Herramientas para la gerencia de la empresa ganadera

Hoy es Miércoles de Administración en CEG Internacional, y vamos a continuar trabajando el tema de: Administración Eficiente de la Empresa Ganadera basada en Registros de Información… Si no pudo leer la semana anterior el inicio de este tema, le recomendamos leer la nota titulada: “Los registros son el fundamento de una administración eficiente”. Y en seguida prosiga con este tema, de fundamental necesidad en toda Empresa Ganadera…

¿Usted en que peldaño o escalón de la escalera está?

> Empiece a escalar,

> deténgase es peligroso continuar,

> avance al siguiente peldaño es riesgoso permanecer inmóvil.

Sitúese en una de estas primeras tres opciones de acuerdo a su particular percepción del negocio ganadero que está administrando. Note que estas opciones se listan en una escala ascendente, pues eso es justo lo que todo ganadero pretende con cada actividad y recurso de su finca, ascender, que en términos administrativos sería similar a decir mejorar y en términos económicos es sinónimo de ganar. Es por eso que utilizo el término “escalera” para ilustrar este escenario.

En la ganadería y en cualquier actividad de producción si no se cuenta con los medios adecuados no es posible avanzar. Así que detengámonos un momento y planteemos una duda, ¿avanzar-ascender hacia qué lugar?  Las muchas respuestas a esta inquietud nos dará la pauta para conocer que además de los medios es imprescindible saber hacia dónde queremos llegar (metas u objetivos).

Muchos ganaderos tienen los medios pero no saben hacia donde van, se pasan la vida corriendo y apenas se detienen cuando se dan cuenta que están perdidos, entonces ven que otros ganaderos están en otro lugar y sin pensarlo corren para alcanzarlos, cuando lo han logrado se enteran que a quienes siguieron también están perdidos.

Por esto en esta nota he querido referirme a algunas pautas que sirven como herramienta de gestión en la empresa ganadera. Los indicadores que tal y como la palabra misma lo dice, indican hacia donde hay que apuntar.

Definiciones e importancia de establecer indicadores en la empresa agropecuaria

Empecemos por definir y entender que es un indicador y por qué es importante establecerlos en la unidad productiva.

Los indicadores son variables que tienen naturaleza cuantitativa (valores numéricos generalmente relacionados a cantidad) y cualitativa (características).

Las variables están estrechamente vinculadas con los procesos de producción e implican monitoreos, interpretación y análisis de la información. Esto quiere decir que un resultado o meta proyectada evidentemente se mide en cantidad pero también en características que describan las formas del resultado mismo. Un ejemplo que ilustra muy bien este concepto es situarnos en un dato con el que todos ustedes seguramente están familiarizados:  Hablemos de la carga animal por hectárea. 

En la ganadería tradicional-convencional, la carga animal por hectárea no supera 1 UGM/ha, que equivale a decir 500 kg de peso vivo/Ha. En Silvopastoreo Racional Voisin (SPRV) se logra una carga animal de 6 UGM/Ha es decir 3000 kg/Ha. Hasta aquí, seguro ustedes ya visualizaron los números, que están indicando un progreso o avance, pasando de tener una carga animal de 1 UGM/Ha a otra carga de 6 UMG/Ha, y están son cifras que a cualquiera de momento ilusionan (no es habitual en la ganadería a pastoreo llegar a este objetivo, y menos cuando por años no ha sido fácil de por sí mantener estable 1 UGM/Ha). Estas son precisamente las variables cuantitativas (números).

Pero hace falta poner en la vitrina las características de cada sistema de producción para descubrir las variables cualitativas. No voy a entrar en detalle, me limitaré a concluir que los resultados obtenidos en cada sistema son las consecuencias de las causas. Y en el ¿cómo se produce?, se revela la gran importancia de cuantificar la información.

Usted ya seguro se dio cuenta que las variable tienen condicionantes, y si estas no se cumplen no hay forma posible de alcanzar el indicador o meta.

Características de los indicadores

En las empresas, incluyendo las ganaderas, los indicadores de gestión deben ser:

  1. Medibles: que se puedan expresar en unidad de medida; y que incluso lo podamos relacionar con niveles o escalas de producción y/o con plazos o unidades de tiempo, es decir, que lo podamos cuantificar en términos ya sea del grado o frecuencia con que se obtiene una determinada cantidad. Por ejemplo cuanto es el incremento de kilogramos de peso/mes de un animal en desarrollo o en ceba.
  2. Entendibles: cuando los trabajadores logran entender y tienen la información suficiente y de manera correcta es relativamente sencillo lograr mayor nivel de eficiencia en sus labores. Un ejemplo que ilustra de manera sencilla es que cuando un vaquero sabe manejar el tiempo óptimo de reposo de las pasturas entonces es lógico pensar que hará saltos de potrero.
  3. Controlables: deber ser posible que desde la naturaleza organizativa de la empresa se pueda controlar. Es decir no es conveniente establecer indicadores que la empresa no es capaz de manejar

Remarco de nuevo la importancia que tienen los registros, ya que sin ellos no es posible establecer los parámetros que sirvan como el termómetro para medir el nivel de eficiencia de los procesos que estén relacionados al uso de los recursos.

 Los indicadores funcionan como un sistema de alerta o alarma que advierte al ganadero, cuando se estén o no logrando los resultados económicos y productivos proyectados para la empresa.

¿Por qué medir y para qué? (nos referimos a indicadores como tal)

Tengamos presente que si no se mide lo que se hace, no se puede controlar y si no se puede controlar, no se puede dirigir y si no se puede dirigir no se puede mejorar.

¿Por qué medir?

  • Por qué hay que tomar decisiones
  • Por qué es necesario conocer que tan eficientes somos en lo que hacemos
  • Por qué se requiere saber si estamos en el camino correcto o andamos errado

¿Para qué medir?

  • Para interpretar lo que está ocurriendo (cuando tenemos indicadores bien definidos) pues así podemos hacer una lectura objetiva de la información que vamos registrando
  • Para tomar medidas o decisiones oportunas cuando las variables sobrepasan los límites que hemos establecido
  • Para definir la necesidad de introducir cambios y/o mejoras y así poder evaluar las consecuencias (de los cambios y/o mejoras) en el menor tiempo posible.

Esta es la base conceptual para fundamentar con criterios solidos el estratégico de desarrollo de una unidad de producción agropecuaria.

¿Cómo podemos elaborar indicadores para nuestras fincas?

Iniciemos en el punto mismo de la reflexión para lograr cuestionamiento y así lograr respuestas objetivas a las incertidumbres que limitan la gestión de la unidad de producción.

  1. ¿Qué se hace?

Primero es identificar cada una de las actividades o procesos de producción que se desarrollan en la finca, posteriormente organizarlas por orden de prioridad según las metas establecidas para cada empresa ganadera en particular (por ejemplo del al 0 al 10, la alimentación puede siempre tener un nivel de prioridad superior a los demás elementos de la ganadería mientras la sanidad y reproducción pueden ser elementos consecutivos a la alimentación y nutrición).

  1. ¿Que se desea medir?

Una vez identificadas y descritas las actividades según su orden de prioridad se fijan los parámetros que se quieren medir y evaluar.

  1. ¿Quiénes utilizaran la información?

Además del gerente o propietario de la finca la información también debe llegar a todo el personal involucrado en el desarrollo de los procesos productivos.

  1. ¿Cada cuánto tiempo?

La frecuencia de evaluación se corresponde a la naturaleza misma del indicador. Por ejemplo, la ganancia diaria de peso (GDP) demanda monitoreos continuos y en periodos relativamente cortos (mensuales o bimensuales por ejemplo).

  1. ¿Con qué o con quien se compara lo que estamos midiendo?

El referente comparativo que se considera de primero es el antecedente histórico de la unidad de producción, posteriormente con información proveniente de otras unidades de producción eficientes y con nivel de desarrollo superior (ejemplares).

¿Para qué sirven los indicadores?

La formulación de indicadores permite identificar factores claves para lograr el éxito en el negocio de la ganadería. Si no se tiene un punto o un centro hacia donde apuntar se mal invierten muchos recursos y energía que luego terminan provocando pérdidas irrecuperables, de hecho muchos ganaderos ya están en el borde del abismo, ¿que los llevo a ese lugar de riesgo? Diversas circunstancias, una de ellas y la más importante es la toma de decisiones incorrecta.

¿Qué tipo de indicadores establecer?

Los factores internos y externos de cada unidad de producción como la raza, manejo, alimentación, sanidad y condiciones de clima, influencian de manera directa a los indicadores.

Indicadores Reproductivos

  • Natalidad o Parición real

Es la proporción de vacas y vaquillas aptas, que paren ternero durante el año contable. (12 meses). La tasa de natalidad optima es del 100%, para lograrlo el intervalo entre parto no debe exceder de los 12 meses. Este indicador es bien difícil lograrlo, sin embargo el propósito debe centrarse en estrechar al minino el margen entre los resultados reales y el indicador. Las tasas cíclicas de parición varían de un año a otro por lo tanto es recomendable hacer las observaciones evaluativas del % de natalidad como mínimo cada dos años.

¿Cómo se calcula la tasa de natalidad en la unidad de producción?

Los datos para hacer el cálculo son los siguientes:

  • Intervalo entre Partos IEP
  • Año contable, este dato es necesario promediar los días por mes entonces (365 días /12= 30.4 días por mes).

La fórmula está dada de la siguiente manera:

% de Natalidad = (días del año x 100) / días transcurridos entre dos partos sucesivos (IEP)

Ejemplo:

Tomemos como referencia que el intervalo entre parto es de 14 meses (425.6 días).

% Natalidad = (365 x 100)/ 425.6 = 85.7%

La interpretación que se puede hacer es que el resultado obtenido está bastante distante del indicador optimo que es el 100% en consecuencia la tasa de natalidad es baja y genera pérdidas a la unidad de producción. El ganadero deberá identificar los factores que pueden estar afectando de manera negativa este indicador.

Promedio del intervalo entre parto y concepción o DÍAS ABIERTOS

Son los días que transcurren desde el momento del parto hasta que el mismo vientre quede preñada nuevamente. El indicador optimo es lograr intervalo entre parto a concepción que no supere los 100 días abiertos.

La fórmula es la siguiente:

D.A. = intervalo parto-preñez (días acumulados) / Cantidad de vientres preñados

En la siguiente tabla se ilustra la manera cómo organizar los datos para calcular el indicador.

En términos de evaluación general los resultados obtenidos en este ejercicio muestran que el intervalo entre parto a concepción está dentro del rango propuesto para el indicador.

Promedio del intervalo entre partos -IEP- (días acumulados)

Es el total de días que transcurren entre un parto y otro en un mismo vientre. El indicador ideal es de 365 días (12 meses), este indicador se puede alargar hasta los 380-400 días dentro de este parámetro el resultado es óptimo. Cuando el intervalo entre parto a parto supera este límite ya es considerado un problema.

La fórmula es la siguiente:

Intervalo entre parto (días acumulados) / Cantidad de vientres paridos

El resultado de este ejercicio es excelente ya que significa que las vacas están pariendo prácticamente cada año, sólo con algunos días de diferencia, pero mientras el resultado este dentro de los rangos óptimos la ganadería no tendrá problemas.

Efectividad de servicios por preñez 

En este indicador lo que se evalúa es la cantidad de servicios ya sea en monta natural o por inseminación artificial que se realizan para lograr la preñez. El indicador optimo es menor a 1.5 servicios por cada preñez o concepción. Si el valor excede los 2.5 servicios por preñez ya es considerado un problema.

La fórmula es la siguiente:

N° total de servicios / Total de vientres preñados

Ejemplo: 25 servicios / 15 vacas preñadas = 1.6

Porcentaje de Preñez al primer servicio

Es la cantidad de vientres que quedan preñadas al primer servicio del total de vientres sometidos a monta natural o inseminación artificial. El valor óptimo es del 50 al 60%. Es un problema cuando el porcentaje de preñez al primer servicio es inferior a 45%.

La fórmula es:  

%PPS = (No de vientres preñados al 1er servicio x 100) / No de vientres servidos

Indicadores de Producción en la unidad de producción

Porcentaje de destete

Para obtener este indicador hay que tomar en cuenta la cantidad total de terneros nacidos en el año contable y la cantidad de terneros que mueren sin que hayan logrado llegar al destete. El valor ideal del porcentaje de destete es del 97%

El cálculo se hace aplicando la siguiente fórmula.

Destete (%) = 

(Terneros nacidos año contable – Terneros muertos año contable  x 100) / Número de terneros nacidos durante el mismo año contable

Ejemplo:

  • Terneros nacidos en el año contable = 190
  • Cantidad de terneros destetados = 186
  • Terneros muertos durante la lactancia= 4

% Destete = ((190 – 4) x 100) / 190 = 186 x 100 / 190 = 98%

Peso corregido al destete

Este indicador es de suma relevancia en cualquier empresa ganadera, ya que permite conocer cuáles son los vientres que paren crías con mayor peso al nacer pero también para determinar la habilidad de cada ternero para adaptarse a las condiciones particulares de la finca. En este ejercicio es necesario utilizar pesos corregidos a una edad fija para poder juzgar a todos los terneros a una misma edad estimada.

La fórmula es la siguiente:

Peso corregido = (((Peso al destete – Peso al nacer) / Días reales de edad al destete) x corrección a (274 días)) + peso al nacer

Para hacer el cálculo, además de establecer la edad de corrección es necesario fijar cual es el peso indicador de destete. El valor óptimo es de 180 kg de peso vivo.

Ejemplo:

Peso corregido = (((195 kg – 32 kg) / 295 días)  x 274) + 32

Peso corregido = ((163 / 295) x 274) + 32 = (0,55 x 274) + 32

Peso corregido = 151,39 + 32 = 183,39 kg

En el cuadro siguiente se puede observar varios datos, aplicando la fórmula de peso corregido al destete:

Conclusiones

  • Existe una gran cantidad de indicadores que no incluí en esta nota, no por que no sean importante, sino porque el propósito es dar pautas para que usted amigo ganadero pueda tener algunas directrices y pueda empezar a llevar indicadores, si es que aún no lo hace.
  • No es posible fijar indicadores de producción, reproducción y económicos si no se llevan registros.
  • Los indicadores son influenciados por factores internos y externos, no obstante se debe monitorear cada uno de los procesos y/o actividades a fin de determinar cuáles son las posibles causas que pueden afectar de manera negativa las metas propuestas.
  • Toda empresa ganadera debe establecer indicadores de producción, es la única manera saber si los objetivos y metas propuestas se están logrando.

 

Advertencia: lo fundamental no es solamente lograr los resultados esperados, sino lograrlos con el mejor método y el más económico.

About the Author José Luis Garcia

Ingeniero en Gerencia Agropecuaria Equipo CEG-Sede Nicaragua