PASTOREO RACIONAL VOISIN

Ovinos en Granja Jerusalén

Guadalajara, Jalisco, México

 

Juan Pedro Rodríguez es un hombre de rancho. No solo él, sino su familia. Así lo demuestra su actitud, su estilo, su forma de ser, su gusto, su pasión por el campo. Estudió Medicina Veterinaria, pero se ha profesionalizado más que todo en el ejercicio de la ganadería desde diversos frentes. Hoy por hoy, no posee un campo propio, pero por azar se le presentó un día una oportunidad de recibir un lote de ovejas como pago por parte de un productor en un negocio “fallido”, y en la soberanía de Dios, pasó a ser de un día para otro, de comercializador de ganado a ser ganadero, en pequeña escala y en campo prestado. Mismo cambio que hoy arrienda, para su negocio de cría de ovinos de raza pura de alta calidad y aplicando biotecnología reproductiva, y de ovino comercial.

Llegó a tener de entrada 400 cabezas de ovino (supuestamente con menos de eso no se podía aspirar a ser rentable). Pero para alimentarlos tenía que comprar el alimento, ya que el campo no le producía el suficiente. En palabras de Juan Pedro: Su negocio de ovinos durante los primeros años no fue rentable, ya que trabajaba para la “forrajera” (haciendo referencia a quien le proveía el forraje para su ganado, y a que el costo más elevado en el sostenimiento de su ganado era el de la alimentación, por no ser producida por el mismo, y tener que salir a comprarla). Al mismo tiempo, Juan Pedro se define hoy a sí mismo, que en el pasado él era el “fletero” de sus ovejas, ya que ocupaba la mayor parte de su tiempo y recursos transportando la comida para su ganado.

Advierte Juan Pedro que el negocio fue de mal en peor, y que tuvo que irse descargando para poderlo sostener. Llegó al punto de quedarse solo con la mitad o menos de las ovejas que tenía al inicio para intentar equilibrar la balanza entre ingresos y egresos, pero como era de esperarse tampoco estaba funcionando (menos ganado significa menos gastos pero también menos egresos, así que proporcionalmente seguía igual, sin renta). Y dice Juan pedro que aún así, 1/4 de hectárea no le era suficiente para sostener su ganado ni siquiera por un día (en ovinos esto equivale a una carga animal inferior a 0,5 UGM -Unidades de Ganado Mayor- por cada hectárea, lo cual es sumamente ineficiente).

De nuevo Juan Pedro, llevado de la mano de Dios, se vió un día cualquiera ante una de esas propuestas que uno las llega a entender es después, no en el momento. Un muy buen amigo suyo le pidió el favor de representarlo en un evento de capacitación para ganaderos. La Granja Jerusalén (nombre comercial de la granja de producción de ovinos de Juan Pedro) se ubica en Guadalajara, Jalisco, al Centro-Occidente de México. El evento de capacitación se iba a realizar en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, al Sur de México, casi ya en frontera con Guatemala. Por supuesto, Juan Pedro no tenía ni la menor idea de lo que se trataba el curso, ya que no fue él quien eligió ir a consciencia de lo que se iba a encontrar sino que fue su buen amigo quien le pidió ir, y este último fue invitado al curso no para capacitarse sino como sponsor, y para ofrecer sus productos (este es comerciante de todo lo relacionado con cercos eléctricos, equipos y herramientas para la ganadería, tanques de agua, etc.), así que la labor encomendada a Juan Pedro era la de exponer esto ante los participantes y realizar ventas. Lo único que sabía Juan Pedro es que era un curso sobre pastoreo, y pues accedió a la propuesta, pero Dios tenía un plan perfecto para él. El resto de la historia la verán ustedes en la vide-entrevista que compartimos a continuación.

Por lo pronto, diremos, que el curso al que asistió Juan Pedro Rodríguez en Tuxtla, Chiapas, fue el primer curso ESPECIALIZADO en Pastoreo racional Voisin (PRV) que se dictara en todo México, y en toda su historia. Un curso impartido por Michael Rúa Franco de Cultura Empresarial Ganadera (CEG) Internacional, convocado en aquel momento por la alianza entre CEG y Rancho El Yaqui (primer usuario de PRV en todo México asesorado por CEG y que hoy goza de buen reconocimiento). El evento este fue la perfecta excusa para que Dios le permitiera a Juan Pedro aprender el PRV, y enfrentarse a una nueva era de su profesión como ganadero, una tecnología que no solo le ha cambiado la historia a Granja Jerusalén, sino que ha impactado la vida de Juan pedro y su familia positivamente, y que aunque siguen siendo un muy pequeño productor, que aún debe enfrentar el día a día, y las dificultades que no dejan de afectar el negocio (ya no desde el área técnica ni productiva ni económica, sino por presiones del entorno), hoy es un negocio SOSTENIBLE Y SUSTENTABLE a largo plazo, con un mejor presente, y todavía con la posibilidad de un mejor futuro, gracias al PRV.

En la actualidad, Juan Pedro además se desempeña como asesor en PRV para ganaderos de todo el estado de Jalisco, y abierto a la posibilidad de asesorar a quienes se decidan incursionar en PRV en su estado, o en los estados vecinos del Centro y Norte de México, como Profesional CEG desde su sede en Guadalajara, Jalisco.

Los invitamos a conocer este testimonio de progreso y prosperidad de un ganadero ahora Voisinista, aplicando en su granja el PRV (la tecnología para el 3er milenio), en una muy entretenida y motivadora entrevista realizada por CEG Internacional desde la Granja Jerusalén, en Guadalajara, México:

About the Author CEG Internacional

Líderes en Capacitación, Asesoría, Consultoría y Acompañamiento Profesional en Ganadería Racional en América Latina

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s