Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

¿Carga animal o Carga instantánea?

Tremenda cuestión! (Cap. 1)

Hay ciertos temas, como el de hoy, en el que inevitablemente se nos cruzan dos ejes temáticos. Para este caso en particular, aunque abordaremos el tema de la CARGA ANIMAL en las ganaderías desde la perspectiva zootécnica, de paso habrá que tocar ciertos aspectos de la gerencia o administración de empresas ganaderas. Como sabemos, el manejo de indicadores de gestión es competencia directa del área administrativa o gerencial de la empresa, sin embargo, corresponde al rol del zootecnista generar tales indicadores. Pero, en cierto modo, también tendremos que tocar aspectos agronómicos, veterinarios y también ecológicos. En pocas palabras, el tema de hoy es uno de los que evidencia que la ganadería es una actividad ante todo HOLÍSTICA, es decir, estamos ante un sistema biológico que debe ser procesado en conjunto, como un todo integrado, y no individualizando las partes que lo componen aun cuando así sean consideradas. Vamos pues a trabajar juntos en este importante tema del día partiendo del cuestionamiento con el que titulamos la nota: ¿Carga animal o Carga instantánea? Tremenda cuestión!

Ampliemos un poco más el marco de este cuestionamiento. Probablemente la mayoría de lectores ha usado o conoce la expresión carga animal, sin embargo, para otra mayoría (no necesariamente para los mismos), la expresión carga instantánea no resulta tan conocida, de hecho, para muchos es algo totalmente desconocido.

Por esto, a través de esta nota, que entregaremos en varios capítulos, no solo pretendemos dejar claro qué es, sino la utilidad o aprovechamiento que podemos darle. ¿Qué relación existe entre carga animal y carga instantánea? o ¿En qué se diferencian? y/o ¿Para qué le sirve al ganadero conocerlas y entender cómo pueden ser parte de sus herramientas operativas, en cuanto al manejo del ganado, del suelo, de las pasturas, de los ecosistemas de pastoreo, o también una de sus herramientas gerenciales en cuanto a la toma de decisiones más acertadas para su negocio ganadero?

Esperamos que al final de la nota, desde el primero hasta el último capítulo que la compone, hayamos logrado dejar en claro estos cuestionamientos…

¿Qué es la Carga Animal?

Se define como la relación entre la cantidad de animales y la superficie ganadera que ocupan en un tiempo determinado (Bavera y Bocco, 2001), con el fin de sostener una producción animal determinada (Pérez, F. 2003). O también puede definirse como la cantidad de ganado bovino (u otros animales de pastoreo), referido en unidades de animal, que se pueden mantener en una superficie determinada en un año sin deteriorar los recursos naturales (SAGARPA, 2017).

Me declaro a favor de la definición de SAGARPA México, específicamente por incluir en ella el aspecto alusivo a la SUSTENTABILIDAD que debe siempre estar implícita en las actividades de índole agropecuario, y en este caso, especialmente ganaderas (honestamente, he revisado cualquier cantidad de artículos referidos a carga animal y solo en la definición de SAGARPA encontré tal cosa, lo que me parece fenomenal, y por lo tanto, digno de ser citado en esta nota).

Pero, quiero ser aún un tanto más explícito para los propósitos que antes mencioné, por eso para que logremos una mejor conceptualización de la expresión carga animal complementaremos estas definiciones de Bavera y Bocco (Argentina) y SAGARPA (México), anotaremos lo siguiente: en toda relación siempre hay dos o más participantes. No puede haber una relación de un solo participante. Así que al hablar de carga animal tenemos, en principio, dos participantes en la relación: la cantidad de animales y la cantidad de tierra que estos ocupan (animales vs tierra).

¿Cómo se expresa en Zootecnia la Carga Animal?

Podemos expresarlo, además de la definición textual, también numéricamente, y para ello citaremos un ejemplo: Supóngase que queremos calcular la carga animal para una ganadería que ocupa 100 Ha de tierra cultivadas en pastura y 100 cabezas de ganado. ¿Cuál es la relación animales/tierra en este caso?

Carga animal = 100 cabezas de ganado ÷ 100 hectáreas de tierra = 1 cabeza/Ha

El resultado puede ser leído o interpretado de diferentes maneras, que al final van a significar exactamente lo mismo. Entre otras, por ejemplo:

  • Cada hectárea de tierra de esta ganadería sostiene 1 cabeza de ganado
  • Cada cabeza animal ocupa 1 hectárea para su sostenimiento
  • El pasto producido en 1 hectárea de tierra alcanza máximo para 1 cabeza
  • Para que 1 cabeza de ganado pueda cosechar la comida que necesita requiere 1 hectárea

Como se puede observar, el cálculo de carga animal para una ganadería es un procedimiento muy simple, sencillo, fácil de obtener, porque no es más que una división entre el número total de unidades animales (sin excluir ni diferenciar ninguna de ellas) que conforman la ganadería, y el total de terreno que está siendo ocupado por estos animales para su sostenimiento.

¿Cuándo o para qué se usa este valor?

En la zootecnia y/o en la administración de empresas agropecuarias, se usa esta expresión como un INDICADOR DE GESTIÓN, ya que por sus características, permite deducir el grado de eficiencia con que se está usando la tierra. Aunque, para que funcione de esta manera, se requerirá de un valor comparativo, pues en realidad la carga animal por sí sola no dice mucho (para un desconocedor incluso no dice nada).

Para que la carga animal cobre un valor significativo como indicador de gestión, entonces, vamos a necesitar conocer el parámetro con referencia al cuál podremos hacer el comparativo, de tal modo que por diferencia deduzcamos si la ganadería es eficiente o no. Y este parámetro es reconocido en la zootecnia como CAPACIDAD DE CARGA. Pero, antes de definirlo y pautar la manera como hemos de usarlo, es importante anotar algunos aspectos adicionales con respecto a la carga animal propiamente dicha.

Carga Animal vs Tiempo

Hemos dicho que en toda relación debe haber dos o más participantes. Hasta ahora solo hablamos de dos, pero en esta relación entre animales y tierra existe un tercero, que de acuerdo con Bavera y Bocco (Argentina, 2001), corresponde a la participación del tiempo. Cuando involucramos el tiempo en la relación entre animales y tierra, la expresión de carga animal adquiere un valor más significativo como indicador de gestión de la empresa ganadera, ya que así podemos valorar no solo cuántas cabezas podemos manejar en una hectárea de tierra sino por cuanto tiempo, ya que no es lo mismo pastorear 1 hectárea en 24 horas que durante 7 días, o durante 1 o 2 meses consecutivos.

La carga animal de una ganadería no suele variar durante un plazo determinado, aunque esto va a depender del propósito productivo de cada ganadería. Una que se dedique por ejemplo a engordar ganado, casi siempre lo hacen mediante lo que en zootecnia se identifica como el sistema “todo dentro – todo fuera”, es decir, el ganadero no hace compras de ganado frecuentes, sino que hace una compra una vez al año por ejemplo, así que todo el ganado entra en una misma temporada (flaco) y solamente salen cuando estén todos para la venta (gordos). Las únicas salidas que se registran durante todo el tiempo que les toma engordar son por eventuales descartes o muertes. Así que el inventario suele ser muy estable en este tipo de casos.

O por ejemplo, en ganaderías de cría, ordeño o en doble propósito, la vacada no se está relevando con frecuencia, probablemente una vez al año se haga un “despaje” (descarte de vacas), de modo que el inventario de vacas no suele ser muy fluctuante, aunque en este tipo de ganaderías lo que sí puede variar es el inventario de crías nacidas, y la frecuencia de nacimientos dependerá del número de vacas gestando. Mientras más grande sea la ganadería (mayor número de vacas), desde luego será más frecuente la fluctuación del inventario registrando nuevas entradas cada vez que se presentan nacimientos.

Pero, digamos que en términos generales, durante el curso de un año, los inventarios de las ganaderías (exceptuando las de cría) suelen ser muy estables. Por consecuencia, la carga animal no suele ser muy fluctuante, y se logra mantener en un rango relativamente estrecho.

Así pues, cuando relacionamos las unidades animales (U.A.) con la unidad de tierra (Ha) y la unidad de tiempo, se suele dar por entendido de que estamos hablando de UA/Ha/año. Y tal vez sea más entendible con un ejemplo: Hablábamos de una ganadería de 100 Ha de tierra ocupadas con 100 UA. Supongamos que se trata de una ganadería de engorde, en la que se manejan por ejemplo ingresos de ganado cuando están recién destetados (supongamos aprox. 150 kg/UA), y las salidas se dan en el momento que alcanzan el peso para ir a la faena (supongamos aprox. 450 kg/UA), y digamos que en esta ganadería se registra una ganancia diaria de peso promedio de 500 gr/UA/día. Calculemos para esta ganadería la carga animal:

  • Peso de entrada: 150 kg
  • Peso de salida: 450 kg
  • Diferencia entre peso de entrada y salida: 450 kg – 150 Kg = 300 kg

Inicialmente debemos establecer cuánto tiempo le tomará a estos animales alcanzar el peso de faena (450 kg promedio). Para ello dividimos los 300 kg que tendrán que engordar, entre la ganancia diaria de peso en kilos (500 gr = 0,5 Kg), entonces:

Tiempo de engorde = 300 kg ÷ 0,5 Kg/día = 600 días

Esto corresponde a 600 días ÷ 365 días/año = 1,64 años (o también podemos hablar de un total aproximado de 85 a 86 semanas, considerando que cada año tiene 52 semanas)

Significa entonces que a las 100 UA de engorde que vamos a mantener en la ganadería les tomará 1,64 años (85 a 86 semanas) pasar de su peso inicial (150 kg) a obtener el peso de faena (450 kg), que a su vez significa que durante este mismo periodo vamos a sostener una carga de 100 UA. Es decir, durante aprox. 86 semanas las 100 Ha deberán soportar la carga de 100 UA de hasta 450 Kg de peso corporal.

Ahora bien, la carga animal expresada en Unidades Animales (UA) no va a cambiar en nada de un año al siguiente, y de hacerlo, probablemente sea para disminuir, ya que los animales que ingresan van a ir ganando peso (y a la vez su talla, ya que conforme van ganando peso irán también creciendo), lo que implica que van a ir demandando más comida mes tras mes, y si el terreno en el cual pastorean no se va acondicionando para este incremento en la demanda de comida, tendrá que irse descargando, es decir, habrá que ir dando salida a algunos animales para ir ajustando la cantidad de UA a la oferta forrajera disponible. Entonces:

Carga animal (UA/Ha/año) = 100 UA/año ÷ 100 Ha = 1 UA/Ha/año

Nótese que el resultado para UA/Ha de carga animal que habíamos calculado antes, es exactamente el mismo resultado para UA/Ha/año en este caso. Es decir, aunque involucramos la unidad de tiempo, que en este caso es el año, esto no influyó para nada en el resultado de carga animal. Esto es, porque todavía no hemos incorporado otros participantes en la relación, como por ejemplo, la cantidad de pasto producida y ofrecida al ganado, o por ejemplo, la edad, o el peso de los animales. Pero, la verdad es que, la expresión de carga animal, por sí misma, no contempla estas variables, ya que esta expresión no fue creada para valorar dichos aspectos de la zootecnia.

Lo que pretendo demostrar con esto, concretamente, es que, si bien la carga animal como indicador de gestión me permite indagar un cierto estatus de eficiencia en el uso de la tierra destinada al pastoreo con ganado, no es propiamente una herramienta muy útil para la gerencia o administración de la empresa ganadera, o que como tal sea suficiente para permitirnos tomar decisiones de peso, de trascendencia o relevancia para el negocio, ya que omite otras variables importantes.

Para decirlo de otra manera: cuando calculamos la carga animal de una ganadería cualquiera, para un período determinado, podemos estimar cuántas cabezas somos capaces de sostener por cada hectárea de terreno destinado al pastoreo en nuestra propiedad, y desde luego, en la medida que tengamos más UA podemos suponer que somos más eficientes, mientras que en la medida que tengamos menos UA podríamos suponer que somos menos eficientes, pero no lo podremos leer y entender literalmente así, y trataré de explicar por qué con otro ejemplo:

Vamos a comparar tres ganaderías, una de las cuales cuenta con 50 vacas de 500 kg de peso corporal en promedio pastoreando en 50 Ha, otra ganadería que cuenta con 100 novillos de 250 kg de peso corporal promedio pastoreando en 50 Ha, y otra que cuenta con 500 borregos de 50 kg de peso corporal promedio pastoreando en 50 Ha. ¿Cuál es la carga animal para cada una de estas ganaderías, cuál de ellas tiene la menor carga animal, cuál tiene la mayor carga animal, y cuál tiene una carga animal intermedia? Veamos:

  • Ganadería N° 1: 50 UA (vacas de 500 kg)
  • Ganadería N° 2: 100 UA (novillos de 250 kg)
  • Ganadería N° 3: 500 UA (borregos de 50 kg)
  • Área de pastoreo: 50 Ha para cada una de las tres ganaderías

Calculemos sus carga animales:

  • Ganadería N° 1: 50 UA ÷ 50 Ha = 1 UA/Ha (la menor carga animal)
  • Ganadería N° 2: 100 UA ÷ 50 Ha = 2 UA/Ha (la carga animal intermedia)
  • Ganadería N° 3: 500 UA ÷ 50 Ha = 100 UA/Ha (la mayor carga animal)

100 UA/Ha > 2 UA/Ha > 1 UA/Ha (la mayor carga animal la tiene la Ganadería N° 3)

¿Podemos afirmar, de acuerdo con los resultados, que la Ganadería N° 3 sea más eficiente que las Ganaderías N° 2 y 1? O que ¿la Ganadería N° 2 es menos eficiente que la N° 3 pero más eficiente que la N° 1? O que ¿La ganadería N° 1 sea menos eficiente que la 2 y la 3?

De ninguna manera podemos realizar estas afirmaciones, porque en el cálculo de carga animal expresado simple y llanamente como Unidades Animales (UA) en relación a Unidad de Tierra (Ha), es decir, como UA/Ha, no se tuvo en consideración el tipo de animal ni su respectivo peso corporal. ¿Qué pasaría si decidimos considerarlo? Veamos:

  • Ganadería N° 1: 50 vacas x 500 kg = 25.000 Kg
  • Ganadería N° 2: 100 novillos x 250 Kg = 25.000 kg
  • Ganadería N° 3: 500 borregos x 50 Kg = 25.000 Kg

Calculemos las cargas animales relacionando kilos de ganado con unidad de tierra:

  • Ganadería N° 1: 25.000 Kg ÷ 50 Ha = 500 Kg/Ha
  • Ganadería N° 2: 25.000 Kg ÷ 50 Ha = 500 Kg/Ha
  • Ganadería N° 3: 25.000 Kg ÷ 50 Ha = 500 Kg/Ha

Nótese que al considerar los pesos corporales de los animales de cada una de las tres ganaderías, y luego calcular la carga animal con base en los pesos corporales y no en las unidades animales, a pesar de que una ganadería cuenta con 50 UA, otra con 100 UA, y otra con 500 UA, los kilos de ganado para las tres ganaderías son exactamente iguales, de 25.000 Kg cada una, que relacionadas con las 50 Ha de las que dispone cada ganadería, nos arroja una carga animal de 500 Kg/Ha cada una, indicando que las tres ganaderías en realidad están soportando exactamente la misma carga animal, de modo que ninguna supera a la otra en cuanto a carga animal propiamente dicha.

Sin embargo, todavía no podemos establecer cuál de ellas es más eficiente. Para ello tendremos que considerar otras variables, de modo que podamos establecer indicadores más específicos que rindan cuenta de la verdadera eficiencia en el uso de la tierra en pastoreo para cada una de estas ganaderías.

Conclusiones preliminares de este capítulo

Para concluir la primera idea de esta nota, lo que se quiere expresar con estos simples ejercicios numéricos, y las explicaciones dadas, es que si bien el cálculo de carga animal es muy importante (porque no estamos queriendo restarle importancia), no reviste ninguna relevancia en la gestión del negocio ganadero, mientras su valor no esté asociado con otras variables zootécnicas.

Hemos dicho además que para poder darle utilidad a este valor, es necesario comparar nuestra ganadería contra otros parámetros similares, y solemos hacer comparaciones entre ganaderías. Si como ganaderos nos damos a la tarea de comparar nuestra carga animal con la de otras ganaderías, y pasamos por alto la consideración de que esta expresión no lleva implícitas las variables zootécnicas que dan cuenta del tipo de animal, su peso, tamaño, edad, desempeño productivo, etc. o incluso, variables agronómicas como tipo de pastos, aforo de los mismos, ciclos fenológicos, etc., estaríamos incurriendo en un error de interpretación de la información, ya que si por ejemplo, mi carga animal fuese de 1 UA/Ha y me comparo contra otra ganadería que sostenga 2 UA/Ha, en teoría soy menos eficiente porque mi colega ganadero está supuestamente produciendo 1 UA/Ha más que yo (o sea, el doble), pero mientras yo no sepa este colega a qué tipo de ganadería se dedica, y cómo lleva a cabo su sistema de producción, es probable que mi eficiencia sea igual o hasta mejor que la de él y no lo perciba, solo porque al compararnos por un simple dato como la carga animal no estamos considerando la verdadera eficiencia productiva de nuestras ganaderías, nada más un estimativo de uso de la tierra.

Invitación

En próximos capítulos de este mismo tema, que estaremos abordando en los siguientes días Martes de Zootecnia, iremos complementando esta información.

En el capítulo 2 estaremos abordando el parámetro de CAPACIDAD DE CARGA, que es el que nos permitirá encontrar a ciencia cierta la utilidad del indicador de CARGA ANIMAL, para luego poder enfocarnos en el indicador de CARGA INSTANTÁNEA, una herramienta que les enseñaremos a usar para diversas prácticas y/o procesos productivos, que les permitirá lograr mejorar el estatus de eficiencia de sus ganaderías, bajo criterios de MANEJO HOLÍSTICO Y/O RACIONAL de los recursos que la naturaleza les provee.

Así que les invitamos a estar muy atentos el próximo martes, y a suscribirse a nuestra web para que reciba nuestras siguientes publicaciones directamente en su bandeja de correo electrónico, de modo que pueda coleccionarlas y revisarlas cada vez que usted desee.

Fuentes de información:
  • Glosario Sagarpa (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), México, en línea en: http://www.sagarpa.gob.mx/Glosario/Paginas/Capacidad%20de%20carga%20animal.aspx
  • Pérez Infante, F. Carga animal: factor decisivo en el manejo de los sistemas de producción en pastoreo. En: Revista ACPA, Cuba. Enero de 2003, Pág. 24
  • Bavera, G. A. y O. A. Bocco. Cursos de Producción Bovina de Carne, FAV UNRC. Argentina, 2001

 

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

About the Author Zoot. Esp. Michael Rua Franco

Zootecnista (Universidad de Antioquia) Especialista en Nutrición Animal (U.D.C.A.) Experto en Ganadería Racional/Ecológica