visibles.

Espero no desilusionarlos, hoy las razas, cruces de ganado, y las variedades de pasto no estarán en el primer nombre pero si en el apellido de las cifras, lo digo de esta manera porque es en función al ganado que construiremos algunos datos para que ustedes puedan tomarlos como referencia en sus unidades de producción. Pero antes de entrar en materia escribo esta inquietud que siempre he tenido; y es el ¿por qué la ganadería a pesar de ser un rubro muy importante en la economía de los países, es el negocio en donde la mayoría de los empresarios-ganaderos no llevan cuentas claras de cuánto ganan o cuánto pierden?

Las respuestas que encuentro a esta inquietud son muchas, una de ellas es que hay un factor cultural muy marcado en donde la informalidad tiene cabida, entiéndase como informalidad a la costumbre de no registrar los eventos o actividades que se realizan en la finca pasando luego al olvido, en la mayoría de los casos con consecuencias negativas sobre la estabilidad económica de la empresa ganadera.

Recuerdo que una vez me dijo un productor, “los campesinos tenemos todo registrado en la mente, si ganamos, no se nos olvida porque estamos felices, y si perdemos, tampoco se nos olvida porque estamos triste”. Entonces llegué a pensar que el negocio de la ganadería solo podía llevarse por registros emocionales, pero evidentemente no es así.

¿Por qué es importante llevar registros?

De ninguna manera la respuesta a esta pregunta es conceptual, me limito a justificar con los siguientes razonamientos: el registro es el punto de partida para construir la historia productiva, económica y financiera de la unidad de producción. Si no se conoce el antes, el actuar del presente carece de visión y si no hay visión no hay futuro con resultados positivos para el negocio. La información que se genera, entre otras funciones, permite hacer los diagnósticos y/o análisis de la estabilidad productiva-económica de la finca, a partir de entonces la toma de decisiones se hace previendo mejores posibilidades para lograr los mejores resultados en cada actividad que se ejecute.

registros-jlgc-080217-encabezado

Si no se conocen los antecedentes, las acciones del presente carecen de visión, y si no hay visión no hay futuro con resultados positivos para el negocio… Sin registro la administración es ineficiente!

Los números son datos, los datos son información, la información es conocimiento.

Ilustro con un ejemplo como se construye la información con los números que día a día son parte del lenguaje de cada uno de ustedes. Para este ejercicio les comparto la cifra siguiente: 550. Este número solamente nos indica una cantidad, pero aún no sabemos a qué corresponde, vamos a decir que es la ganancia diaria de peso en gramo (GDP) de los terneros que están lactando. Con ese dato ustedes ya tienen parte de la información y a lo mejor más de alguno está haciendo conclusiones al respecto.

Les doy estas otras cifras: 350, 400, 500; ahora voy a sorprenderlos porque estos números corresponden también a pesos promedios de GDP de terneros. Ahora están confundidos, porque la información que tienen no es suficiente, entonces ustedes aun no tienen conocimiento, y al no tener conocimiento no pueden concluir si la ganancia diaria de peso es baja, si está en el promedio general o los supera. Si no tienen el conocimiento suficiente de algo, no pueden tomar decisiones acertadas.

Sigamos construyendo la información para llegar al conocimiento. Los terneros mientras están lactando tienen ganancias diarias de peso de 500 gr en promedio. En el mes posterior al desmadre (aparto definitivo), tienen ganancias diarias de peso de 350 gr, en el segundo mes posterior al desmadre la GDP es de 450 gr, a partir del tercer mes estabilizan las GDP a 500 gr. Los números nos indican que el primer y segundo mes posterior al desmadre los terneros pierden peso en relación a la GDP registrada mientras están lactando.  Con estos datos ya tienen ustedes la información completa, ya tienen el conocimiento y pueden tomar decisiones para corregir y/o mejorar procesos productivos.

¿Cómo empezar a llevar registro?

Defina un es esquema de la estructura organizativa de su empresa, de esta manera se hace más sencillo y práctico registrar cada uno de las actividades que se van a ejecutar. Por ejemplo si en su finca además de la actividad ganadera también práctica la agricultura, lo más conveniente es que la información sea manejada por separado, recuerde que el propósito de hacer registros es generar información útil, por consiguiente hacerlo de manera organizada es básico para lograr el objetivo.

Un primer paso para hacer la estructura organizativa de la finca es identificar cuáles son las actividades productivas, posteriormente, identificar los componentes de cada área. Cada finca tiene características particulares que la diferencian de las demás; en una unidad de producción que sólo manejen novillos de ceba los datos no son tan complejos en comparación a una finca en donde la producción es diversa.

Esquema simple de organización productiva de la empresa agropecuaria

Los datos que se van recopilando tienen que cumplir con dos características, la primera es que deben ser suficientes, es decir que abarque todos los componentes de producción, y segundo, que sean datos objetivos y concretos que genere información confiable. De nada sirve llenar formularios de números si no somos capaces de entender lo que está sucediendo en el negocio. Los datos tienen que ser auditables y fácil de entender.

Existen muchas formas de llevar los registros de los datos de la unidad de producción, puede ser un libro de diario, plantillas de Excel o un software, todas estas opciones son válidas lo importante es la información útil para la gestión de la empresa.

¿Qué datos registrar?

Los datos a registrar dependerán de la naturaleza productiva de la finca pero también del interés particular de cada productor. En la ganadería se puede empezar por organizar el inventario, posteriormente avanzar hacia los parámetros productivos y reproductivos, pastos, insumos, mano de obra entre otros.

A continuación un ejemplo de cómo pueden organizar el inventario del hato

       

Última actualización: ____________________

Cuando se utiliza un software o plantillas vinculadas de Excel el inventario se actualiza de manera automática cada vez que registremos un evento, cuando la información se lleva únicamente en libros de registros será necesario escribir la fecha de actualización. En el inventario únicamente se registran cantidades por lo tanto para tener información más completa es preciso registrar en otras tablas los datos que describan las características de cada animal.

Inventario y caracterización del hato

En el inventario no solo deben registrarse números sino que todos los datos que describan de manera precisa las características de cada animal. El sexo, color y raza facilita el manejo e interpretación de la información. De nada sirve registrar solamente el número de identificación (arete), fecha de nacimiento si no sabemos a qué tipo de animal le pertenece.

Registro de nacimientos

Este registro es de mucha importancia porque es cuando se empieza a construir el historial de cada animal, por ejemplo cuando se registra el peso de nacimiento y el peso al destete, el productor se da cuenta que vaca tienen mejor habilidad materna, que razas o cruces muestran mejor desempeño productivo en las condiciones particulares de la unidad de producción.   De igual manera cuando se hace peso postdestete además de obtener el indicador de valor genético de cada animal, los resultados pueden activar la alarma sobre prácticas de manejo que afectan el desarrollo y crecimiento del animal.

Registros de reproducción

Este registro permite conocer y evaluar si los parámetros reproductivos se están logrando, de tal manera que el ganadero puede identificar las anormalidades e implementar las medidas correctivas.

Registro de servicios reproductivos

Estos datos son de mucha utilidad porque permite identificar a las vacas que están repitiendo celo lo cual puede estar relacionado a un problema reproductivo o identificar si hubo fallas en el procedimiento de inseminación. Si sólo se utiliza monta natural entonces el responsable puede sospechar de baja fertilidad del semental una vez que haya hecho el diagnostico reproductivo de la vaca.

Control de peso

El control de peso se puede utilizar para evaluar los factores relacionados al indicador de ganancia diaria de peso, por ejemplo si el pasto y suplementos están satisfaciendo los requerimientos de los animales, también cuales son las razas o cruces que tienen mejor desempeño productivo.

Conclusiones

  • Una administración eficiente se fundamenta en datos, información y el conocimiento pleno de todas las eventualidades que ocurren en la unidad de producción. La ganadería al igual otras actividades productivas es muy dinámica y a diario produce gran cantidad de datos que si no se registran se pierde información útil para la toma de decisiones.
  • Organizar o estructurar un esquema de las actividades productivas de la finca es el primer paso para comenzar a llevar registro, no hacerlo tiene implicaciones negativas, una de ellas es que no se logra identificar factores claves en el sistema de producción, de igual manera la actividad se vuelve inútil si hay números y datos dispersos.
  • Para llevar registro no es imprescindible tener un software, con esto no estoy diciendo que no es importante, si la ganadería es pequeña o usted aún no lleva registros, lo mejor es que empiece en un libro o cuaderno para desarrollar la habilidad y disciplina de registrar la información, posteriormente se puede evolucionar a un programa sistematizado.
  • Los números y cifras que están guardados únicamente en la memoria del productor o capataz no son completamente útiles para la empresa, primero porque lo que no se escribe el tiempo se encarga de borrarlo, y segundo es que sin evidencias no hay forma posible para visionar el futuro de la unidad de producción.
  • Las ganaderías que de manera permanente están en crisis y siempre se lo atribuyen a los precios del mercado o los altos costos de insumo, les aseguro que gran parte de la crisis se da por que no se administran de manera eficiente los recursos de la finca. Sume, reste, divida y multiplique, ESCRIBA, REGISTRE. Convierta los números en datos con información útil, solo el conocimiento le permitirá administrar de manera eficiente su empresa ganadera, de lo contrario siempre será el mercado quien le dirá cuando gana o cuando pierde.

Si te gustaría contar con asesoría personalizada para tu Empresa Ganadera en el ámbito de lo Administrativo, no dude en contactar a nuestro equipo de profesionales de Cultura Empresarial Ganadera Internacional, ya sea para asesorías presenciales o a distancia, estamos siempre dispuestos a brindarle nuestros servicios de apoyo, y aportar a la construcción de un mejor presente y futuro para sus ganadería.

Por último, que por favor no se te pase comentar conmigo aquí en nuestra web tus opiniones, y/o comparte esta nota en tus redes sociales, o envíalo por correo a tus colegas y/o amigos de la Ganadería en el mundo… Gracias de antemano y hasta pronto!