Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

 

Iniciamos semana con este Lunes de Agronomía, estudiando un nuevo capítulo alusivo a la BIOCENOSIS, y específicamente trabajaremos sobre la entomofauna del suelo (o también llamada fauna edáfica). Es muy común en el ámbito ganadero moderno, cuando palabras como sostenibilidad y sustentabilidad están en auge, referirse cada día con más interés y aceptación a temas como el que hoy queremos abordar, pero casi siempre se destacan con gran protagonismo en los diferentes medios los roles que desempeñan en la Ganadería Racional organismos vivos de la mesofauna como son las lombrices y los escarabajos. Y que emocionados se perciben los ganaderos que han apostado por tecnologías como el Pastoreo Racional Voisin (PRV), u otras de sus versiones o derivaciones, cuando por fin aparece alguno de estos dos en sus suelos y trabajando sobre las heces de su ganado.

Sin embargo, la biocenosis de los ecosistemas ganaderos es todavía un campo sumamente amplio y profundo, poco expuesto académicamente, y en la práctica es todo un mundo por descubrir.

Surge entonces, de manera particular, un ansioso interés por parte del equipo de profesionales de CEG Internacional, por investigar e ir descubriendo cada vez un poco más de los “secretos” que guarda este atractivo, interesante e importante universo relativamente “oculto” para el conocimiento y provecho de quienes nos desempeñamos en el maravilloso ámbito de la Ganadería Racional. Y es así como hemos ido encontrando poco a poco cosas muy interesantes que nos gusta compartir abiertamente con ustedes, quienes hacen parte de la comunidad ganadera mundial y que nos vienen siguiendo a través de estos medios electrónicos, esperando que sobre la base que vayamos generando podamos mantener un vínculo permanentemente constructivo en interacción con cada uno de ustedes, esperando que a través de estos medios podamos hacer intercambio de conocimientos y de experiencias enriquecedoras para todos.

Con esta motivación, hoy queremos compartir una nota dedicada específicamente a otro de esos organismos vivos que aunque bastante menos protagónico que las lombrices de tierra y los escarabajos peloteros en las ganaderías, no deja de sorprendernos con su invaluable aporte a la regeneración de suelos degradados, a la reconstitución, reestructuración y para ayudar a mantener la fertilidad natural y el equilibrio biológico de los mismos. Y es que, al igual que con las lombrices de tierra y los escarabajos, no estamos hablando de un solo animalito, sino de toda una comunidad de ellos dada su basta diversidad intraespecie, y a los cuales se les ha clasificado genéricamente como los miriápodos.

Si nunca antes leíste o escuchaste hablar de estos, te invitamos para que nos acompañes en el desarrollo de esta publicación para que los conozcas (aunque estamos absolutamente seguros que al menos una vez en tu vida los habrás visto pero probablemente nunca te percataste de su importantísimo rol en la naturaleza); y si es que ya haz conocido de ellos, igual te invitamos a leer esta nota, y al final nos gustaría que contribuyas dejando tus comentarios y/o compartiendo lo que sabes para complementar y seguir construyendo al respecto. De antemano gracias a todos por estar con nosotros en esto!

 

Entomología de los suelos en uso ganadero

Generalidades de los miriápodos

Los miriápodos como los insectos pertenecen al subphylum uniramia (hace referencia a que tienen apéndices de una sola rama) los que a su vez pertenecen al phylum más numeroso del planeta que son los artrópodos. Entre las dos clases mayores, los quilópodos y los diplópodos presentan grupos muy diversos y faunas globales con unas 10,000 especies para los llamados ciempiés y 80,000 especies para los milpiés. Sin embargo solo se han descrito 2800 especies de ciempiés y 7000 especies de milpiés. Su principal característica es que tienen muchas patas, de lo cual deriva el término miriápodos, y también los populares nombres de ciempiés y milpiés, entre otros.

Características anatómicas y fisiológicas

Son ovíparos y algunos vivíparos. Los Sínfilos, Diplópodos y Quilópodos pueden presentar partenogénesis (tipo de reproducción sexual que consiste en el desarrollo de una célula reproductora hasta llegar a formarse un nuevo individuo, sin que se produzca fecundación; normalmente es el óvulo el que se desarrolla de este modo – la fecundación de estos puede ser interna o externa). En la mayoría, el intercambio de esperma es indirecto mediante espermatóforos o a través de una bola de barro con esperma. En algunos el intercambio de esperma es directo, con cópula. El desarrollo embrionario es anamórfico (eclosionan con un numero de metámeros y apéndices inferior al de los adultos) y en Quilópodos también epimórfico (eclosionan con el numero característico de metámeros y apéndices de los adultos pero no pueden moverse ni comer).

Los mecanismos de defensa contra amenazas o posibles depredadores, de estos artrópodos es que algunas especies tropicales secretan sustancias repulsivas para ahuyentar a sus depredadores, o cuando se siente perjudicados se enrollan en sí mismos en forma de espiral para protegerse (comportamiento este por el cual son bastante reconocidos). En la clase quilópodo sus movimientos rápidos les permiten huir de sus depredadores con facilidad.

Los Miriápodos se dividen en cuatro clases:

  • Quilópodos (popularmente denominados ciempiés)
  • Diplópodos (popularmente denominados milpiés)
  • Paurópodos
  • Sínfilos

Los miriápodos, son artrópodos (invertebrados con simetría bilateral, el cuerpo segmentado y recubierto por un tegumento duro (exoesqueleto) y las patas articuladas), mandibulados y antenados, dotados de respiración traqueal, poseen una cantidad variable de segmentos (entre 6 y 200), la mayoría son terrestres y según la clase a la que pertenezcan sus formas pueden ser aplanadas o cilíndricas de tamaños desde los 2 a 6 cm. Algunas especies tropicales pueden llegar a medir hasta 30 cm, sin embargo estos últimos no son muy comunes. La mayoría de los miriápodos son lucífugos e higrófilos es decir que huyen de la oscuridad y buscan de la humedad.

Es común que las personas no hagan la diferencia (confundan) entre un quilópodo (ciempiés) y un diplópodo (milpiés), siempre se asume que un cienpiés es igual a un milpiés y en realidad no es así, estos animalitos aunque pertenecen al mismo phylum de los miriápodos, taxonómicamente pertenecen a clases distintas.

Diferencias morfológicas entre los ciempiés y los milpiés

Quilópodos o ciempiés: morfología y generalidades

Miriápodos (Ciempiés)

Los ciempiés son miriápodos que pertenecen a la clase de los quilópodos (chilopoda), su cuerpo generalmente es aplanado, posee muchos segmentos que varían desde los 15 hasta los 191, en cada segmento poseen un par de patas. La mayoría de las especies tienen una movilidad rápida.

Presentan unas forcípulas (brazos) o apéndices prensiles que están ubicados bajo su cabeza con las cuales inyectan el veneno a sus presas para matarlas. Una de las particularidades de esta especie es que son los únicos animales que pueden modificar sus patas en colmillos para inyectar veneno a otros organismos. La picadura de un ciempiés puede resultar dolorosa para un ser humano, mas no es letal ni de gravedad.

Los ciempiés son carnívoros, se alimentan de pequeños artrópodos, también se alimentan de sapos, ranas y hasta culebras. Su principal importancia como parte de la biocenosis de los ecosistemas ganaderos (suelo/pradera), es que son reguladores de poblaciones bióticas ayudando a mantener así el equilibrio de especies en estos ecosistema. Los hábitats habituales son los bosques, en la hojarasca, en el musgo. Algunas especies pueden vivir a 20 o 40 cm de profundidad del suelo.

Clase diplópodos o milpiés: morfología y generalidades

Miriápodos (Milpiés 1)

Esta clase comprende 15 órdenes los cuales están clasificados según algunas características morfológicas; como el número de patas y diplosegmentos, el perfil y forma general del cuerpo, la configuración de la cabeza, y la posición del aparato accesorio de los machos para el traslado de esperma. Los órdenes se dividen en dos subclases según la presencia o ausencia de calcio en el exoesqueleto y estructuras reproductoras.

  • Subclase Penicillata: tienen un cuerpo suave ya que su exoesqueleto carece de calcio, sus cuerpos están cubiertos con mechones de sedas, los machos no presentan apéndices copuladores, la reproducción ocurre sin el contacto entre los sexos.
  • Subclase Chilognatha: Son de cuerpo duro por la presencia de calcio en el exoesqueleto; las sedas esparcidas, nunca en mechones; los machos presentan apéndices reproductores, a diferencia de los penicillata se requiere el contacto entre los sexos para la reproducción.

Generalmente presentan cuerpo en forma subcilíndrica con diplosegmentos o segmentos fusionados, tienen dos pares de patas en cada segmento, siendo esta una de las principales características que la diferencia de los cienpiés.

Vale aclarar que ninguna clase de miriápodos tiene mil patas, este nombre es simplemente para hacer la diferencia de que los milpiés tienen más patas que los ciempiés.

Algunas especies de milpiés pueden llegar a tener hasta 350 pares de patas. Las patas de los milpiés se articulan con el cuerpo en la parte media ventral, por lo que no son muy visibles, en cambio en los cienpiés las patas se articulan lateralmente con el cuerpo y son claramente visible a lo largo de ambos lados.

La mayoría de los milpiés son lentos en sus movimientos, viven entre material vegetal en descomposición. La humedad de estos microambientes les proporciona la temperatura adecuada para su sobrevivencia. Los diplópodos son inofensivos y no representan ningún peligro para las personas, algunas especies secretan sustancias repulsivas que puede causar lesiones en la piel, pero estas son indoloras y después de 2 o 3 días desaparecen sin ninguna consecuencia.

En el siguiente cuadro presentamos algunas diferencias entre quilópodos y diplópodos:

Quilópodos (ciempiés)

Diplópodos (milpiés)

Cuerpo aplastado Cuerpo subcilíndrica a cilíndrico
Un par de patas por segmento Dos pares de patas por segmento
Patas laterales Patas ventrales ( en el vientre)
Con forcípulas Sin forcípulas
Carnívoros Herbívoros
Antenas largas Antenas cortas
Se desplaza con rapidez Movimientos lentos

Importancia de los milpiés en los ecosistemas ganaderos

Miriápodos (Milpiés 2)

El suelo es un medio complejo, dinámico y en constante evolución, este dinamismo lo adquiere del conjunto de poblaciones de seres vivos que integran cada ecosistema, sean estos especies vegetales, animales y demás organismos vivos. A todo el conjunto de estas poblaciones bióticas que viven en un ecosistema se le llama biocenosis. Entonces podemos decir que biocenosis es la asociación equilibrada de seres vivos en un mismo espacio.

En esta nota técnica queremos resaltar la función que desempeñan los miriápodos en la incorporación de material vegetal al suelo (como fuente de materia orgánica) pero específicamente nos vamos a referir a la clase diplópoda o milpiés.

Los milpiés son detritívoros, es decir se alimentan de material vegetal, por lo tanto se les puede llamar aceleradores en la incorporación de material orgánico de origen vegetal al suelo, ya que el material que es consumido por ellos se incorpora más rápido. El material vegetal que es descompuesto por organismos descomponedores como hongos y bacterias tarda mucho más tiempo para ser incorporado como materia orgánica al suelo.

Generalmente los miriápodos son más activos en países de clima tropical que en zonas templadas, en cambio la lombriz de tierra es más activa en este tipo de climas templados que en climas tropicales. Este hecho justifica la razón del por qué a los milpiés se les encuentran en mayor cantidad en zonas tropicales.

Algunos datos revelan que en grandes bosques de clima tropical estos miriápodos consumen hasta el 31% del material vegetal en estado de descomposición y en bosques de clima templado este consumo puede llegar al 15%.

Los milpiés para alimentarse de material vegetal lo fragmentan y lo humedecen con sustancias que secretan de su cavidad bucal para luego ingerirlo. Un dato muy relevante es que estos miriápodos por medio de la digestión transforman el material que han ingerido en compuestos ricos en nitrógeno lo que desencadena la activación de las bacterias fijadoras de nitrógeno en suelo y plantas. Este hecho es de gran importancia y beneficio para la nutrición de las plantas (pastos y forrajes, entre otros).

En sistemas de producción ganadera que son manejados con Pastoreo Racional, nuestro equipo de profesionales (Cultura Empresarial Ganadera Internacional) ha podido observar que la actividad de los milpiés es intensa, más que cualquier otra especie detritívora o descomponedora. En fincas de Nicaragua que implementan Pastoreo Racional Voisin (PRV) se ha encontrado en el estiércol de tres (3) días del ganado bovino entre 6 y 10 milpiés, esta cantidad va en aumento con el paso de los días.

Miriápodos (Bosta 3 días)

Hicimos observaciones en bostas de 12 a 13 días y 18 a 19 días, y se encontró que la cantidad de milpiés en algunas bostas era el doble y el triple que en bostas recientes (por supuesto, esto incrementa proporcionalmente el proceso de transformación e integración de las heces en materia orgánica para los suelos de las ganaderías).

Miriápodos (Bosta 19 días - 2)Miriápodos (Bosta 19 días)

En una de las fincas en donde se hizo la observación y que al momento de hacerlas ya tenía más de 6 meses haciendo PRV, se encontró en algunas bostas de más 30 días una cantidad abundante (incluso impresionante) de estos miriápodos, pues se logró contar hasta 70 individuos, y la bosta completamente convertida en materia orgánica, lista para nutrir al pasto.

Miriápodos (Bosta mas de 30 días - 2)Miriápodos (Bosta mas de 30 días)

Un milpiés puede recorrer en un minuto hasta 120 cm por lo tanto no son animales que permanezcan en un mismo sitio todo el tiempo. Esa capacidad de movilidad de los milpiés nos hace pensar el porqué los encontramos en bosta de apenas tres días.

Las razones del porqué a los milpiés les gusta alimentarse de las bostas del bovino son las siguientes:

  • Porqué la bosta que deposita el ganado bovino es material orgánico de origen vegetal.
  • Porqué ya está en un estado primario de descomposición, ya que el bovino al rumiar el pasto lo tritura y lo convierte en partículas finas, lo que les facilita el trabajo de alimentación a los milpiés.
  • Porqué la bosta le proporciona condiciones idóneas para sus hábitats y alimentación. Normalmente se les encuentra por debajo de la bosta, en este medio tienen la humedad y oscuridad que necesitan, se sienten seguros. Recuérdese que son lucífugos e higrófilos. Les gusta la humedad y la ausencia de luz.
  • Es posible que la presencia de organismos descomponedores como hongos y bacterias en la bosta, permita hacer una relación simbiótica entre los milpiés y estos organismos.

Comentario final

Si en las fincas que se hicieron estas observaciones se contaban entre 6 y 9 meses de haber empezado a implementar pastoreo racional, es lógico asumir que en fincas que ya tienen más tiempo con esta tecnología la biocenosis puede ser incluso más activa y el papel de los miriápodos más relevante.

De igual manera se hicieron observaciones en fincas vecinas pero que no hacen pastoreo racional y la presencia de milpiés es casi nula. En algunas bostas no se encontró ningún organismo. Esta gran diferencia se da por que las heces están contaminadas con antibióticos o desparasitantes de alto poder residual, o también en algunos potreros habían aplicado herbicida. Los antibióticos y venenos, por supuesto, son perjudiciales para la vida de todos estos organismos vivos del suelo, razón por la cual ellos migran hacia otros ambientes no contaminados, o mueren ante su exposición, lo que explicaría la nulidad o ausencia total de organismos vivos en heces y suelos de las ganaderías en las cuales no se implementa el pastoreo racional.

Otro aspecto a mencionar es que en ganaderías tradicionales los potreros son amplios y las heces del ganado quedan muy dispersas y ante tal condición la activación de organismos descomponedores y detritívoros es baja.

Conclusión

Podemos asegurar que el papel de los miriápodos y específicamente de los diplópodos o milpiés toma gran importancia para las ganaderías, ya que estos organismos son aceleradores de la descomposición del material vegetal, incorporan al suelo materia orgánica con alto valor nutricional, mejoran la porosidad (debido a su desplazamiento permanente por el suelo), y demás propiedades físicas y químicas del suelo.

Entonces es obvio pensar que estos artrópodos son esenciales para mejorar y/o recuperar la fertilidad de los suelos, pero esto solo es posible si el productor adopta tecnologías que favorezcan la conservación y equilibrio de las poblaciones bióticas de los ecosistemas.

Por supuesto, que hace falta estudiar más sobre esta maravillosa especie de insectos artrópodos para conocer y aprovechar todos los beneficios que ya detectamos y los muchos más que seguramente aun no descubrimos. Mientras tanto nuestro esquipo de profesionales en los diferentes países de América seguiremos observando y tomando notas de la actividad que desempeñan estos miriápodos (y otros organismos vivos que integran la fauna de los ecosistemas productivos ganaderos) para luego compartir esta información con todos ustedes, nuestros lectores y seguidores, y que seguramente será de mucha utilidad para la comunidad ganadera de todo el planeta, siempre apuntando hacia la sostenibilidad y sustentabilidad de esta imprescindible actividad para garantizar la seguridad alimentaria mundial en los años presentes y los que están por venir.

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

About the Author José Luis Garcia

Ingeniero en Gerencia Agropecuaria Equipo CEG-Sede Nicaragua

4 comentarios

  1. “…Una de las particularidades de esta especie es que son los únicos animales que pueden modificar sus patas en colmillos para inyectar veneno a otros organismos. La picadura de un ciempiés puede resultar dolorosa para un ser humano, mas no es letal ni de gravedad.” Tengo borregosen PRV y hemos tenido muertes sin causa aparente, por lo que parecería una buena posibilidad que la causa sea la picadura de un cien pies?

    Me gusta

    1. Saludos estimado Santiago. Fíjate que en el caso de los mil pies pueden causar irritación en la piel, yo sufrí irritación en los dedos cuando los estuve manipulando para tomar las fotos de esta nota, mas no es nada grave.
      Considero improbable que los cien pies puedan causar muerte al ganado.
      Un abrazo.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.