Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

En este Miércoles de Administración con CEG Internacional dedicaremos esta publicación al asunto de la “empresarización” del negocio ganadero, con el propósito de compartir información y a la vez de aportar conceptos e ideas útiles intentando contribuir al mejoramiento que cada productor desea impartir en su actividad ganadera.

sostenible-o-sustentable-world-animal-protection-en-colombia

En el presente y de cara al futuro, la ganadería tiene sendos retos por afrontar, y desde todos los ángulos, es decir, en lo ecológico, en lo social, en lo político, en lo sectorial o gremial, y claramente también en lo económico hasta porque todo lo que acontece en el entorno siempre se refleja directa o indirectamente en el ámbito económico de cada ganadería. Y lógicamente, esto es algo que nos preocupa, ya que millones de familias en el planeta dependen de la rentabilidad de los negocios de la ganadería, al tiempo que la mayoría de los humanos que habitamos en el planeta necesitamos de los alimentos que se producen en las ganaderías, y la seguridad alimentaria del planeta entero depende de la sostenibilidad y perpetuidad de cada ganadería sobre las faz de la tierra.

En este sentido, siempre estaremos dispuestos a aportar todo lo que podamos para que cada ganadería pueda mantenerse estable a largo plazo en el negocio de la producción y comercialización de alimentos de origen animal, pero de una manera que sea también favorable para los productores en todo sentido. Y una de las áreas en las cuales insistiremos repetitivamente hasta verlo hecho realidad, es el área administrativa. El mensaje global de esta nota no es nuevo entonces, y de hecho, cada vez ha ganado mayor posicionamiento como tema de conversación entre productores, que poco a poco han hecho consciencia de ello y de una u otra forma lo han ido acogiendo, y es aquel principio que dice que “la ganadería debe ser administrada como toda empresa”.

¡Así es, estimadas y estimados productores ganaderos! La ganadería de hoy es un negocio que a pesar de que las ganancias diarias que genera apenas se cuenta por cientos o por miles, lleva implícita una inversión millonaria. Si hacemos cuentas, el mayor valor lo tiene la tierra, y la tendencia mundial es que el costo de la misma siga aumentando. Por supuesto, esto conlleva a que para hacer ganadería en tierras costosas estemos dispuestos a pagar altos impuestos prediales al estado. Claro está que además del costo de la tierra se agrega el costo de la infraestructura, porque una ganadería eficiente no se hace en una tierra que no esté acondicionada para ello, y si hacemos cuentas de cuanto se invierte en construcciones, cercas, acueducto, energía, etc. e incluso, la dotación de herramientas, equipos, maquinaria, etc. y en general todo lo necesario para poder acondicionar el terreno y ejercer las actividades diarias, de modo que podamos realizar una ganadería rentable, con seguridad habremos incrementado considerablemente el valor del activo tierra e infraestructura. Y el segundo activo de mayor impacto en la ganadería está en los semovientes (los animales de producción), que será proporcional al tamaño del terreno. Luego está la mano de obra que cuando un patrono quiere ser justo con sus empleados, está dispuesto a pagar buenos salarios y prestaciones sociales para garantizar el bienestar de ellos y sus familias. Y luego viene el costo de todos los insumos, y gastos variables que mes tras mes demanda la actividad agrícola (cultivo de pastos y forrajes) como también la actividad pecuaria (sostenimiento de los animales).

administracion-encabezado

Si cada productor se da a la tarea de elaborar un listado detallado de cada una de las inversiones, costos y gastos que demanda su actividad ganadera (y dicho sea de paso, que esto es algo que TODO GANADERO debe hacer sin falta), claramente observaremos la cuantiosa suma o capital que se tiene invertido en este negocio en cada granja de producción, no importa si es pequeña, mediana o grande, puesto que lógicamente el tamaño de la inversión será proporcional al tamaño de la granja y/o de la ganadería, pero en todas y cada una de ellas, también en su respectiva proporción, siempre estará allí representado un capital o patrimonio bastante considerable. Y hay que decir, que fácilmente, es un capital que supera el de muchísimos negocios o empresas urbanas.

Sorprendentemente, esta realidad contrasta con otra, y es que en la gran mayoría de los casos los productores de bajos recursos pocas veces se formaron profesionalmente (por no decir nunca, ya que algunos pudieron haberlo hecho) como gerentes o administradores para sus negocios ganaderos y más bien lo han manejado por intuición o de lo aprendido empíricamente, y me refiero a aquellos que viven en sus ganaderías y dependen solo de los ingresos que esa les genera; entre tanto, los productores de mejores recursos, y específicamente aquellos que se formaron profesionalmente pero no precisamente como gerentes o administradores de sus negocios ganaderos, sino en otros ámbitos (por lo cual se dedican a ejercer otras profesiones) y paralelamente mantienen inversiones en la ganadería teniendo que dejarlas a cargo de un empleado, que lastimosamente en un sinfín de casos se trata de personas con un nivel limitado o nulo de escolaridad. ¡Esto es toda una paradoja! O tal vez, debería decir ¡todo un absurdo!

La cuestión es esta: ¿Cómo es que entregamos la administración de nuestras ganaderías en las cuales se tiene invertido un cuantioso capital y hasta el patrimonio familiar, en las manos de personas que no están preparadas profesionalmente para ello?

Si lo analizamos bien, y nos damos a la tarea de comparar el negocio ganadero con otro tipo de negocios urbanos, fácilmente encontraremos cualquier cantidad de casos de EMPRESAS en las que el capital invertido es exageradamente inferior en comparación con el que representa un establecimiento de producción agropecuaria en campo. Contrastantemente, son empresas que si se manejan como empresas, contratan profesionales titulados para ejercer el rol gerencial (o en la mayoría de los casos este lo asume su propietario), así como también contratan otros profesionales para ejercer cargos ejecutivos (mandos medios) y operativos, y se pagan salarios bastante superiores a lo que se paga por lo general en una ganadería (que a veces da tristeza ver algunos patronos que ya pagando poco no ven como bajarle más o prescindir de algunos empleados para abaratar los costos y/o gastos en mano de obra). ¿Qué es lo que hacen estos empresarios de ciudad, que no hacen los productores en campo? (y extrañamente, muchos propietarios de ganaderías son a la vez de estos empresarios de ciudad, propietarios o empleados de estas empresas estructuradas como tal, con toda una cultura corporativa, que paradójicamente no le imprimen a sus negocios ganaderos).

Y para dar respuesta a esta pregunta, probablemente basta con decir que no va más allá de un asunto cultural, pues no tenemos miedo de emprender empresas en la ciudad porque ejercemos profesiones para las cuales nos formamos y preparamos debidamente, y estamos en este sentido positivamente afectados por la cultura urbana, que subconscientemente (o también a consciencia) nos impulsa insistentemente a forjar empresa, crear oportunidades laborales, ilusionarnos con ser propietarios de prósperas empresas o al menos ocupar un cargo importante en alguna de ellas. Pero tristemente no es así cuando miramos hacia el campo, hacia los negocios agropecuarios, en donde la tradición cultural es opuesta, no lo vemos como una oportunidad de hacer empresa sino como una especie de pasatiempos o el lugar donde iremos a desestresarnos del trajín citadino, y hasta hemos aprendido mal a que las actividades agropecuarias no requieren la presencia de profesionales que dirijan su rumbo, y nos parece que cualquier hijo de vecino puede hacerse cargo de ellas.

En alguna otra nota quiero dedicarle espacio a hablar un poco más profundamente sobre la situación que está afrontando el campo en materia de lo social (otro de los retos que ya estamos afrontando en la ganadería y de los cuales sentimos el coletazo del exilio de la gente joven del campo hacia las ciudades supuestamente en la búsqueda de “mejores oportunidades”). Pero, por lo pronto quiero decir que estamos bastante equivocados en pensar que podemos lograr tener empresas ganaderas administradas por un recurso humano de limitada capacidad intelectual.

Y esto lo digo porque se perfectamente que en la mente de algunos hay cualquier cantidad de excusas para justificar el no contratar gente preparada para llevar las riendas de sus negocios ganaderos, por ejemplo, que la ganadería no produce la misma rentabilidad que las empresas de ciudad, y que por esta razón no es posible pagar el salario de un profesional o varios de ellos, entre otras excusas similares, pero no se están dando cuenta que están esclavizados en un paradigma que a la vez es otro de esos círculos viciosos que se dan en la ganadería: “No contrato porque el negocio no da lo suficiente”… Pero para que de lo suficiente necesita una mejor administración que produzca mejores resultados y alcance para poder pagar una administración profesional que a la vez produzca ganancias.

Si no queremos o no podemos asumir en cabeza propia el rol gerencial que nuestra ganadería demanda, y tampoco estamos dispuestos a contratar un profesional idóneo para que le podamos delegar esta función, sencillamente la ganadería nunca va a producir resultados eficientes. En pocas palabras, no podemos esperar que la ganadería produzca las ganancias que da una eficiente empresa, manejándola con tan absoluta informalidad y sin ningún criterio empresarial. Si queremos lograr resultados de estatus empresarial, pues hay que vencer los paradigmas, salir de los círculos viciosos, e imprimir a todo nivel esos criterios de gerencia empresarial.

Empresarización Ganadera (Gráfica Curva Progreso)

Cada quien cosechará lo que siembre, esta es una ley natural, “no puedes pedirle peras al olmo” reza un adagio popular y es real; si no inviertes en una óptima gerencia y administración para tu ganadería, no esperes cosechar abundancia; si no haces de tu ganadería una empresa, seguirá produciendo en la misma proporción del manejo que le das.

Con lo dicho hasta aquí, y en esto quiero ser muy claro, no estamos pretendiendo despreciar la mano de obra no calificada profesionalmente. Todo lo contrario, ponderando lo valioso que es el aporte de las personas de campo en el ejercicio de la tareas operativas (las de rutina), lo que intentamos hacer notar es que ellos podrán ser mucho más productivos y eficientes en sus labores en la medida que cuenten con un idóneo “director”, que diseñe sus planes de trabajo, que los capacite para llevar cada una de sus tareas a cabo con excelencia, que los motive cada vez que sea posible, que los impulse y los oriente permanentemente por el camino correcto, que les proponga metas y los conduzca en el desarrollo de estrategias apropiadas para poder alcanzar cada una de ellas a corto, mediano y largo plazos. No puede haber éxito en un ejército sin comandantes, como no puede haber progreso en un país sin gobernantes, ni tampoco se producirá buena música en una banda que no cuente con la participación de un idóneo director de orquesta. Así son las empresas ganaderas, podemos disponer de muy buenos empleados, pero sin dirección alguna no producen progreso.

Para complementar, y tener un panorama más claro, de por qué es conveniente convertir cada granja en una empresa ganadera, quiero exponer algunas consideraciones relevantes, de cara a esos retos que tendremos que afrontar como ganaderos en los próximos años.

A continuación listaré para ustedes lo que hemos identificado que son las posibles (casi seguras) dificultades que enmarcan el contexto o entorno en el cual estaremos ejerciendo la actividad de la Ganadería (como actividad comercial y/o de negocios) en los próximos años, y que afectarán, queramos o no, nuestro desempeño administrativo/gerencial y el de nuestros empleados, y por lo tanto los resultados en productividad, rentabilidad y competitividad como ganaderos:

  1. Baja productividad del capital humano
  2. Desarrollo personal vs Escasez de mano de obra en el campo
  3. Baja escolaridad y capacitación técnica en empleados
  4. Alto nivel de incumplimiento de Normas Sanitarias (en la producción, procesamiento y comercialización)
  5. Baja capacidad de vigilancia de autoridades sanitarias
  6. Alta informalidad en toda la cadena
  7. Bajo nivel de integración en la cadena
  8. Alta intermediación en la cadena
  9. Bajo nivel de desarrollo de sistemas de comercialización
  10. Poca transferencia de tecnología a los productores
  11. Baja diversificación de productos
  12. Mínima o nula innovación (producto final)
  13. Mínima oferta de alimentos con certificado(s) de calidad
  14. Problemas de infraestructura (carreteras, plantas, etc.)
  15. Trazabilidad nula o precaria
  16. Precios bajos o estancados para el productor

Ahora listaré las principales dificultades identificadas que enmarcan el contexto del sector primario, es decir, de los productores como tal en su desempeño como administradores de sus ganaderías:

  1. Gerencia y/o Administración “a distancia”
  2. Poco acompañamiento de profesionales
  3. Falta de integración entre profesionales
  4. Alto costo de Asistencia Técnica
  5. Bajos niveles de tecnificación
  6. Escasa aplicación de Buenas Prácticas Ganaderas
  7. Altos costos de los insumos para la producción
  8. Ineficiencia en el manejo de pasturas y forrajes
  9. Indicadores de productividad muy bajos (Bajas tasas de natalidad, Bajas ganancias de peso, Baja producción de leche, Muy baja producción por hectárea)
  10. Flujo de caja infrecuente y/o Ingresos insuficientes
  11. Bajas tasas de rentabilidad
  12. Alto endeudamiento
  13. Compras y Ventas con alta intermediación
  14. EL GANADERO NO ACTÚA COMO EMPRESARIO

Claramente el panorama no es favorable. Las dificultades que enmarcan nuestro sector, y nuestro ejercicio de la profesión ganadera, hasta hoy, son muchas y de diversa índole, y en los próximos años no van a ser ni menos, ni tampoco fáciles de resolver, e incluso, la tendencia muestra que tal vez el entorno social, político, ecológico, tecnológico, y económico, entre otras cosas, ejercerán una presión mayor sobre el desarrollo de la actividad ganadera tanto como sector agroindustrial, como también a nivel particular (en cada ganadería), tornándose el panorama más complejo aún.

Por esta razón debemos estar preparados, para ejercer nuestro rol gerencial y/o administrativo, y en caso de no poder ejercerlo en cabeza propia, estar dispuesto a delegarlo en alguien de confianza, y que esté idóneamente preparado profesionalmente para asumir este fundamental rol, haciendo una realidad el cumplimiento de la premisa de HACER DE CADA GANADERÍA UNA EMPRESA.

gerencia-eficiente-minagricultura

Para concluir esta nota, postularé algunas OPORTUNIDADES que tenemos también identificadas, y que podemos anotar como CLAVES PARA LA “EMPREZARIZACIÓN” DE LAS GANADERÍAS. Si usted está de acuerdo en que definitivamente debe imprimir un cambio radical en el ámbito administrativo de su negocio ganadero, para así poder conseguir mejores resultados, tome nota de lo que deberá imprimir a su negocio en particular en su rol gerencial empresarial ganadero:

  1. INNOVACIÓN para producir lo que nadie más produce, y así poder ser más competitivo
  2. ADAPTACIÓN a los cambios socioculturales y demográficos actuales y futuros, de manera que tu empresa responda de la mejor manera posible a las nuevas necesidades provocadas por estos cambios
  3. TECNOLOGÍA. Incorporación a su actividad de los posibles usos de internet, los smartphones, tabletas, notebooks, u otros, así como la apropiación de software que faciliten su tarea gerencial y/o administrativa, y aportar nuevas maneras de dar respuesta a las necesidades del cliente
  4. ACUERDOS con proveedores o clientes, del país o del exterior, de manera que tengas un negocio más global y competitivo
  5. CAPACITACIÓN porque como dice un adagio popular: 2el agua que se estanca, se pudre”. Usted debe estar abierto la búsqueda, captura y apropiación de nueva información, así como de asistir a cursos de actualización en ganadería, y/o explorar tecnologías que se muestren racionalmente aplicables, y contribuyentes no solo a obtener mejores resultados de productividad, sino al mismo tiempo, le ayuden a minimizar costos y gastos, sin sacrificar le calidad de sus productos ni la eficiencia de sus empleados, e incluso, sus empleados deben también estar en capacitación constante, para que puedan entender el mismo lenguaje que usted tendrá que usar, y captar rápidamente las ideas que usted desea transmitirles para que ellos las puedan dinamizar y convertir en resultados positivos
  6. INTEGRACIÓN con otros productores que trabajen en sus ganaderías lo mismo que usted o similar, para que puedan intercambiar conocimientos o experiencias y aportarse los unos a los otros de modo que cada uno pueda realizar un mejor trabajo cada día; y de otro lado, para lograr encadenamientos que les permita producir un mayor volumen como grupo, y así tener un mayor poder de negociación tanto para sus proveedurías como para el comercio de sus productos en un entorno más justo

Gracias estimad@s amig@s de la comunidad ganadera internacional, por su atención y por darle valor a la información que día a día compartimos con ustedes. Esperamos que haya sido útil para usted esta nota, y no se desconecte de nuestra web/blog que seguiremos tratando temas similares en próximas publicaciones. Recuerde que todos los miércoles abordamos el eje temático de todo lo relacionado con el ámbito administrativo y/o gerencial y de negocios aplicable a las actividades ganaderas. Suscríbase como usuario de nuestra web para que pueda recibir estas publicaciones directamente en su correo electrónico y así pueda coleccionarlas y consultarlas cada vez que lo desee.

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

About the Author Zoot. Esp. Michael Rua Franco

Zootecnista (Universidad de Antioquia) Especialista en Nutrición Animal (U.D.C.A.) Experto en Ganadería Racional/Ecológica

One comment

  1. exelente tema e importanticimo es una realidad q se esta viviendo en estos momentos donde los insumos cada vez son mas costosos y dificiles de ubicar no tener como tomar una decision por no contar con informacion veras y eficas nos lleva a cometer errores q salen muy costosso

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.