Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

 

Estrategias para la administración del personal en la Ganadería Racional y Holística

Proponerse metas, y trazar indicadores que permitan evaluar de manera objetiva el nivel de cumplimiento de los resultados esperados, es sin duda una buena manera de llevar a cabo la administración ganadera, porque no da lugar al azar. Pero, no basta con eso y nada más, pues no hay que darse por satisfecho sino se ha tomado en cuenta los factores que tienen que ver con la administración del personal en la finca, asunto muy complejo y delicado, pero que es necesario que cada vez seamos más conscientes de la importancia de tratar estos temas para generar información (diagnóstico) y análisis que contribuya a tomar decisiones oportunas que conduzcan a mejorar lo que concierne a todas aquellas situaciones que acontecen en las unidades de producción y que ante el menor descuido pueden tornarse conflictivas y entorpecedoras. El propósito de esta nota es provocar en el lector dedicar un momento a la reflexionar sobre algunos aspectos que a mi parecer son cotidianos y que naturalmente caracterizan el trabajo que desempeñan el vaquero, el capataz, e incluso el mismo propietario en su rol de gerente.

Cultura laboral en la Empresa Ganadera

Venimos de, y estamos ante, una cultura en donde el trabajo o actividades que realizan los vaqueros, jornaleros y otros, es matizado permanentemente por el empirismo, y esta es una realidad que procede de un esquema jerárquico descendente en las líneas de mando que se dan en la Empresa Ganadera. La mayoría de empresarios ganaderos aprendimos (me incluyo), la profesión de la ganadería como herederos de la experiencia de nuestros padres, que a su vez aprendieron de los suyos o de sus familiares, quienes han venido tejiendo una “telaraña de conocimientos” dispersos que se van aplicando de improviso según las circunstancias que se van presentando día a día en el campo. Y no hay que ser despreciativo con este comportamiento generacional, porque no hay a quien le queden dudas de que muchos de esos conocimientos empíricos tienen validez porque antes de adoptarlos como posibles soluciones a los problemas de la finca tuvieron que pasar por el ensayo de prueba y error, pero también hay que asumir que algunos conocimientos heredados deben ser ya desechados, evolucionados, porque el contexto de la época pasada y el de la actual, son diferentes, por tanto pretender obtener mejores resultados haciendo lo mismo de siempre, como es de suponerse, es un grave error.

Con esto podemos tener una apreciación, aunque superficial, de uno de los pilares sobre los cuales se sostiene el negocio de la ganadería, pero que nos permite a la vez analizar algunos aspectos relevantes desde la perspectiva de la ganadería racional, y esto es la Cultura Laboral, y específicamente la Gestión del Recurso Humano.

Los trabajadores son los aliados para que el negocio ganadero sea próspero

Admon del RH en Ganadería (Perulactea)

El trabajo del campo es considerado por la sociedad como una forma difícil de ganarse la vida, no sólo por la naturaleza misma de las actividades, sino también debido a la baja retribución monetaria que tiene un gran peso sobre esta apreciación social; a partir de allí que cada vez es más escasa la mano de obra rural, porque muchas son las personas que están buscando ocuparse en otras actividades que les garantice mejor salario y/o una mejor calidad de vida. Por su parte el ganadero argumenta que no puede pagar más ya que apenas produce para mantener funcionando la ganadería. Esta es una situación que cada día se torna más difícil, y hasta parece que hay una actitud conjunta asumida por los trabajadores del campo de no seguir en el rol del trabajo difícil y mal pagado. Entonces ¿Qué harán los empresarios ganaderos para solucionar este problema?

Cada día son más los ganaderos que están haciendo importantes cambios en sus sistemas de producción con el propósito de mejorar los indicadores de productividad, sobre la lógica de producir más y a bajos costos, algo que incluso promulgamos mucho desde el equipo de CEG Internacional. ¿Pero, hasta qué punto están considerando e involucrando al personal del cual depende en gran medida que esos propósitos se cumplan?

Admon del RH en Ganadería (Tierra Buena 1)

Sigue siendo este uno de los puntos más vulnerables cuando se opta por implementar tecnologías altamente eficientes como lo es el Pastoreo Racional Voisin (PRV). Puede el ganadero estar ilusionado por que ha descubierto la ÚNICA SOLUCIÓN en el PRV que le garantiza mejorar las condiciones de su negocio, pero, si el personal no está igual de emocionado y debidamente capacitado y entrenado para hacerlo correctamente, seguramente obrarán de la misma manera en que lo han hecho siempre (enrizan en su zona de confort) y aquí se abren las puertas de las desilusiones nuevamente para el ganadero, que aún teniendo el modo de hacer las inversiones necesarias no tiene quien las pueda ejecutar como se requiere. También puede suceder que adopten o tengan una percepción del PRV como un conjunto de recetas que deben aplicar en sus labores diarios, pero de igual manera esto será motivo de desánimo para el ganadero porque los resultados no justifican el esfuerzo ni la inversión.

De nada servirá entonces implantar un “excelente” proyecto de PRV si no se cuenta con la colaboración de las personas idóneas para administrarlo, por eso una de las primeras acciones que debe hacer el ganadero es determinar quiénes de los trabajadores están dispuestos a asumir el reto, sobrepasando las tentaciones de hacer lo mismo de siempre o el miedo para enfrentarse a algo nuevo. En la Ganadería Racional la lógica es que los trabajadores se convierten en aliados estratégicos y no en simples operarios. Cuando las personas ven que tienen mejores oportunidades se esforzaran para lograrlo.  

“Cuando las personas ven que tienen mejores oportunidades se esforzaran para lograrlo…”

Admon del RH en Ganadería (Tierra Buena 2) 

Cuando se tiene convicción se vence cualquier obstáculo

La implementación de PRV exige cambios radicales en la forma de manejar los suelos, los pastos y forrajes, el agua, el ganado y todo su entorno, por lo tanto es seguro que hacer PRV provocará incomodidad para el trabajador, incluso rechazo y a veces obstinación, porque ya están acostumbrados a una rutina en la cual ya tiene toda una experiencia acumulada y para él no existe otra manera de proceder.

A los trabajadores les preocupa la cantidad de potreros por que inmediatamente “intuyen” que eso implicará más movilidad del ganado de un potrero a otro (no es que sea de otro modo), y asumen que eso es más trabajo para ellos, y lo asumen así porque no conocen, no tienen una idea clara de la tecnología. Cuando se les orienta sobre la rotación de potreros lo cual implica saltar al menos una vez al día (o en su defecto dos o más veces) a los potreros que están en punto óptimo de reposo POR, la cosa la ven aún más complicada, puesto que naturalmente en la ganadería tradicional-convencional que es a lo que viene acostumbrado, y aspectos como este no siempre son tomados en cuenta.

Es justo allí cuando empiezan los pero, los pretextos y todo tipo de argumentos, esto ya es un síntoma al que hay que prestarle atención, porque significa que no están conformes, no se sienten beneficiados, al contrario, se sienten perjudicados, por lo tanto es lógico pensar que ellos no esperan que la situación mejore, y como consecuencia ellos proceden como mejor les parece, aunque desatiendan la voluntad de sus jefes.

La advertencia que hago al respecto es que en el caso particular de implementar PRV el propietario o gerente debe mostrar absoluta convicción para transmitir confianza, y tener convicción es estar conscientes que al implementar PRV no todos los problemas relacionados a la actividad ganadera están resueltos; es probable que en los cambios haya desajustes y una serie de dificultades, pero aun así no se debe perder el rumbo. Si el propietario-gerente muestra flaquezas delante de sus trabajadores, ellos en seguida lo notarán, empezarán a dudar también y/o a obviar procesos, y en consecuencia van a tenerse que conformar con un trabajo mal hecho o experimentar frustración.

Se requiere entonces ser proactivos, tomar la iniciativa, impulsar nuevos hábitos y/o propiciar una contra-cultura, romper con la rutina nociva y el tóxico ambiente laboral en donde cada quien trabaja como mejor le parece. Y no se trata de obligar o imponer, sino de construir una prolífica relación empleador-empleado, ayudando a que las personas que trabajan con nosotros se sientan cómodos y sobre todo seguros de no fracasar en el intento. Si usted no sabe cómo, tome nota de las siguientes sugerencias o pautas para que las implemente en su empresa ganadera:

Fomente el trabajo en equipo

Admon del RH en Ganadería (Vistazo Agrop. POR)

Cuando se logra estructurar y consolidar un equipo de trabajo todos estarán comprometidos y pendientes de lo que sucede en la unidad de producción. Trabajar en equipo fortalece las relaciones humanas lo cual es muy fundamental para lograr cumplir con cada objetivo e indicadores. Tenga presente que cada persona involucrada en el sistema de producción desempeña una función esencial (ninguna función es más importante que otras). La acción de un vaquero irresponsable que hace caso omiso de las instrucciones, y no le importa llevar al ganado a un potrero que está en plena llamarada de crecimiento, o permite que el ganado pase hambre porque no está pendiente del tiempo en que debe hacer los movimientos, no solo afectará al ganado, al pasto, al suelo, sino que a usted que es el propietario o gerente porque se verá afectada la producción y en consecuencia usted dejará de percibir ingresos, que aunque no hacen millonario a nadie, cada centavo es importante para cubrir los costos y obtener réditos dignos.

Cuando se trabaja en equipo cada persona sabe que su trabajo es importante, entiende que si a él le va bien a todos les irá de igual manera. Esto es algo que ningún ganadero puede pasar por alto, más aun cuando se practica PRV, ya que esta es una tecnología de procesos y si alguien está cometiendo errores afectará a los demás.

Entre el gerente propietario y el personal, debe existir plena confianza, más que una relación de trabajo, será mucho mejor si hay amistad, siempre y cuando esta no se vea extralimitada.

Los trabajadores dispuestos a desaprender                                                                               serán los más eficientes en manejar PRV

Admon del RH en Ganadería (Tierra Buena 3)

No todas las personas tienen la misma habilidad para aprender, pero en este caso lo verdaderamente importante es identificar cuáles son los trabajadores que están dispuestos a desaprender, y esto es una cuestión de actitud. En PRV los cambios no se deben imponer, es un proceso que requiere voluntad. Primero hay que desaprender es una primera condición, de lo contrario seguirán martillando en la mente esas prácticas irracionales creando un conflicto interior. Cuando la persona tiene conflicto no ama su trabajo entonces no obra con eficiencia.

¿De quién es la culpa? ¿De quién es el mérito?

Cuando se comete un error es fácil identificar al culpable y empezar a lanzar las acusaciones, es posible que la equivocación haya sido no intencionada o por falta de entrenamiento entonces acusar o recriminar no contribuirá a que la persona mejore o repare su falta. Pero también advierto que si el trabajador no muestra interés en colaborar, el gerente-propietario no está obligado a mantenerlo en el puesto, al contrario tiene que sustituirlo por alguien que llene las expectativas.

Si los trabajadores están logrando mejorar los indicadores, no se quede callado, felicítelos, esto los motivará porque sabrán que usted está reconociendo su trabajo.

Días atrás testifiqué cuando un ganadero mexicano expresaba su felicidad y orgullo, porque su personal había logrado aumentar significativamente la producción de leche en una semana, y lo que lograron es porque todo el equipo de trabajo se empeñó en mejorar y hacer ajustes en el manejo. “El mérito es de mi equipo, a ellos debo este gran resultado”, dijo emocionado el empresario ganadero.

Otro ganadero en Nicaragua decía que su vaquero era eficiente solamente cuando era observado, porque hacia exactamente lo que se le pedía. El vaquero una vez me comentó “a mí me gusta trabajar pero que nadie me esté observando, porque así yo trabajo a mi gusto y manera”. En esta segunda historia es evidente que el trabajador no está interesado y no comparte los objetivos de su jefe.

Ellos pueden tener una mejor manera de hacer el trabajo

Admon del RH en Ganadería (Adm en Hda Montenegro 1).png

No dé por hecho que solamente usted tiene la razón o sabe cómo es que se tienen que hacer las cosas, si el trabajador no está contento simplemente obedecerá y cumplirá con lo que se le pide, mas eso no significa que sea eficiente en lo que hace, a lo mejor él puede tener una mejor idea para realizar la actividad.

Identifique los intereses y necesidades de sus trabajadores

En un trabajo de asesoría que hice para un ganadero en Nicaragua, al finalizar el recorrido por la finca, nos disponíamos a regresar a la ciudad, cuando vi que se acercaba una mujer con su pequeño hijo. El ganadero detuvo el vehículo y empezó a indagar a la mujer sobre cuál había sido el dictamen médico de la salud del niño. Ella comentó que solamente había recibido algunas pastillas pero que hacían falta algunos resultados. El ganadero pidió que lo mantuviera enterado de todo el proceso, que enseguida él se ocuparía de los costos de la medicina. Esta situación nos permitió traer a la conversación el tema de la seguridad social, y otros beneficios que los trabajadores de las fincas normalmente no acceden. Este es un tema que ya varios ganaderos están tomando en cuenta porque son consciente y lo consideran importante para mejorar las condiciones de sus trabajadores.

Admon del RH en Ganadería (Familia - Reg Caribe)

Cuando el propietario o gerente de la empresa concentra su interés únicamente en la productividad y hace de un lado los intereses del personal seguramente el rendimiento de los mismos se verá disminuido por la falta de interés porque asumen que no vale la pena el máximo desempeño por algo que no será bien retribuido.

No concentre su atención únicamente en los errores

Si usted es de los ganaderos que visita su finca solamente los fines de semana o cuando sus otras ocupaciones lo permiten, seguramente va cargado de curiosidad, inquieto por conocer las cosas nuevas que han ocurrido en su finca durante su ausencia. Muchos ganaderos no han ni abierto la puerta del carro cuando empiezan a dar órdenes u orientaciones, o hacer preguntas que muchas veces cuestionan el trabajo del personal. Cuando el gerente o propietario asume un rol de detective o auditor es seguro que los trabajadores no querrán recibir una visita así, y más bien muestran tendencia de ocultar la verdad; y hasta estarán felices si el jefe hace la llamada para decir que no podrá llegar o estarán nerviosos si el jefe llama para decirles que irá a la finca.

¿Usted ha pensado en esta situación? ¿Alguna vez se ha puesto a pensar cómo se sentirá su personal cuando usted llega con su lupa y su látigo de palabras cuestionando las cosas que no salieron como usted las pidió? ¿Se le ha ocurrido invertir los roles y que tal si usted fuera el trabajador empleado y su jefe fuera “el trabajador mal hablado”? – Piense – cómo le iría con su jefe si algo saliera mal.

Si en su finca sucede algo parecido a esta ejemplo ilustrativo es probable que este tipo de situaciones este interfiriendo de manera silenciosa en el bajo resultado obtenido en los procesos de producción, por la sencilla razón que los trabajadores no están apasionados en lo que hacen.

Cosa distinta sucede cuando el gerente muestra apertura y actúa con prudencia, el o los trabajadores estarán preocupados si sucede algo anómalo, pero esta preocupación no es por lo que dirá el jefe, sino más bien porque saben que no están logrando las metas que se han propuesto y son conscientes que eso los afecta a todos. Cuando un empleador logra crear un ambiente laboral sano, y la plena confianza de su personal de apoyo, y más aún, que ellos estén tan apropiados de la ganadería que también les “duele” si no se logran los resultados esperados, o cuando las cosas no marchan bien, es entonces cuando el ganadero gerente está logrando llevar a cabo un trabajo digno de respeto y admiración hacia su jefe, y con seguridad va a generar resultados más satisfactorios.

Admon del RH en Ganadería (Adm en Hda Montenegro 2)

Los fines de semana son un hueco…

Esto es algo que preocupa a muchos vaqueros cuando su jefe les dice que implementará PRV y les da a conocer cuáles serán los cambios, ellos pronto entienden que su trabajo está atado aun en los fines de semana, cambiar el ganado de potrero, llevar el mineral, darles el agua son actividades que no dan tregua. Cuando el vaquero se ausenta el fin de semana, suceden muchas cosas que se convierten en problema y si esto es repetitivo se van haciendo huecos del que no se puede salir.

Sin embargo cuando el vaquero organiza bien su trabajo puede disponer de tiempo para la recreación sin que ello implique caer en irresponsabilidad.

Ciertamente no todo el tiempo espere que su personal le rinda al 100%, después de todo hay días que son cansados y otros más livianos de tareas, y además son seres humanos con la posibilidad de equivocarse, no son máquinas que hacen todo igual siempre. Es algo bastante normal que de vez en cuando no rindan igual. Pero si el bajo rendimiento es una constante, descubra las causas y enseguida tendrá la solución. En muchas ocasiones solo basta con que tengan un descanso, y/o darles la oportunidad de que pasen tiempo con sus familiares aunque no sea turno de descanso. No siempre a un empleado se lo incentiva ofreciéndole dinero si mejora su desempeño, a veces el hecho de dejarles saber que nos importa su vida, y su bienestar en general, puede ser más motivante.

Para concluir, dejamos algunas frases que nos ayudan a reflexionar sobre el tema de hoy, y motivan a emprender cuanto antes acciones conducentes a la adopción y fomento entre nuestros equipos de trabajo de una mejor Cultura Empresarial Ganadera:

  • “El rendimiento de los trabajadores no es una constante” (G Billikopf).
  • “Solo hay algo peor que formar a tus empleados y que se vayan: no formarlos, y que se queden” (H. Ford).
  • “Forma muy bien a tu gente para que puedan marcharse, pero trátalos mejor para que nunca quieran irse” (R. Branson).

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

 

About the Author José Luis Garcia

Ingeniero en Gerencia Agropecuaria Equipo CEG-Sede Nicaragua