La calidad del pasto no es garantía para su consumo…

 

“La hierba alimenta a la vaca, y por eso se les han realizado numerosos análisis químicos. Pero, desgraciadamente, estos análisis en realidad solo dan una idea aproximada del valor animal que de verdad tiene la planta, pero ¿pueden estos análisis darnos alguna idea sobre a lo que sabe esa planta? Puede ser que el resultado de estos análisis de laboratorio (foliar o bromatológico) sean excelentes, y a pesar de ello la planta analizada puede no ser siempre comida por los animales con el mismo deleite“. Palabras de André Voisin, 1957

 

Algunos cuestionamientos:

¿Cuanto nos enfocamos los profesionales y los productores ganaderos en cultivar los pastos y forrajes que en el papel (ficha técnica o resultados de análisis de laboratorio, foliar o bromatológico) estamos convencidos que son “los mejores”, pero al mismo tiempo descuidamos aspectos tan básicos como el CONSUMO VOLUNTARIO (voluntary intake = dry matter voluntary intake)?

Definamos consumo voluntario como el consumo gustoso y voraz, completamente autónomo o voluntario, en suficiente cantidad y estado de calidad idóneo de un recurso alimenticio por parte del ganado (animal de pastoreo) para satisfacer sus requerimientos nutricionales en términos generales.

Y de igual manera, agronómicamente nos enfocamos en que el pasto o forraje elegido sea apto para las condiciones de suelo y el clima del entorno en que los cultivaremos. Pero ¿Cuántos cuestionamos si el pasto o forraje elegido tiene un óptimo consumo voluntario? ¿Cuántos cuestionamos si contamos con el sistema de pastoreo correcto para conseguir que nuestro ganado coseche con gusto y voracidad el pasto o forraje cultivado, y que lo coseche en su punto óptimo para que en realidad lo aproveche nutricionalmente al máximo?

calidad-del-pasto-encabezado

Desde el siglo pasado (año 1957) el científico y ganadero francés André Voisin, expuso estos cuestionamientos. Sin embargo, es en el siglo actual (XXI) en el que apenas estamos considerando aceptar aquellos racionamientos de Voisin (todavía no los aceptamos del todo, pero estamos considerando aceptarlos porque todavía nos cuesta mucho admitir que hace medio siglo Voisin tenía razón y no le hicimos caso -hablo en sentido figurado-).

¿Podríamos entonces asegurar, que si elegimos sembrar y cultivar pastos y/o forrajes cuyo nombre (popular o científico) está de moda, o goza de prestigio, y en el papel son lo máximo, lo mejor de lo mejor, tenemos cubierta la garantía de que nuestro ganado los va a aprovechar nutricionalmente? Por supuesto que así NO lo garantizamos.

 

¿Cómo podríamos manejarlo correctamente?

Invertir en los pastos y forrajes de máxima calidad nutricional (en el papel) que se adaptan a nuestros ecosistemas de potrero y tipo de ganadería no está mal. Pero sembrarlos y cultivarlos ANTES de tener establecido un correcto manejo del pastoreo SI que está mal, es una irracionalidad. Nadie compra muebles de lujo, si no tiene casa.

Lo verdaderamente RACIONAL es primero preparar muy bien el sistema de pastoreo para asegurar que haremos un correcto manejo del cultivo a establecer, y esto se hace con las especies que ya el potrero tiene establecidas, y cuando ya hayamos logrado apropiarnos del manejo racional del pastoreo, entonces estaremos listos para mejorar la composición botánica de nuestras praderas, ampliando la biodiversidad incorporando pastos y forrajes de mejor calidad, sin que ello implique erradicar la vegetación natural y autóctona que debe permanecer como parte del tapiz vegetal, garantizando así que nuestros potreros se mantengan equilibrados, sostenibles y sustentables a largo plazo, con mínima inversión, y sobre todo, resistentes a las condiciones climáticas que imperen durante cualquier época del año aunque estas sean críticas.

ivermectinas-prv-santa-catarinaPRV en Minifundio ubicado en Santa Catarina (Brasil) – Foto: Archivos CEG

 

Es muy importante entonces si mejorar la calidad nutricional de nuestras praderas, y no está mal que en ese propósito cultivemos pastos y forrajes de mayor calidad que los nativos. Pero, esto debe hacer sin descuidar el Sistema de Pastoreo, para garantizar que el consumo de toda la pradera (tanto de pastos y forrajes introducidos como nativos) se de en su mejor estado de calidad nutricional.

Un pasto rechazado por el ganado, o un pasto mal consumido, o aún, mal digerido (por estar lignificado o pasado de su punto óptimo de cosecha) es tan poco nutritivo como un pasto de baja calidad nutricional. Es por esto que: Calidad de pastos y forrajes vs Calidad del manejo del pastoreo, deben ir siempre de la mano!!!”

>> En los campos de “los pobres” (se refiere a la mentalidad de pobre, no al que no tiene dinero) se produce comida de sobra, pero esta se pierde por falta de juicio (La Biblia, Proverbios 13:23)Que no se nos pierda la comida por menospreciarla, y/o por no saberla aprovechar o administrar correctamente.

CEG Interactivo: Si aprovechaste y/o te gustó esta información, no te la quedes para ti nada más. Envíalo a tus amigos, conocidos y colegas Ganaderos o compartelo en tus redes y/o chats para que también la aprovechen. Y si tienes consultas, o comentarios, agradecemos que los dejes publicados a continuación para que podamos ayudarte a solucionar dudas o inquietudes.

About the Author Zoot. Esp. Michael Rua Franco

Zootecnista (Universidad de Antioquia) Especialista en Nutrición Animal (U.D.C.A.) Experto en Ganadería Racional/Ecológica

One comment

Los comentarios están cerrados.