Herramientas para la gerencia del Negocio Ganadero

 

Hoy es Martes de Zootecnia en CEG Internacional, y voy a aprovecharlo para hablar de uno de los temas sobre los que recibo consultas más recurrentes por parte de los ganaderos, en especial de los que se han ido interesando por el Pastoreo Racional Voisin (PRV), pero persisten diversas dudas para dar el paso definitivo a su implementación, aunque, extrañamente, también este tipo de consulta la he recibido de los ganaderos que ya dieron este paso y a pesar de estar haciendo PRV en sus ganaderías todavía parece que no lo tenían claro. Hablo de la pregunta que da título a esta nota: ¿Por qué hacer los potreros cuadrados?

tamano-potreros-encabezado

Comienzo por decir que el cuadrado no es la forma ideal de un potrero. La forma ideal de un potrero sería el círculo, y esta afirmación se basa en estudios de etología (comportamiento animal), ya que los sitios angulosos (esquinas) son absolutamente indeseable en el manejo de animales de pastoreo. Sin embargo, ya se podrán imaginar lo complejo que sería hacer potreros circulares, pues entre un círculo y otro (o varios de ellos) van quedando puntos muy angulosos (espacios externos al círculo), que no se podrían usar como potrero, o de hacerlo serían exactamente lo opuesto a lo deseado e indicado para garantizar el máximo bienestar animal.

Además, uno de los principios más importantes en la etología de los animales de pastoreo está en manejar equidistancias desde el punto más central de cada potrero hacia todos sus lados (lo que viene a constituir el perímetro). Es decir, que si ubicamos el punto medio (o punto cero) de cada potrero exactamente en el centro del potrero (como si fuese un eje), la distancia de este hasta cualquiera de sus lados debe ser exactamente igual (por eso se llama equidistancia).

El potrero cuadrado, entonces, viene a ser la figura geométrica más próxima a una circunferencia, lo que bajo la perspectiva etológica es deseable. Sacrificaremos entonces el criterio de no dejar puntos angulosos (esquinas), porque en todo cuadrado tendrá que haberlos, pero mantendremos relativamente inalterable el principio de etología de que el potrero sea equidistante en todo su perímetro con relación al punto central.

potreros-cuadrados-grafica-equidistancia

Aparte de la sustentación etológica, también se advierte una sustentación económica que hace que la forma cuadrada sea la más recomendada para diseñar los potreros de una ganadería, y esto es igual si se quiere hacer PRV o no, porque finalmente no está basado en principios de PRV solamente, sino de bienestar, confort y conducta animal, que afecta por igual al ganado de pastoreo de cualquier ganadería.

Razones por las cuales es preferible darle una forma cuadrada a los potreros:

Seguridad: En etología animal se ha estudiado a cerca del instinto de los animales de pastoreo. Como sabemos, estos animales son principalmente herbívoros (se alimentan de vegetales). Esto los instala en desventaja frente a los carnívoros, ya que en la cadena trófica los herbívoros pastoreadores son presa de los carnívoros (por ejemplo, felinos). Los herbívoros no son cazadores, no se comen a otros animales, física y fisiológicamente no están preparados para eso. En cambio, si pueden ser cazados. Los pastoreadores, por tanto, han desarrollado un instinto natural para protegerse de sus cazadores, y en consecuencia también adoptaron ciertos patrones de conducta o comportamiento. Se sienten más seguros estando en manada (porque cuando están solos son presa más fácil de cazar), a lo cual se le conoce como instinto gregario. Cuando el potrero es cuadrado, el principio de equidistancia les provee o transmite seguridad (se sienten menos vulnerables), ya que los obliga a mantenerse menos dispersos y por su instinto gregario esto les genera tranquilidad, paz, seguridad, confort. Por el contrario, en potreros alargados (rectangulares o puntiagudos), se dispersan mucho más y esto les genera inseguridad ya que se sienten más vulnerables. Por supuesto, esto afectará negativamente su conducta, y en consecuencia también su desempeño productivo.

img-20170204-wa00221

Pseudo-sedentarismo: a mayor equidistancia entre el punto medio y el perímetro de cada potrero, en los animales de pastoreo se desestimula la acción de caminar, y mientras menos caminen más aprovechan el pasto como alimento, menos lo pisotean y desperdician, menos energía corporal consumen, y más conversión del alimento habrá en carne, leche o crías (mejor reproducción). El animal no llega a ser totalmente sedentario, pero, si pseudo-sedentario, ya que reduce de manera significativa su actividad (desplazamientos de un lado a otro). Si por ejemplo, se hicieran potreros con formas geométricas alargadas, como son los rectángulos (por ejemplo pastoreo en franjas) o triángulos (por ejemplo pastoreo en radiales), el ganado tendrá que hacer caminatas más largas de un extremo a otro, y esto le restará eficiencia a su conversión alimenticia para la producción (se verá expuesto a un mayor desgaste físico que incrementa las demandas nutricionales diarias).

potreros-cuadrados-grafica-potreros-alargados

Menores pérdidas: Es bien sabido que los animales de pastoreo suelen ser selectivos para comer, y desde luego, comen lo que les gusta y rechazan lo que no les gusta. Además, parecen tener escrúpulos para comer, por lo cual, donde un animal pisa (pisoteo) los demás no comen, donde se echan al suelo para reposar o rumiar y aplastan el pasto ahí tampoco comen, donde encuentran heces de otro animal no comen en un radio de unos 10 cm a la redonda de las bostas (y a veces un poco más de radio), donde olfatean que otro animal orinó los demás no comen, y hasta rechazan las partes de pasto muy ensalivadas, es decir que donde uno come los demás no. Cuando hacemos potreros cuadrados, el principio de equidistancias al causar pseudo-sedentarismo les hace caminar menos, pisotean menos y ensucian menos pasto, y por lo tanto, aprovechan mejor el pasto disponible.

Además, al caminar menos, se concentran más en comer (he aquí en plenitud de expresión el pseudo-sedentarismo), y como se desplazan menos no tienen que verse obligados a comer donde otro pisó, aplastó, defecó, orinó o ensalivó (casi se adueñan de un punto específico y comen ahí la mayor parte del pasto que requieren). No significa que se planten en un solo lugar, en realidad si caminan, se desplazan, pues es natural de su instinto de pastoreo, pero no tan activamente. Contrariamente, si los potreros son alargados (rectangulares o puntiagudos), los animales se ven estimulados a caminar más de un extremo a otro o hacia los sitios más distantes, se dispersan más, pisotean más, ensucian más pasto con sus heces, orina y saliva, y todo esto le resta eficiencia a las jornadas de pastoreo, ya que el ganado desperdicia más comida, aprovecha menos, no llena sus requerimientos diarios, y lógicamente no serán tan productivos. Con el potrero cuadrado todo esto se corrige y se transforma en algo favorable.

sostenible-o-sustentable-gbc-c-rRecorridos más cortos = Mayor consumo de forraje = Mayor producción

Praderas más equilibradas: Una de las consecuencias inmediatas de hacer potreros cuadrados es que permitirá una mayor dinámica en la pradera. Esto significa que, al ajustar la carga animal al tamaño de la parcela y el aforo de pasto para que el tiempo de ocupación con ganado no sea superior a 24 horas logrando cosechar la pradera completamente, estimularemos un mejor desarrollo de las gramíneas en equilibrio con leguminosas y arvenses (o malezas). La táctica de manejar cargas animales para cambio de parcela cada 24 horas y logrando pastoreos rasantes (a fondo), se denomina “presión de pastoreo”. Incluso, si el productor lo quisiera, cualquiera que fuese la razón que lo motive, podrá acortar el área de pastoreo usando cerco móvil, y por ejemplo no permitir al ganado entrar a comer todo el potrero durante 24 horas continuas, sino supongamos, partir cada cuadrado en 2 rectángulos para ofrecer cada mitad en 12 horas, o partirlo en 4 partes iguales (4 subcuadrados), acortando los tiempos de pastoreo a 6 horas en cada uno de esos subcuadrados. Mientras más acorte el tiempo de ocupación, mayor presión de pastoreo y mejor cosecha de la pastura (ya que se usa exactamente la misma carga animal).

Corresponde concretamente a una estrategia de fraccionamiento del potrero para obligar al ganado a comer más a fondo. Con este manejo, la supuesta “selectividad” del ganado para comer se anula por completo, y el ganado se ve conducido (casi obligado) a comer todo lo que el suelo produce. Esto favorece el desarrollo de gramíneas, pero dado que las arvenses (y/o malezas) son menos resistentes al pastoreo rasante, poco a poco van a ir desapareciendo las menos resistentes y van a ir menguando su población, tornándose dominantes los pastos. Esta práctica permite anular el uso de herbicidas, y mantener los potreros con una composición botánica más equilibrada y favorable para nutrir al ganado.

sostenible-o-sustentable-nama-c-r

Praderas mejor abonadas: Como podemos suponer, el cumplimiento de los principios que hemos listado antes, asegura que el ganado deposite sus heces y orina de una forma menos dispersa cuando pastorea en potreros cuadrados, y aunque nunca se logrará una cobertura total del suelo de la parcela con las heces y orina de los animales, si van a estar más concentrados o mejor distribuidos por toda su superficie, logrando estimular eficazmente el desarrollo de una biocenosis más activa (en otras palabras, jalona más vida de organismos que constituyen la fauna edáfica y estos a su vez se encargan de procesar las heces del ganado produciendo humus que es lo que se convierte en la fracción más fértil del suelo). Se dice, además, que cada punto donde un animal descarga su orina tiene un valor varias veces más alto de aporte de nitrógeno que donde no cae orina, por ejemplo, para el caso de vacunos, se dice que la concentración de nitrógeno en un punto de descarga es 500 veces más elevada que donde no hay orina. El nitrógeno es el principal mineral que las plantas usan para su crecimiento y desarrollo en biomasa, luego, en los puntos donde orinan los animales habrá sin duda una mayor biomasa que en el resto del potrero. Algo similar ocurre donde se depositan las bostas o heces. A estos puntos donde se depositan heces y orina se les llama en Ganadería Racional como “puntos o manchas de fertilidad” haciendo alarde de la mayor productividad de biomasa de pasto o forraje que habrá en esos lugares de cada potrero. En los potreros cuadrados, los puntos o manchas de fertilidad son notablemente más abundantes que en potreros alargados.

potreros-cuadrados-manchas-de-fertilidadpotreros-cuadrados-manchas-de-fertilidad-2

Economía: El área de menor perímetro después del círculo es el cuadrado. Esto significa que al diseñar potreros perfectamente cuadrados, la cantidad de materiales para las cercas de los potreros van a ser las menores posibles, y esto, en otras palabras, significa que la inversión será más baja. Si se optara por potreros rectangulares o triangulares, la cantidad de materiales requeridos para establecer el cerco son mayores (debido al mayor perímetro), lo que significará un costo más elevado para establecer los potreros. Podemos sumar a esto el ahorro en fertilizantes químicos (que ya no serán necesarios porque en potreros cuadrados abundarán las manchas de fertilidad), el ahorro en herbicidas (que ya no serán necesarios debido a la mayor presión de pastoreo que hace que el ganado coma todo, y no desperdicie nada), y por supuesto, el mayor volumen de animales por unidad de tierra usada como potrero, lo que significa a su vez un mayor retorno de capital por cada hectárea de la propiedad destinada al pastoreo. Luego, con potreros cuadrados se gasta mucho menos, y se gana mucho más (máxima rentabilidad).

potreros-cuadrados-grafica-economia

Como podemos observar y entender a partir de los postulados anteriores, cuando hacemos potreros alargados (rectangulares o puntiagudos), incurrimos en prácticas incorrectas de pastoreo que nos conducen a resultados mediocres en productividad, tanto de la pastura como de los animales, así como en inversiones y gastos más altos con ganancias más bajas (mínima rentabilidad), situación totalmente opuesta a lo que ocurre con potreros cuadrados.

Como consecuencias de las prácticas incorrectas de pastoreo tendremos un mayor pisoteo, pasto más desperdiciado por alta dispersión del ganado, permisividad con la selectividad debido a cargas no ajustadas al tamaño de la parcela y al aforo de pasto producido, heces, orina y saliva más dispersos y generando rechazo al pastoreo en los animales, y en general toda una secuencia de situaciones indeseables que son las que al fin y al cabo le restan eficiencia al pastoreo y de paso le menguan rentabilidad al negocio ganadero. Todas estas son notablemente las causas más sensibles de baja productividad en las ganaderías, ya que los ganaderos tienen la tendencia a dar por hecho que abrir más potrero es producir más pasto y ganar más kilos, producir más litros o más crías, cuando en realidad están en la vía contraria para lograr tales objetivos. Mientras mayor control se haga del pastoreo, mejor será la producción de pastos y forrajes en ellos, mejor conducta de los animales de pastoreo, y mayor su producción de carne, leche o crías.

Mientras mayor control se haga del pastoreo, mejor será la producción de pastos y forrajes en ellos, mejor conducta de los animales de pastoreo, y mayor su producción de carne, leche o crías.

Excepciones al principio de potreros cuadrados
Aunque ya hemos dejado claro las ventajas inmejorables de hacer potreros cuadrados, como se suele decir, toda regla tiene su excepción, y en este caso, el principio de potreros cuadrados también tiene sus excepciones. En otras palabras, no siempre es recomendable hacer potreros cuadrados. Puede parecer paradójico, o contradictorio, pero hay casos en los cuales conviene más hacer potreros longitudinales (no necesariamente rectángulos pero si tienden a parecerlo). Veamos las siguientes observaciones para entenderlo mejor:

¿Cuándo hacer potreros longitudinales?
Comencemos por hacer una última aclaración: El principio de potreros cuadrados parte del supuesto de que no se debe hacer ganadería en tierras no apropiadas para el pastoreo. Se considera entonces que un terreno que supere los 35 grados de inclinación, y el relieve sea muy heterogéneo (quebrado), estas no serán tierras idóneas para hacer ganadería, ya que el peso corporal de los animales de pastoreo (especialmente vacunos, búfalos y equinos que son los de mayor peso) junto con la presión que ejerce este peso sobre cuatro patas de muy poca área de superficie de contacto, le confieren al pastoreo una capacidad bastante superior de compactar y/o erosionar suelos, lo que en terrenos inclinados y quebrados será nocivo para el suelo (facilitaría su erosión), ya que la inclinación y relieve los hacen más vulnerables en este sentido.

Sin embargo, dado que la agricultura para producir vegetales para el consumo humano se ha establecido principalmente en terrenos planos (refiriéndonos a producción de alta escala), ya que por lógica, las tierras planas son más idóneas para este tipo de cultivo, lo que desplaza forzosamente la ganadería hacia áreas no aptas para agricultura, así que por siglos un buen número de los ganaderos se han venido asentando en tierras de mucha pendiente y de relieve muy quebrados, que aunque no son muy aptos para el cultivo de pastos y forrajes, y mucho menos para el pastoreo, se han visto obligados a ello.

Por siglos se han establecido cultivos y ganaderías en este tipo de terrenos (no solo ganaderos), y que las mejores tierras se han ido quedando en manos de los más pudientes que son una minoría, mientras los medianos y pequeños ganaderos (que fácilmente pasan de un 70% del total de productores agropecuarios en el planeta) han tenido que conformarse con tierras menos aptas para agricultura y ganadería. Y esto es un proceso que se ha dado posterior a la colonización.

Probablemente muchos de nosotros hemos podido conocer, no siempre de forma directa, pero sí al menos por referencias (lecturas o fotografías), la manera como las tribus indígenas cultivaron en tierras inclinadas y quebradas. Si nos fijamos bien, aunque no había en aquella época la tecnología que hoy tenemos, ni el conocimiento, ni el desarrollo científico, ellos por inteligencia natural idearon una manera de facilitarse el trabajo y conseguir mayor eficiencia en su productividad, a pesar de no disponer de las mejores tierras. Entonces desarrollaron las terrazas o gradas de cultivo (esto será tema para una próxima publicación, puesto que merece dedicarle un espacio a hablar de esta muy excelente manera de convertir tierras no aptas para agricultura o ganadería en tierras aptas, y sin exponerla a deterioro sino al contrario, hacerlas tierras longevas y permanentemente productivas).

potreros-cuadrados-terrazas-filipinas

Así que hoy, con terrazas, podemos lograr darle a las tierras inclinadas y quebradas un manejo mucho más racional, para anular su erosión y desgaste. Y en complemento, tenemos que implementar un correcto diseño de infraestructura de potreros, en cuyo caso el cuadrado no será la forma más correcta. Como podemos suponer, en este tipo de terrenos el ganado no tiene los mismos hábitos de conducta, ya que la forma del terreno lo obliga a desarrollar otro patrón diferente. Por naturaleza, los animales de pastoreo no van a preferir subir y bajar, sino pastorear horizontalmente sobre la montaña. Subir y bajar los desgatará demasiado, agotará sus fuerzas, los debilitará, así que para evitar este desgaste el ganado pastorea en perpendicular a la inclinación. Ya que esto ocurre naturalmente, se va formando una especie de rutas o caminos naturales, que a su vez le van dando el aspecto a la montaña de estar escalonada. Tal vez esto fue lo que observaron nuestros antepasados para decidir imitar ese patrón de la naturaleza, y simplemente ampliar más el ancho de esas rutas, formándose las denominadas terrazas o gradas.

potreros-cuadrados-terrazas-ecuador

Ya luego se les da el nombre a estas delineaciones naturales del terreno de curvas de nivel (con el desarrollo de la ingeniería). Y concretamente, son estas curvas las que se toman en consideración para poder diseñar los potreros en ese tipo de terrenos. Por supuesto, ya no será igual de importante el principio de equidistancias, porque en tal caso, el ganado tendría que subir y bajar la misma distancia que recorren de lado a lado en forma horizontal y perpendicular a la inclinación, y esto sería de un lado imprudente (pensando en el bienestar de los animales) y de otro lado inconveniente (pensando en prevenir la erosión del suelo). Así que lo más correcto es formar terrazas y hacer los potreros longitudinalmente en el mismo sentido que el ganado se desplaza mientras pastorea, en este tipo de terrenos inclinados y quebrados, y en consecuencia, será mejor buscar que los potreros queden más largos que anchos.

potreros-cuadrados-potreros-pendientes

¿Por qué no hacer potreros puntiagudos?
Para terminar con esta nota, considero importante aclarar porque definitivamente la forma triangular no es apropiada para un correcto manejo del pastoreo. Ya hemos indicado cuando es mejor hacer potreros cuadrados y cuando longitudinales (cuasi-rectangulares), pero igual creo es importante que el lector tenga claro por qué no debemos trabajar potreros en triángulo.

Razones tenemos varias, pero expondré las más evidentes:

Los potreros en triángulo tienen una base y un vértice (como toda figura triangular). La base es la parte más ancha, y el vértice la parte más puntuda o puntiaguda que es la más estrecha de todo el potrero. Resulta que en términos de presión de pastoreo tenemos un desequilibrio. Ya que la presión de pastoreo es una relación entre carga animal y superficie ocupada, en la base del triángulo por ser la parte más ancha tenemos una extremadamente baja presión de pastoreo, mientras en el punto más anguloso que es el vértice por ser más estrecho tenemos muy poca área pero debe ser pastoreada por la misma carga animal lo que se traduce en una extremadamente alta presión de pastoreo. Por supuesto, ninguno de los dos extremos es bueno. Sin embargo, donde la presión de pastoreo es más baja (parte ancha del potrero) el pasto se desarrollará notablemente mejor que en su extremo diametralmente opuesto que es el vértice donde la presión es elevada y por tanto el pasto prácticamente desaparece.

Si algún lector ha ensayado hacer pastoreo en radiales, sabe muy bien de qué hablamos aquí exactamente. En el sistema de radiales (también llamado pastoreo en forma de torta o ponqué), el eje de la rotación es el saladero o el bebedero, o ambos. Es decir, el punto al cual convergen todos los vértices de cada potrero se destina para ubicar allí saladero, bebedero, o ambos, de modo que el ganado cuando quiera pastorear vaya a la base del potrero (parte ancha) y cuando quiera sal y/o agua venga al vértice a buscarla. Esto obliga a los animales, primero, a hacer largos recorridos varias veces a diario (lo estamos sometiendo a desgaste y por ende no serán animales de los que podamos esperar su mejor producción), y segundo, estamos causando un fuerte pisoteo que será más notable en los vértices (porque todos los animales tienen que pasar por ahí para llegar al agua y la sal, o incluso, la sombra). Esta situación terminará causando un deterioro tal en los vértices, que cuando estemos atravesando una temporada de lluvia, el área alrededor del bebedero y saladero (que con seguridad se ha convertido también en los recostaderos del ganado para reposar y rumiar) se volverá un completo lodo, bastante perjudicial para los animales mismos, ya que se vuelve en un foco de contaminación, parásitos y hasta daña-patas.

potreros-cuadrados-radiales

No me extenderé en más detalles, pero estoy seguro que usted como lector tomará estas observaciones como “chispa de encendido” para darle rienda suelta a su imaginación, y deducir por sí mismo, el sinnúmero de desventajas que esta situación que he advertido trae como consecuencia para la ganadería que implemente ese sistema de pastoreo. Tal vez en una próxima publicación advertiremos con lujo de detalles una explicación más amplia sobre por qué no hacer potreros en triángulo. Por ahora, con argumentos de peso, solo advertimos que definitivamente no es conveniente para ninguna ganadería.

Concluiré con una observación final, más general, y es que ya presiento que habrá algunos lectores que refutarán los argumentos presentados en esta nota para controvertir un poco con nuestra opinión, y mantenerse en su posición de que aunque lo mejor es hacer potreros cuadrados pueden existir un sinfín de argumentos de toda índole para decir que no este no es un asunto tan importante para hacer pastoreo racional. Y dejo claro también de paso, que no pretendemos jamás estar parados sobre la verdad absoluta y que nos tengan que hacer caso siempre de todo lo que conocemos y compartimos abierta y generosamente con ustedes. Soy (y así tratamos de manejarlo en nuestro equipo) de los que pensamos que “la sabiduría está en la multitud de consejos”. Lo que de ninguna manera significa hacerle caso a todo el mundo tampoco, sino que hay que escuchar (o leer), filtrar, retener lo bueno y desechar lo malo, y establecer un criterio propio. Así que bienvenida la controversia!

Pero termino indicando que aunque cada quien decide qué forma darle a sus potreros, porque existe un sinnúmero de situaciones que en campo podrían dificultar hacer un diseño de potreros cuadrados, como por ejemplo, ya tener cercos instalados, que desinstalarlos y volverlos a instalar puede resultar muy costoso, lo que nos interesa es que estén bien informados y fundamentados de cuáles son los criterios a tener en cuenta, y que mientras se pueda, hagan lo posible de diseñar primero en el papel, como mínimo un 70% de sus potreros cuadrados (si disponen de tierras planas o levemente onduladas e inclinadas), y el otro 30% o menos son justamente aquellos potreros que por más que queramos no se va a poder ya que están en los linderos con tierras vecinas, o contra los cercos que ya estaban instalados. E igual, si tienen que hacer potreros longitudinales por estar en terrenos muy inclinados y/o muy quebrados.

proyecto-fco-arnau-guatemala-encabezado

Una vez más, nos ponemos a su disposición, para prestarle nuestros servicios de agrimensura y arquitectura de potreros, especialmente si usted desea optimizar el pastoreo y la producción de su ganado, así como reducir costos y gastos, y lograr mejores ganancias, implementando tecnologías como PRV (Pastoreo Racional Voisin), SSP (Sistemas Silvo Pastoriles), o la integración de estos dos que denominamos como SPRV (Silvo Pastoreo Racional Voisin).

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

About the Author Zoot. Esp. Michael Rua Franco

Zootecnista (Universidad de Antioquia) Especialista en Nutrición Animal (U.D.C.A.) Experto en Ganadería Racional/Ecológica

9 comentarios

  1. Excelente trabajo que nos aporta información para una buena toma de decisiones Michael. Solo una precisión en el párrafo: “El nitrógeno es el principal mineral que las plantas usan para su crecimiento y desarrollo en biomasa”, el nitrógeno en estado puro es un gas, que al integrarse al suelo por los proceso edáficos se convierte en aminoácidos. Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo estarás confundiendo con el Óxido Nitroso tal vez? Porque las plantas en realidad no contienen PROTEÍNA, sino Nitrógeno en sus diferentes formas, entre ellas los aminoácidos, pero la planta no contiene gases, y estas lo toman -al Nitrógeno- del suelo en forma de Nitritos y Nitratos que en efecto son el producto de los procesos edáficos, o más bien, de los organismos fijadores de Nitrógeno como bacterias y nódulos radiculares (micorrizas).

      Me gusta

    1. Es el mismo que usamos para vacunos, solo que con los equinos hay que disponer de espacios para que tengan mayor movilidad, por ejemplo, mangas de largo recorrido para que puedan correr, y espacios similares

      Me gusta

    1. Se deben dejar intactos, donde el animal los deposita, para que produzcan fermentación y humificación. Si se esparcen no atraen organismos vivos que es lo que se busca con PRV. En los puntos donde crece más pasto déjelo quieto, que el ganado dos pastoreos después poda ese pasto y lo aprovecha como comida

      Le gusta a 1 persona

  2. buenas tardes…
    si hago pastoreo con una cinta movible adelante y otra atras para que el ganado no se devuelva a lo que ya pastoreo, puede aplicar como PRV???
    obviamente con sus respectivos calculos del ancho del potrero y lo que la voy a correr hacia adelante y los kg por m2 que me da, para que el ganado tenga a diario por las 24h respectivas su comida para el ´pero estipulado de cada animal?
    gracias

    Me gusta

    1. Teóricamente si, siempre y cuando con la cinta de adelante y atrás se vayan formando a diario los potreros que hayan sido diseñados para el PRV, y se aplique el “arte de saber saltar” en el cambio diario, o de cada dos días, o de cada tres días como máximo. En todo caso, es mejor dejar al ganado hasta que acabe todo el pasto de cada potrero independiente de si demora más o menos del tiempo previsto, y saltar siempre al potrero que ya esté en su punto óptimo de cosecha, y no hacer pastoreo consecutivo (cuidando que no se convierta en un pastoreo por franjas).

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.