Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

Hoy es Viernes de Ecología en CEG Internacional. Hace dos semanas expusimos el tema que titulamos: “Un modelo ganadero erróneo en permanente crisis” en el que expusimos ilustrativamente el nocivo círculo vicioso del modelo ganadero predominante de la actualidad. Pues ahora nos vamos a referir a la contraparte, es decir, al modelo diametralmente opuesto, al modelo sustentable del que estamos más que seguros que la salud de la ecología de las empresas ganaderas, y junto con ello también de la economía de las mismas, están garantizadas!

Un sabio proverbio popular dice: “Para comenzar a estar bien, debemos estar de acuerdo en lo que no estamos haciendo bien”. Y en la nota que precedió a esta el antepasado viernes, hemos listado narrativamente aquellas “prácticas erróneas (desde la perspectiva de sustentabilidad) que hemos adoptado en el manejo autómata de la ganadería actual”. Si no lo has leído, sugiero que lo hagas, de tal manera que puedas identificar muy bien lo que no hemos estado haciendo bien en las ganaderías y que debemos corregir para salir del nocivo “círculo vicioso” de la ganadería actual, para enrutarnos hacia un modelo ganadero verdaderamente sustentable (clic en el siguiente enlace a la nota anterior: Un modelo ganadero erróneo en permanente crisis)

circulo-virtuoso-infografia-c-vicioso

Dicen que no hay mal que dure 100 años, ni quien lo resista. Y decíamos en la nota anterior que la ganadería actual, basada en prácticas antisustentables como la deforestación, las quemas, los arados, la erosión de suelos, el uso de agroquímicos y agrotóxicos, la erradicación de la vegetación natural de un terreno para reemplazarlo con especies foráneas en monocultivo, los malos hábitos del pastoreo (incluso del manejo rotativo de pasturas), el uso de antibióticos, antiparasitarios y otros medicamentos que contribuyen con el deterioro de la fauna del suelo y en consecuencia con la degradación del suelo mismo, entre otras cosas, es un modelo erróneo adoptado de forma general (y a veces subconscientemente) por las dos más recientes generaciones de productores ganaderos (padres y abuelos), que los hijos hoy no debemos heredar y perpetuar, puesto que en menos de cien años de historia se ha alcanzado un nivel tan severo de devastación de las tierras en uso agropecuario que no se registró en los más de 80 siglos previos de la historia ganadera en el mundo (excepto el de la gran inundación).

Mencionamos que este modelo erróneo instaló a la ganadería actual en una situación de permanente crisis para los productores, y aunque es el modelo ganadero predominante de la actualidad que ha sido promovido desde la postguerra del siglo XX, se ha diagnosticado incluso por autoridades de órbita mundial como ONU a través de FAO, que son modelos no sustentables para la agricultura y la ganadería frente a los retos ambientales (entre otros) que afrontaremos en el presente siglo y que afrontarán las siguientes generaciones de productores en los siglos venideros, y que se han tornado insustentables en un plazo inferior a 70 años.

Se reafirma entonces de esta manera aquel proverbio de la sabiduría popular de que no hay quien resista mal alguno por más de 100 años, y en este caso, creería que la ganadería si bien puede seguir soportando este mal por varios años más, difícilmente habrá ganaderos que sobrevivan a los 100 años si insisten en mantenerse en el modelo ganadero erróneo.

Retos ecológicos para la Ganadería del 3er Milenio

 

circulo-virtuoso-encabezado

1.- Reciclar los GEI (Gases con Efecto Invernadero) que emiten los animales de granja (no solo los vacunos, sino todos los animales domésticos destinados a la producción), principalmente gas metano y sus derivados, y óxido nitroso, que son los dos GEI más contaminantes y perjudiciales para el planeta cuando quedan libres en la atmósfera

2.- Reducir las emisiones de GEI en los animales de granja, y muy especialmente en los porcinos, las aves de corral y sobretodo los rumiantes, que son los tres mayores productores en volumen de metano y de desechos orgánicos de los cuales se volatiliza el óxido nitroso

3.- Combatir hasta erradicar la desertificación de ecosistemas vulnerables o aquellos que aunque no tan vulnerables han sido sometidos a un manejo incorrecto y como consecuencia se han deteriorado a tal punto de tornarse en ecosistemas desequilibrados, improductivos, y/o estériles, tan severamente que a pesar de haber sido usados para agricultura o ganadería, de ellos solo queda un desierto; o en su defecto, zonas que han sido desertificadas por causas ajenas a la agricultura y ganadería, por ejemplo, minería, extracción de petróleo, o desastres naturales

4.- Anular las causas de erosión del suelo y restaurar las tierras que ya han sido degradadas, cualquiera que haya(n) sido la(s) causa(s) de tal degradación

5.- Anular la contaminación química o biológica de suelos, aguas y ecosistemas en general, o cualquier tipo de contaminación que los altere negativamente

6.- Posibles impuestos medioambientales, como estrategia propuesta por ONU/FAO para reducir las emisiones de GEI en las granjas que utilizan agroquímicos para sus cultivos, y también para quienes usan fuentes de energía no renovables para sus procesos productivos, o incluso, impuestos a las tecnologías de energías renovables, por ejemplo, impuestos al uso de tecnologías de energía eólica, hídrica o solar, para prevenir problemas de contaminación ambiental por un uso abusivo o simplemente para controlar la generación de “basura” con equipamientos tecnológicos no reciclables

7.- Sobrepasar las dificultades impuestas por las fluctuaciones climáticas y fenómenos naturales, que suelen ser cíclicas (ocurren cada cierto tiempo, cada vez menos predecibles) principalmente temporadas recurrentes de sequías intensas, o de tormentas e inundaciones; repentinas oleadas de altas temperaturas en las regiones tropicales cálidas, o frentes fríos en los países o regiones subtropicales cercanos a regiones estacionales; vientos fuertes e incluso huracanados capaces de causar estragos, que aunque pasajeros, afectan negativamente los lugares por donde pasan; y también los problemas de acidez y salinidad de suelos degradados que dificultan, o a veces incluso impiden mantener una óptima productividad de alimento forrajero para los animales

8.- Escasez de agua o carencia de ella, no solo por causa de las fluctuaciones climáticas en el transcurso de cada año, o del secamiento de los cauces o de los nacimientos, sino también por su contaminación química y/o biológica que la convierten en indisponible para su uso en cultivos o como bebida para los animales. No solo es un problema cuando no hay agua, también cuando la hay pero no se puede utilizar, pues al final es como si no la hubiese. Como también el manejo incorrecto, el gasto exagerado, la permisividad con las pérdidas de agua (desperdicios), no desarrollar ninguna estrategia para conducir y colectar agua lluvia y/o para establecer y llenar reservorios en las temporadas de lluvia de los cuales se pueda cosechar más tarde ante una temporada de escasez, o el mal uso de los acuíferos subterráneos (o la contaminación de los mismos, tanto por los ganaderos, como por mineros, petroleros y similares), entre muchas otras causas de esta escasez o carencia. O también, podría ocurrir que se establezcan impuestos al uso del agua en los predios rurales, lo cual encarecería los costos de producción y hasta podría tornar inviable económicamente la actividad

9.- Proliferación de parásitos o plagas fuera de control, que puede ser consecuencia de desequilibrios ambientales o de favorecer con prácticas incorrectas de rutina en las ganaderías la capacidad de resistir los controles veterinarios en los organismos parásitos (bacterias, virus, insectos, etc.), aun cuando para ello se utilicen vermífugos, antibióticos y antiparasitarios de síntesis en laboratorio, como también puede ser facilitado por el uso de genética no adaptada al ecosistema donde se le incorporó priorizando el interés por el aumento en el rendimiento productivo de los animales y descuidando la capacidad de dicha genética para acondicionarse al entorno, lo que trae como consecuencia una vulnerabilidad frente a la parasitación y/o el contagio con enfermedades endémicas o pandémicas

10.- Intensificación de los sistemas productivos vs disponibilidad de recursos, debido a que la población humana en el mundo está creciendo permanentemente y a una tasa acelerada, lo que incrementa la demanda por alimentos de alta calidad nutricional, exigiendo incrementos en la productividad, que significan a su vez una mayor presión sobre agricultores y ganaderos para hacerse más eficientes en sus procesos, de manera que para lograr sus objetivos de producción no tenga que agredir los ecosistemas y agotar los recursos que la naturaleza le provee. Se dice que cada año habrá menos tierra productiva a causa de la desertificación, lo que conlleva a tener que producir más alimentos para consumo humano pero disponiendo de menos tierra para su cultivo, cosecha y producción animal, y de ahí que haya que llevar a cabo una producción cada vez más intensiva

Estrategias para afrontar los Retos Ambientales del 3er Milenio en cada Granja de Producción Agropecuaria del planeta

1.- Racionalizar el Sistema de Pastoreo (VIRTUDES):

circulo-virtuoso-sprv-1

  • Se aprovecha la pastura completa (90% o más de cada planta es cosechada por el animal y aprovechada como alimento) con un pastoreo a fondo, lo que permite disponer de mayor cantidad de comida para sostener una mayor carga animal
  • Se concentra un mayor número de cabezas animales en menos área
  • Se deposita más heces y orina sobre el suelo de cada parcela (luego se convertirá en materia orgánica para el suelo que aumenta la disponibilidad de nutrientes para la pradera)
  • Se eliminan colchones de pasto lignificado, lo que a su vez propicia un nuevo rebrote completo de la pastura desde la base de la planta, maximizando la fotosíntesis (mayor reciclaje de GEI) y menguando la respiración (menor desperdicio de CO2)
  • Se aprovecha mejor cada metro cuadrado de terreno pastoreable (se reduce al máximo el desperdicio de forraje)
  • Se obtiene mayor cantidad de producto (leche, carne, crías) por cada hectárea de tierra
  • Se reduce significativamente el pisoteo, no según el número de cabezas por área de superficie (pues en este sentido se incrementa al máximo el pisoteo –cabezas/m2–), sino porque el ganado durante un año de pastoreo ocupa menos tiempo cada parcela (máximo 6 a 7 veces por año), en jornadas de máximo 24 horas cada una, lo que significa que cada parcela tendrá más de 350 días sin carga animal para recuperarse totalmente, siendo esto favorecido por una mayor actividad de biocenosis que se moviliza por el suelo formando capilaridad, una mayor biodiversidad de plantas incluyendo especies arbustivas y arbóreas que ayudan a la descompactación al contar con un mejor tejido radicular, y una transformación de la estructura del suelo con el mayor aporte de materia orgánica
  • Se aprovechan principalmente las plantas nativas, que se pueden consorciar con especies mejoradas, impidiendo la erradicación de la flora autóctona que le otorga un mayor equilibrio biológico al ecosistema de pradera al favorecerse la biodiversidad vegetal en cada parcela, logrando una completa cobertura de los suelos y que estos estén menos vulnerables al entorno ecológico
  • Se anula completamente el uso de agroquímicos al aprovechar al máximo las heces y orina del ganado como materia prima para la fabricación de materia orgánica y la mineralización de los mismos para nutrir las praderas en cada parcela
  • Se maximiza la voracidad en los animales, ya que al reducirles el espacio de pastoreo se torna más competitivo el acceso a la alimentación del ganado, y se comen todo, absolutamente todo, lo que anula completamente el uso de agrotóxicos (herbicidas)
  • Con el pastoreo a fondo también se contribuye eficazmente al control biológico de plagas de las praderas (mayor auto-fitosanidad) y también de los parásitos del ganado, ya que al no dejar colchón de pasto sobre la superficie del suelo se dejan las plagas y parásitos sin refugio, y al ampliar los tiempos de reposo de las praderas entre dos pastoreos sucesivos se rompen los ciclos de reproducción de los parásitos ya que mueren en su mayoría antes que retorne el animal hospedero a la parcela, y así se reduce al máximo la dependencia de plaguicidas, antibióticos y antiparasitarios
  • Se reducen al mínimo las causas de contaminación de los recursos naturales (plantas, suelo, agua) en los ecosistemas ganaderos, ya que se anula el uso de venenos, químicos y significativamente desciende el uso de medicamentos veterinarios
  • Se prolonga indefinidamente la productividad natural de las pasturas sin que demande aportes de nutrientes sintéticos, además de generarse excedentes en las épocas de abundancia que compensan el déficit de forraje en las épocas de escasez

2.- Reactivar y/o maximizar la biocenosis en el ecosistema suelo (VIRTUDES):

ivermectinas-biocenosis

  • Se propicia el retorno y la proliferación de fauna edáfica, mesofauna terrestre y aérea, y diversidad de macrofauna silvestre terrestre y aérea que contribuye con el control biológico y con la salud y equilibrio del ecosistema ganadero a todo nivel
  • Se incrementa progresivamente hasta un nivel máximo la masa de organismos vivos en el ecosistema suelo, y esto promovido por la mayor concentración de heces y acumulación de materia orgánica, lo que a su vez permite que haya año tras año mayores tasas de conversión de los desechos orgánicos en nutrientes disponibles para las praderas (fertilidad natural del suelo)
  • Se favorecen procesos de alelopatía entre plantas, de tal manera que se propicia una dinámica vegetal favorable para desarrollar una amplia biodiversidad con participación predominante de especies útiles para el ganado, la mayoría de ello como forraje (alimento) y una buena otra parte de ello sirviendo como hábitat de fauna que ayuda con el control biológico y el equilibrio del ecosistema
  • Se propicia un mayor reciclaje de GEI en el suelo (además del que ya están reciclando las plantas durante su fase de fotosíntesis), durante los procesos de producción de materia orgánica (descomposición de los desechos orgánicos sobre la superficie del suelo, humificación y mineralización de los mismos), de modo que el suelo también coopera con el balance de emisiones/captura de CO2, lo que en suma con las capturas de la masa vegetal (gramíneas, arvenses, herbáceas, arbustivas, arbóreas, etc.) no solo secuestra los GEI producidos por el ganado, sino que está en capacidad de secuestrar significativos excedentes de GEI no producidos por el ganado
  • Se genera una fertilidad natural constante y suficiente para mantener cultivos perennes de pastos y forrajes que se nutre exclusivamente de los minerales producidos o facilitados por los organismos vivos al transformar desechos orgánicos en materia orgánica (humus) para el suelo, y al reciclar nutrientes de la atmósfera durante la fotosíntesis, por ejemplo, el trabajo que hacen las bacterias anaeróbicas para producir gas etileno implicado en múltiples procesos que favorecen el desarrollo de los cultivos, o el trabajo de hongos rhizobium, o de las bacterias nitrificantes, etc.
  • Con el aumento favorable de la fauna del ecosistema a todo nivel, se promueven cadenas tróficas naturales que ayudan a que unos organismos vivos inofensivos para el ganado de producción controlen las poblaciones de otros organismos vivos que parasitan plantas y animales (este es el llamado control biológico equilibrado)
  • Se conserva la vegetación nativa (no solo gramas, también arvenses, herbáceas y hasta muchas de las especies mal denominadas como maleza), se incorporan especies foráneas adaptables y en asociación para que aporten sus mejores características nutritivas y/o más resistentes a los embates ambientales (incluyendo sequías o inundaciones prolongadas), o a la acidez y/o salinidad de los suelos, o a los organismos que las parasitan, y se logra una cobertura máxima de la superficie del suelo con mayor biomasa vegetal que potencializa la fotosíntesis y contribuye significativamente con el reciclaje de GEI
  • Con la acumulación de materia orgánica en los suelos este recobra vida, reverdece, propicia humedad, genera un nuevo ecosistema, y retorna a su estatus de productividad, lo cual resulta fundamental para la regeneración de suelos degradados y/o su recuperación tras haberse esterilizado (desertificado) en el pasado por malas prácticas agrícolas o ganaderas, lo cual a su vez es favorecido con la posterior reforestación de dichas tierras, todo ello promovido por el ganado a través de sus heces y orina

3.- Reforestación de los monocultivos de pasto (VIRTUDES):

compactacion-sprv-cortesia-asocebuFoto: Ecología Asocebú
  • Se mitiga la erosión solar, la erosión eólica, y la erosión hídrica (por ejemplo, se conforman cortinas de árboles que reducen la fuerza de los vientos y su efecto sobre praderas y suelos, o se reducen las escorrentías debido a la estabilidad que le confieren los árboles al suelo, o se aumenta la retención de humedad en el tejido que forman raíces y suelo, y se minimiza la filtración de rayos solares de forma directa lo que reduce significativamente sus pérdidas de agua, entre otras bondades similares)
  • Se reafirman los suelos como consecuencia del tejido que forman las raíces de árboles y demás plantas que se desarrollan sobre la superficie del suelo
  • Se generan microclimas más húmedos y confortables para el desarrollo de seres vivos, incluidos los pastos y la flora y fauna del suelo
  • Se descompactan los suelos naturalmente
  • Se reciclan minerales disponibles en el subsuelo a través de la hojarasca, ramas, frutos y flores, colocándolos de nuevo en la superficie del suelo para ser humificados por la fauna que lo habita, y formar materia orgánica para fertilizar naturalmente el cultivo de forrajes
  • Se mejora el intercambio catiónico entre suelo y cultivos (mayor fertilidad)
  • Se incrementa la retención de humedad en los suelos
  • Se protegen las fuentes de agua y/o se generan nuevas fuentes
  • Se diversifica la productividad incorporando especies multipropósito, por ejemplo, árboles maderables, frutales, melíferos, florísticos, forrajeros, leguminosos, etc., lo que atrae fauna aérea y terrestre, que contribuye con el control biológico natural y el equilibrio del ecosistema ganadero
  • Se produce sombra favorable para el suelo, para la vegetación que cubre el suelo (praderas), para los organismos vivos del suelo, para los animales de pastoreo y para los seres humanos
  • Se mitigan significativamente los impactos del cambio climático
  • Se propicia máximo confort y bienestar para el ganado de producción y sus pastores
  • Se incrementan al máximo las tasas de secuestro de GEI (en suma con lo que ya están reciclando los suelos, los pastos y demás plantas de crecimiento bajo)

El círculo virtuoso de la Ganadería Racional

Las estrategias aquí sugeridas se consiguen al implementar una tecnología como Pastoreo Racional Voisin (PRV), a partir de un diseño arquitectónico de división de potreros calculado sobre la base de los patrones climáticos y en consideración de los fenómenos ambientales de sequía o lluvias tormentosas, así como un correcto e idóneo diseño de la red vial entre potreros, y el recorrido de la red hidráulica que permita llevar el agua de bebida del ganado hasta cada potrero. Una vez se ha perfeccionado el manejo controlado del pastoreo (racionalizado desde su etapa de prefactibilidad y diseño de arquitectura), logrando los efectos positivos que exclusivamente el manejo racional y holístico le confieren al método acoplado a las particularidades de cada ganadería, y mejorando a todo nivel la respuesta animal y la recuperación del ecosistema de suelo y praderas, al que luego se va integrando paulatinamente la reforestación que también ha sido previamente diseñada junto con la división de potreros, para ir progresando con el equilibrio del ecosistema ganadero a todo nivel, y al que denominamos Silvo Pastoreo Racional Voisin (SPRV).

Durante la ejecución de estos procesos se ha logrado, implícitamente, que se vaya desarrollando a la par del mejoramiento de los procesos, el denominado círculo virtuoso, cuyo calificativo surge de las evidentes cualidades (o virtudes) que le va confiriendo el manejo racional a cada ganadería, y que ocurre así:

Al dividir el terreno en parcelas suficientes para respetar TODOS los procesos fisiológicos naturales de las especies vegetales que conforman la pradera en su totalidad, mediante el uso estratégico de un cerco (preferiblemente eléctrico), y conjuntamente con ello concentrando la carga animal en un espacio reducido al tamaño de parcela que garantiza la oferta DIARIA de forraje al ganado que la va a pastorear, se concentra automáticamente la dispersión de heces y orina sobre la superficie de cada parcela que no será pastoreada por más de tres días (idealmente y mucho más favorable para la ocurrencia exitosa del círculo virtuoso si se hace cada 24 horas), de forma que la orina será aprovechada inmediatamente por el suelo (debido a su solubilidad) como fertilizante nitrogenado, y en paralelo, las heces del ganado atraerán fauna edáfica y aérea que la aprovecharán como sustrato de alimentación (por ejemplo las lombrices) y otras incluso que las usarán como nidales y alimento para su reproducción (por ejemplo el caso del escarabajo pelotero), o serán sometidas a descomposición (como es el caso de hongos y bacterias), que finalmente las transformarán en materia orgánica, la cual mantendrá retenidos los nutrientes minerales que requieren las plantas para su crecimiento y desarrollo (en complemento de lo que ellas mismas producen durante la fotosíntesis capturando nutrientes de la atmósfera y energía solar).

circulo-virtuoso-cercas

En la medida que haya mayor actividad de biocenosis, y se produzca mayor cantidad de materia orgánica, se logrará una mayor fertilidad natural en el suelo que impulsará a su vez una mayor producción de pastos y forrajes. El complemento perfecto de este efecto de fertilidad orgánica de los suelos promovida por la biocenosis, estará en el número de divisiones diseñado e instalado en el terreno, ya que el respeto por la fisiología de las plantas que componen la pradera, permitiéndoles reposar sin carga animal durante el tiempo suficiente para recuperarse completamente hasta su punto óptimo de cosecha, permitirá que ocurra la explosión de productividad de la pradera (gran producción de pasto por día y por hectárea) que en temporadas climáticas favorables ocasionará la producción de excedentes que idealmente se almacenan (heno, henolaje, silaje), o simplemente se dejará como área de reserva (sin pastoreo), y esto se ofrecerá al ganado cuando vengan luego temporadas desfavorables climáticamente que causan escasez de producción de forraje, lo que compensará el déficit de alimento de estas temporadas, para así poder sostener una carga animal máxima de forma estable año tras año. Cuando ya se ha logrado incorporar especies arbustivas en una densidad suficiente al integrar árboles al PRV (generando el manejo de SPRV), en las temporadas de escasez de pradera no solo habrá compensación con los excedentes de pasto almacenados o en reserva, sino que también habrá comida disponible en las especies arbustivas de ramoneo o en las arbóreas.

circulo-virtuoso-ramoneo

Cuando se maneja el pasto de esta manera, la cantidad de forraje disponible a diario es la mayor posible que se haya logrado para un sistema de pastoreo, y esto permite sostener las cargas animales más altas posibles para un sistema de producción ganadera. En la medida que la carga animal se va ajustando, y se va incrementando, se producen mayores cantidades de orina y heces, reiniciando el ciclo productivo, que va permitiendo que la ganadería vaya creciendo sin necesidad de incrementar el área de pastoreo (mayor carga animal por cada hectárea), logrando así el máximo nivel de eficiencia para la empresa ganadera que lo implementa.

Si se tienen en cuenta todas las bondades citadas que se obtienen como consecuencia de implementar la tecnología SPRV, se logra que la empresa ganadera no solo haya elevado su productividad y eficiencia al máximo, sino al mismo tiempo lo haya logrado con costos los de producción más bajos que tenga un sistema de producción ganadero. Y todas estas inigualables virtudes en su conjunto son las que otorgan al SPRV (y aún al PRV sin árboles) el calificativo de CIRCULO VIRTUOSO, que garantiza la sustentabilidad (ecológica) de las ganaderías, como también la sostenibilidad (económica) de toda aquella empresa ganadera que lo adopta.

circulo-virtuoso-infografia-c-virtuoso

Conclusiones

Una vez más apuntamos, para concluir esta nota, que la ganadería solo tiene un futuro, y es a lo que hemos denominado el ECOSISTEMA PRODUCTIVO (basado en el Círculo Virtuoso aquí detallado).

Si este modelo de ganadería, todavía emergente (ya que no ha sido masivamente apropiado por los ganaderos que lo desconocen, o conociéndolo están llenos de dudas o temores y no se atreven a tomar la decisión de apropiarlo para su ganadería en particular), lo comparamos con el modelo de ganadería que ha predominado desde la postguerra y del que se han emitido diagnósticos por parte de autoridades mundiales de que es degradativo e insustentable, solo podemos reafirmar nuestro postulado, y seguir insistiendo en que aunque este modelo en realidad no es nada nuevo, ya que fue fundado también en la postguerra, se ha mantenido al margen pero con creces ha venido demostrando que es el modelo llamado a servir como “bastón de apoyo” a los ganaderos para poder mantenerse en la actividad, hacerla perdurar para que la hereden las siguientes generaciones, garanticen la supervivencia a los retos ambientales que exponemos y que ya se han venido presentando, y lograr la máxima eficiencia y rentabilidad que pueda ofrecer un sistema de producción ganadero, perfectamente aplicable a cualquier especie animal de pastoreo, e incluso, para aves y porcinos.

Atrévase a implementarlo, o al menos a estudiarlo a fondo, para que se convenza de que difícilmente encontrará una propuesta más convincente, y realmente más eficaz, para los propósitos mencionados y que de seguro también son los suyos. Por supuesto, llevarlo a cabo no es gratis, requiere de una inversión como cualquier otro negocio (quien quiere ganar debe estar dispuesto a invertir), ya que requiere de implementos (como cercas y acueducto), pero la relación entre costo y beneficio con este método juega a su favor, y de algo estamos seguros, y es que la inversión en instalar el método SPRV no llega a ser tanta, pues para lo que usted si debe estar preparado es para adquirir la cantidad de ganado que va a necesitar para poder elevar su carga animal al nivel máximo que todo proyecto SPRV permite (mínimo 3 y hasta 6 bovinos adultos por hectárea de tierra que usted disponga para el pastoreo, o su equivalente en peso corporal para la misma especie u otras especies animales de pastoreo).

En otras palabras, lo que invierta en implementar SPRV es sumamente económico en comparación con la inversión en ganado (aunque si no posee el capital propio para adquirir más ganado, contará con la oportunidad de asociarse con inversionistas, o de ofrecer en arrendamiento o hasta vender forraje excedente, entre otras estrategias, que en todo caso contribuyen con hacer más rentable su empresa ganadera), en perfecta armonía con los ecosistemas, el medio ambiente, y el planeta entero.

Feliz, bendecido y reflexivo fin de semana amig@s ganader@s del mundo. Un mejor presente y futuro es posible para las ganaderías. Depende más que todo de que tomemos decisiones racionales y correctas, y agregar un granito de fe!

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compártelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

About the Author Zoot. Esp. Michael Rua Franco

Zootecnista (Universidad de Antioquia) Especialista en Nutrición Animal (U.D.C.A.) Experto en Ganadería Racional/Ecológica

3 comentarios

  1. Comparto el contenido del artículo; sinembargo, pienso que para referirse a Ganadería Racional es muy importante incluir también el ganado y, por lo tanto, es indispensable hablar de ganados adaptados al medio ambiente. Es aquí cuando tratándose de ganadería bovina en Colombia, aparecen nuestras valiosas razas bovinas criollas colombianas con todas las ventajas que ofrecen con su proceso de adaptación de más de cinco siglos a estas tierras y a estos ambientes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Lamentablemente el REPOBLAMIENTO bovino con razas criollas no avanza con la misma rapidez que crece la población humana en el planeta. Para cuando se duplique el inventario de criollos que hoy hay en el planeta, probablemente se haya cuadruplicado la población humana mundial. La presión ejercida por la Seguridad Alimentaria Mundial no da espera, así que mientras logramos repoblar el planeta con criollos (que estoy a favor de su multiplicación a favor de la ganadería sustentable), podemos seguir trabajando con TODAS las razas de ganado, que en todo caso, también aportan positivamente a los propósitos de producir comida suficiente para la humanidad al tiempo que nos solidarizamos con el planeta practicando una ganadería regenerativa de suelos y ecosistemas…

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.