Herramientas para la Gerencia del Negocio Ganadero

Hoy es Jueves de Salud Animal (Veterinaria) en CEG Internacional, y de nuevo elegimos un tema de consulta frecuente entre los ganaderos que asesoramos: ¿Cómo controlar los parásitos del ganado sin tener que recurrir a los antiparasitarios contraindicados para llevar a cabo una Ganadería Racional?…

Antes de entrar en materia de la consulta puntual sobre el azufre mineral (que en la tabla periódica de los elementos se representa con la letra S), en cuanto a su uso en terapéutica veterinaria (plan sanitario preventivo no convencional) como antiparasitario natural en los animales de granja, considero importante anotar algunos detalles técnicos a cerca de este mineral en particular en relación con su metabolismo en el organismo animal, ya que sobre esta base podremos conseguir un mejor entendimiento para su uso racional en las ganaderías.

Los ganaderos que vienen siendo usuarios de tecnologías de Ganadería Racional (Pastoreo Racional Voisin, Sistemas Silvopastoriles, Ganadería Holística, Ganadería Regenerativa, Ganadería Ecológica u Orgánica, etc.), en su mayoría ya aplican el manejo racional del azufre como suplemento nutricional y a la vez como controlador biológico de parásitos, con especial éxito en el control de mosca, tórsalo, tábano y garrapatas. Pero hemos querido elaborar esta publicación para quienes aún no son usuarios de Ganadería Racional o para quienes aunque ya lo son, desconocen o todavía no han adoptado esta práctica de manejo…

Advierto, de inicio, y por ética profesional, que la información que he preparado para proporcionar a continuación, si bien está sentada sobre bases técnicas comprobadas en campo, no necesariamente esto garantiza que siempre se consigan resultados positivos. La advertencia la hago principalmente porque aunque el uso de azufre en la dieta es prácticamente y suficientemente seguro, como se dará a conocer en esta misma nota, podrían presentarse casos de intoxicación de los animales si este no se maneja correctamente, y ya que los minerales suelen usarse en dosis relativamente bajas, y/o todos los ecosistemas no son exactamente iguales, esto de la posible intoxicación, o del fracaso en su uso, no deja de ser una posibilidad real.

¿Por qué usar Azufre con fines terapéuticos veterinarios?

Hoy día ya no cabe ninguna duda de la eficacia que tiene el azufre mineral, especialmente en su presentación salina (polvo de color amarillo), reconocido popularmente como Flor de Azufre, en el control de parásitos en general (endo y ectoparásitos), pero muy especialmente de los que succionan sangre del cuerpo del animal. Abundan cada vez más los testimonios positivos de parte de los productores ganaderos que siguiendo nuestras recomendaciones se han atrevido a implementarlo con sus animales. No exagero si afirmo que prácticamente ningún ganadero que lo haya usado con este propósito siguiendo nuestras pautas se ha reportado con fracasos (aunque siempre hay excepciones, sobre todo cuando no se siguen las pautas correctamente).

Una de las mayores preocupaciones de los ganaderos en toda la franja de trópico y subtrópico del planeta, es la parasitosis del ganado con hematófagos (los chupasangre), tales como mosca, tábano, tórsalo o nuche, y muy especialmente, las garrapatas. Por supuesto, esto ha significado un gran arraigo hacia el uso, hasta exagerado e irracional, de antiparasitarios (principalmente endectocidas, de los cuales se destacan principalmente Ivermectina y Doramectina). Ya estuvimos hablando antes del riesgo que implica para la salud humana, y de los ecosistemas ganaderos, el uso irracional de endectocidas o lactonas macrocíclicas, y otros antiparasitarios de uso cada vez más común (incluyendo los baños o aplicaciones ectópicas –sobre la piel de los animales–). Puede leer la nota titulada: Ivermectinas: ¿Enemigas o no del ganadero?.

Cuando advertimos los riesgos que implica el uso irracional de este tipo de medicamentos veterinarios, y en especial cuando nos hemos encaminado hacia la Ganadería Racional, sustentable, respetuosa y solidaria el medio ambiente y buscando producir alimentos cada día más sanos y saludables para el consumo humano (otro reto para la Seguridad Alimentaria mundial), surge de inmediato en el ganado la inquietud y también la consulta: ¿Cómo hacer entonces para controlar los parásitos sin acudir a endectocidas u otros medicamentos?

Y más ahora que nunca antes, puesto que en el pasado esta era una preocupación casi exclusiva de los ganaderos ubicados en tierras de clima cálido, pero con el progreso del cambio climático y la evolución de las especies (también de los parásitos), en la actualidad se evidencia en un sinfín de ganaderías ubicadas en tierras de clima templado y frío como los parásitos hematófagos, y sobre todo la garrapata, se ha ido adaptando y diseminando a sus pisos térmicos y ecosistemas, por lo que esta se ha convertido en una preocupación común para toda clase de productores ganaderos.

Es por esto que me he dado a la tarea de redactar esta publicación, a través de la cual pretendo brindar información útil para los ganaderos que si quieren respetar al consumidor de sus productos, sus semejantes, es decir, que son igualmente seres humanos preocupados por consumir alimentos inocuos, sanos, libres de todo tipo de contaminante que implique algún riesgo para su integridad, y eso también alude a la contaminación de productos como carne, leche y todos sus derivados con trazas o residuos de medicamentos veterinarios, debido a lo irracional que nos hemos vuelto en su uso en las ganaderías, y todo ello por el afán de “combatir los parásitos y enfermedades”, ignorando casi siempre que existen alternativas naturales (y también homeopáticas o terapéuticas) eficientes en el control de parásitos y enfermedades.

Pero, al mismo tiempo, y no de menor importancia, está el beneficio directo para el negocio ganadero, puesto que muchas de estas alternativas no convencionales (ajenas al uso de medicamentos veterinarios con posibles efectos alopáticos en el mismo ganado o en los humanos que ingieren sus residuos en los alimentos) resultan ser más económicas, a veces mucho más económicas, contribuyendo a reducir los costos/gastos y favoreciendo la rentabilidad.

Procedamos entonces a revisar esta información que les he preparado, y que comenzaremos por documentarnos primero con un poco de información técnica para conocer más del azufre en sí mismo y sobre cómo lo asimilan los animales de producción en su organismo, para así poder comprender más fácilmente sus efectos en ellos y saber cómo manejar este recurso RACIONALMENTE, esperando, como siempre, que así podamos contribuir positivamente con sus empresas ganaderas y sus proyectos particulares de Ganadería Racional

Fuentes de azufre

Este mineral por naturaleza hace parte de los alimentos con contenidos significativos de proteína

azufre-tabla-fuentes-nrc

Por lo general, los forrajes aportan desde 0,1% hasta 0,3% (aprox.) de azufre mineral en la dieta de los animales de pastoreo, exceptuando ensilados de maíz que aportan menos de 0,1% y este menor aporte que el de los forrajes en fresco es tal vez debido a que en el proceso de fermentación bacteriana del ensilaje los microorganismos usan el azufre del forraje para su propio desempeño. Sin embargo, una consideración muy importante al respecto es que la biodisponibilidad del azufre en los diferentes alimentos, para su uso como nutriente en el organismo del animal, es bastante variable. Por ejemplo, una Festuca (gramínea) en fresco suele aportar menos azufre que un ensilado de gramíneas varias. Del mismo modo, la biodisponibilidad del azufre podrá variar significativamente cuando la fuente sea orgánica en comparación de fuentes inorgánicas. Y para los propósitos de esta nota en particular, algo aún más importante para no perder de vista, es que mientras mayor sea la biodisponibilidad del azufre y mejor metabolizado sea este en el organismo de los animales, mayor será su disponibilidad en el torrente sanguíneo y mayor a su vez el efecto antiparasitario.

…mientras mayor sea la biodisponibilidad del azufre y mejor metabolizado sea este en el organismo de los animales, mayor será su disponibilidad en el torrente sanguíneo y mayor a su vez el efecto antiparasitario

Fuentes de azufre (listadas de mayor a menor biodisponibilidad):

azufre-tabla-fuentes-metabolismo

Advertencia: Es importante hacer claridad en cuanto a que las fuentes citadas en esta lista no son todas para uso nutricional ni tampoco en terapéutica veterinaria, directamente en los animales de granja. Varias de ellas tendrían que ser aplicadas al suelo como fertilizantes, para que las plantas (forrajeras, incluyendo gramíneas) lo absorban y lo hagan biodisponible, y sobre todo no perjudicial sino nutritivo, para los animales de pastoreo (no son aptos para su consumo directo tal cual). La metionina es por su parte, un aminoácido esencial, lo que significa que el cuerpo debe de tenerlo para funcionar bien, pero no puede producirlo por sí mismo, así que lo obtiene principalmente de los alimentos ricos en contenido de proteína de alta biodigestibilidad, y en consecuencia, de esto también dependerá su aporte de azufre. Quedan entonces prácticamente solo dos fuentes directas de azufre para los animales: melazas y azufre elemental

Metabolismo del azufre

Para el caso específico de los rumiantes (vacunos, búfalos, ovinos, y caprinos principalmente), dada su capacidad digestiva (fermentación ruminal), estos están en perfecta capacidad de hacer un uso eficaz del azufre ingerido como componente de los forrajes a partir de la digestión que llevan a cabo los microorganismos del rumen, en especial las bacterias, de la proteína dietaria, y su metabolización (síntesis de aminoácidos). Los animales que reciben además suplementos concentrados proteicos aceleran este metabolismo de la proteína y del azufre. Según estudios de investigación en esta área (Goodrich y colaboradores, 1978) se dice que por cada 14,5 partes de proteína microbiana (la que producen las bacterias ruminales durante la fermentación del nitrógeno de los alimentos ingeridos por el rumiante), se produce 1 parte de azufre (relación N:S = 14,5:1).

Una vez queda disponible el azufre en el rumen en forma de sulfuros, este puede ser absorbido a través de las paredes ruminales y pasar al torrente sanguíneo, y el azufre que pasa a las siguientes porciones del estómago (o en el caso de tratarse de animales monogástricos) llegará al intestino delgado por donde se absorbe rápidamente. El azufre en forma de sulfatos también puede pasar al torrente sanguíneo a través de las paredes del rumen, y ser reciclado (retornará al rumen) a través de la saliva, ya que este no puede ser reducido a la forma de sulfuro en el organismo del animal, así que será excretado en heces y orina.

Conocer este metabolismo del azufre nos permite comprender mejor su uso racional para los propósitos zootécnicos/veterinarios como herramienta para el control natural de los parásitos del ganado. Se dice que los sulfatos, independientemente de su composición (ya que se pueden ligar al magnesio (Mg) o al sodio (Na), y generar sulfatos de Mg y de Na), otorgan al agua propiedades purgantes y/o laxantes (Sager, R. 2000). Esto resulta importante en el sentido de que cuando se exceden las dosis de azufre en la dieta, y durante su metabolismo se generan excesos de sulfatos, más allá de lograr un impacto positivo en los animales en cuanto al control natural de parásitos, se producirán diarreas, siendo este uno de los primeros indicadores evidentes al sobrepasarnos en la oferta de azufre a los animales. Estas diarreas no representan riesgo alguno para la salud del animal, sin embargo, puede conllevar a pérdida de electrolitos (deshidratación) y derivar en otros malestares.

La recomendación de NRC (National Research Council, 2001), autoridad mundial en nutrición animal, indica que las dosis de sulfatos en el agua de bebida no deben superar los siguientes niveles:

azufre-tabla-niveles-nrc

La forma más común de sulfatos presentes en el agua son las sales de calcio, hierro, magnesio y sodio. Estos le otorgan un gusto amargo y un efecto laxante, el cual es mayor para el caso del sulfato de sodio y de magnesio. Vacas lecheras alimentadas con altas cantidades de sulfatos, de 2000 a 2500 mg/lt, mostraron diarrea en un inicio pero parecieron volverse resistente al efecto laxante. De cualquier manera se ha mencionado que el consumo de agua con cantidades de sulfatos superiores a los 2.500 mg/lt ha mostrado ser tolerado por los animales pero por períodos no mayores a los tres meses. En vacas de cría, el consumo de agua con 500 mg/lt de sulfatos no causo problemas sanitarios ni reproductivos pero redujo el peso de los terneros al destete. Paralelamente, alta cantidad de sulfatos en el agua y los alimentos ha sido asociado con casos de poliencefalomalasia en novillos.

Deficiencias de azufre

Hablar de deficiencias de azufre, sobre todo en rumiantes, es prácticamente reconocer que también hay deficiencias de proteína en la dieta de los animales. Una consecuencia notable de deficiencia de azufre está en el adelgazamiento del animal, la inapetencia (pierde el deseo de comer), y algo de embotamiento (alteración notable y desfavorable de los sentidos, perdiendo actividad y sus capacidades de percepción u otras facultades). En las ovejas también se manifiesta por una notable caída de su vellosidad (pelo o lana). En casos extremos de deficiencia, y pérdida de peso, el animal podría estar a riesgo de muerte, o de morir si no se corrige a tiempo.

Una de las cosas más importantes ante la deficiencia de azufre en la alimentación del ganado, está en que su capacidad para digerir los alimentos, y en especial los forrajes, se verá significativamente reducida, y esto debido a que se retrasa mucho el crecimiento microbiano en el rumen y/o se reducen las poblaciones de fauna microbiana, lo que conlleva a una menor capacidad para fermentar los alimentos, y como mencioné, en especial los alimentos fibrosos (pastos y otros forrajes).

Por lógica, de esto podemos deducir dos cosas importantísimas:

1.- Los animales que no hacen buena digestión de sus alimentos (tanto monogástricos como poligástricos o rumiantes), obviamente tendrán también deprimido su sistema inmunológico y se tornarán más susceptibles a contraer parásitos o enfermedades. Si además a esto le sumamos un manejo incorrecto del pastoreo, y el ganado está comiendo alimentos “jechos” (pasados de madurez), que es uno de los más comunes y frecuentes malos hábitos de la ganadería actual, tendremos todavía más acentuado el problema. Seguramente habrán ustedes notado entonces que por naturaleza, los animales que más se parasitan son precisamente los menos adaptados a las condiciones medioambientales de los ecosistemas ganaderos de trópico y subtrópico, ya sea que estén ubicados en piso térmico frío, templado o cálido, pero mucho más en estos últimos. O también, los animales de menor jerarquía en la manada o rebaño, o los de menor condición corporal, o los más débiles por así decirlo (aunque esto no es siempre, no es una norma general, pero si son factores que predisponen al animal o lo tornan más susceptible). Por esta razón, y como lo promovemos siempre acudiendo a un manejo holístico, si solo nos enfocamos en aplicar medicamentos o aún el tratamiento terapéutico con azufre mineral y no corregimos las causas de fondo de los problemas físicos, fisiológicos u orgánicos del animal (mejorando las condiciones de confort, bienestar y nutrición, o prefiriendo animales más adaptados a nuestros ecosistemas aunque esto implique descartar varios de ellos de plano), no vamos a tener éxito en su manejo clínico. Para que cualquier solución terapéutica veterinaria funcione, primero hay que corregir lo fundamental.

2.- La segunda, muy interesante y positiva, está en que al ofrecer azufre en la dieta del ganado suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales para todas las funciones en que este mineral está implicado, naturalmente estaremos propiciando que la población microbiana del rumen se multiplique, y al haber un mayor crecimiento de la misma, también habrá una mejor digestión de los alimentos y un mejor metabolismo de los nutrientes, el animal se fortalecerá en su sistema inmunológico, y se tornará más resistente (si su raza o genética se lo permiten), y menos susceptible de contraer parásitos o enfermedades, lo que redundará en menores costos de manutención, en un mejor desempeño productivo, y en mayor rentabilidad para el negocio. Pero, no lo tomen tan literal, no estoy queriendo decir con esto que el azufre resolverá todos sus problemas como ganadero, recuerde que para que esto funcione así de bonito, es necesario antes que todo garantizar lo fundamental, y esto es, confort, bienestar y buena genética (adaptada).

Excesos de azufre

El exceso de azufre afecta el metabolismo del Selenio y del Cobre (específicamente, afecta la captación por parte de la fauna ruminal del Selenio y del Cobre), aumentando así su excreción y reduciendo su aprovechamiento en el organismo del animal, lo que puede derivar en déficit de Selenio o Cobre, y esto a su vez causar problemas reproductivos en hembras, y problemas musculares en los animales destinados a producción de carne.

Naturalmente, un exceso de azufre en la dieta jalonará mayores requerimientos de Selenio y de Cobre (y estos a su vez el de otros minerales con los que interactúan). En otras palabras, incurrir en un exceso de azufre en la dieta desbalanceará el metabolismo de los minerales en el animal, y esto implica también el metabolismo de la proteína. Aparte de eso, recordemos que podría haber exceso de Sulfuros (sobre todo de sulfuro de hidrógeno) en el rumen, lo que puede causar una especie de parálisis de la paredes ruminales, y esto causará dificultad para digerir los alimentos fibrosos y para absorber nutrientes hacia el torrente sanguíneo (si tenemos en cuenta que más de un 70% de los nutrientes producidos por las bacterias ruminales para nutrir al rumiante se absorben por esta vía, entenderemos lo negativo que es una parálisis, ya sea parcial o total, del rumen). A parte, de que si no hay buena digestión de los alimentos, también disminuirá la población microbiana, y esto conlleva a problemas prácticamente iguales a los de un caso de déficit de azufre.

Uno de los subproductos en el procesamiento fermentativo de la proteína en el rumen, y en el metabolismo del azufre, es el Sulfato de amonio, y recordemos que este es de alta biodisponibilidad, pero cuando se produce en exceso (por exceso de azufre en la dieta), rápidamente se vuelve tóxico. Es muy importante tener esto en cuenta, porque si quisiéramos trabajar el Sulfato de amonio como fuente de azufre para el ganado, fácilmente podríamos causar intoxicación. Y, esto no es algo exclusivo del Sulfato de amonio, en realidad, de todos, incluyendo el Sulfato de Calcio (Yeso agrícola), así que, aunque este es una fuente económica de azufre, no es apropiado su uso como suplemento.

De cuidado muy especial es asegurarse de que el agua de bebida del ganado no sea rica en azufre, o mejor dicho, que los animales no vayan a ingerir una sobredosis de azufre en la dieta por suponer que en el agua de bebida no hay azufre. Si el agua de bebida contiene arriba de 100 mg de Sulfato por cada litro, ya habría riesgo de sobredosis, así como si hubiere arriba de 50 mg/lt de Sulfuros, también podría haber fácilmente casos de intoxicación. Recuerde que, por ejemplo en regiones volcánicas, el agua suele ser por naturaleza bastante azufrada. Y, sobre todo, tenga muchísimo cuidado cuando usted toma el agua para su ganado desde un pozo profundo, ya que estas aguas suelen tener altos contenidos de azufre por naturaleza también (de hecho, la mayoría de casos de intoxicación de vacunos con azufre suelen darse en animales que beben aguas de pozo profundo sin haber sido previamente filtradas). Nunca estará de más tomar una muestra de agua al menos una vez cada 2 años, enviarla al laboratorio de microbiología, y pedir un perfil completo de las sustancias minerales, biológicas o químicas presentes en el agua que toma su ganado, para que pueda tomar siempre decisiones acertadas y bien fundamentadas.

Entre los síntomas de intoxicación con exceso de azufre estarían los siguientes: anorexia (pérdida muy severa del apetito) y consecuentemente pérdida de masa corporal y peso, con posibilidad de presentarse enfisema pulmonar y necrosis en el tejido del hígado. Recuerde que ya habíamos mencionado que el primer síntoma de exceso es la diarrea (laxante). Y aunque sería obvio, mejor es mencionarlo, pero recuerde que tiene efecto purgante, lo que significa que el exceso de azufre también podría causar pérdida de fauna microbiana benéfica, tanto por su efecto purgante como por su efecto laxante, pues el rumen es evacuado mucho más rápidamente de lo normal.

Control biológico de parásitos con azufre

Concluiremos esta nota con lo que motivó su publicación; es decir, con la indicación sobre cómo utilizar el azufre mineral elemental en la nutrición animal como herramienta de apoyo para el Control biológico de parásitos del ganado de pastoreo.

Para este momento, usted como lector de la nota completa ya tendrá muy claro cómo trabajará el azufre en el organismo del animal, primero que todo como nutriente. Lo que falta por decir no es más que la forma como el azufre actúa en los organismos parásitos, y esto es realmente simple. Los sulfuros y sulfatos que pasan al torrente sanguíneo, tanto por las paredes del rumen como por el intestino delgado de los animales, que ya sabemos que son tóxicos en exceso para el rumiante, también son con mayor razón, y claramente en dosis mucho menores, para los organismos parásitos como los diferentes tipos de mosca (mosca del establo, tábano, tórsalo y demás que parasitan al ganado) y para las garrapatas, e incluso, son un repelente natural para los murciélagos vampiros.

El azufre suele ser un poco aromático, pero con un olor que aunque para los humanos es poco perceptible, para los parásitos suele actuar como repelente (primer modo de acción). Esto es, porque cuando los animales de pastoreo presentación su normal sudoración o transpiración, el aroma del azufre se torna un poco volátil, y perceptible para los parásitos, en especial para los que vuelan (y eso incluye a los murciélagos). Pero, lo que realmente funciona como antiparasitario, es que cuando los parásitos succionan la sangre del animal, al entrar en sus organismos en forma de sulfuros y sulfatos causarán toxicidad en ellos, y rápidamente su muerte (segundo modo de acción).

Está absolutamente claro que el azufre solo podrá actuar sobre los parásitos que ingieren la sangre. Esto significa que aún que actúa como repelente también, no impide que los parásitos se adhieran a los animales durante sus jornadas de pastoreo, más aún, cuando no se han tomado medidas de prevención y control más holísticas, es decir, controlando también sus nichos de reproducción (entonces no se alarme si ve que su ganado sigue teniendo parásitos molestándole). Así pues, si la ganadería está deforestada, y no hay aves o demás animales en el ecosistema que contribuyan al control de insectos y demás organismos parásitos del ganado, o si por ejemplo, hay terrenos inundables o lodosos que se prestan para la proliferación de agentes parásitos, o si por ejemplo, no se trabaja un pastoreo rasante (típico y casi propio del Pastoreo Racional), entonces los parásitos se van a seguir reproduciendo en el ecosistema (pueden usar para nutrirse el ganado del vecino y regresar al suyo cuando puedan), y por eso somos tan enfáticos que la solución de los problemas de parasitosis del ganado no están ni entre un frasquito para inyectar al ganado, ni tampoco el azufre podrá hacer magia. El mejor funcionamiento del azufre como controlador biológico de parásitos se va a conseguir cuando se reduzcan al mínimo los nichos de reproducción de los organismos parásitos (remanentes viejos de pasto, charcas, lodos, etc.), y cuando se reforesten sus potreros para lograr un mayor equilibrio de la cadena trófica atrayendo fauna aérea o terrestre que contribuya con este objetivo.

La dosis de azufre mineral para control de parásitos

Antes de hablar de la dosis, debo ser enfático en que solo usamos azufre mineral elemental, que aunque es el menos biodisponible (como ya expliqué antes), esto es lo que lo hace más seguro desde todo punto de vista, y también el más económico. En el comercio se encuentra casi siempre como Flor de Azufre, y se consigue en almacenes agropecuarios o en tiendas de productos químicos. No olvide que su presentación es en polvo, y su color es amarillo. Nunca nos hemos atrevido a usar otra fuente de azufre mineral diferente a esta, bien sea por su riesgo de toxicidad, y/o por su costo. Por lo tanto, tampoco podemos asegurar que las otras fuentes funcionen igual, ya que no las conocemos.

También debo advertir, que como es de suponerse, los requerimientos de azufre no son los mismos para toda clase de animales, ni siquiera son los mismos para animales del mismo género y/o de la misma especie, ya que varían de acuerdo con la edad, peso, y etapa productiva. Si usted desea lograr una respuesta óptima en su ganado, lo más apropiado es contratar un nutricionista para que determine la dosis más apropiada para cada caso. Y en ese sentido, los Profesionales del Equipo CEG Internacional en todas nuestras sedes (actualmente 8 países en América o incluso en nuestra modalidad de Asesoría a Distancia) estaremos siempre gustosos de brindarle nuestros servicios (no solo le vamos a apoyar en el cálculo de las dosis ideales de azufre para su ganado, trabajaremos en acondicionar un manejo holístico para su ganadería, implementando tecnologías de Ganadería Racional, para poder así conseguir los mejores resultados posibles).

Sin embargo, a modo de referencia general, indicamos que un uso seguro de este mineral corresponde a una inclusión desde el 1 hasta el 5% máximo, calculado en materia seca con relación a la cantidad de suplemento mineral ofrecido a su ganado, y para ello usted deberá fijarse primero si la sal mineral que le proporciona a diario a su ganado ya incluye o no, azufre en su formulación.

Hagamos un ejemplo práctico: Supongamos que usted ofrece una dosis de 30 gr/cabeza/día de sal mineral a su ganado, y que usted posee 50 cabezas de ganado. Lo primero que debe calcular es la cantidad total de sal que ofrece al día, así:

Total de sal en gr/día = 30 gr/cabeza/día x 50 cabezas = 1.500 gr/día

A la cantidad diaria de sal mineral usted le aplica el porcentaje de azufre a incluir. Supongamos que la sal mineral que usted ofrece ya incluye azufre, así que solo adicionaremos un 1%. Usted tal vez se preguntará si con el azufre que contiene la sal no será suficiente, y la respuesta se la podrá dar usted mismo revisando si con el azufre contenido en la sal ya está logrando controlar los parásitos o no. Obviamente, en caso de que no, ahí es cuando se adiciona un poco más de azufre a la sal mineral. Entonces tenemos que a 1.500 gr de sal mineral le adicionaremos el 1% de flor de azufre:

Cantidad de azufre a adicionar = 1.500 gr/día x 1% = 15 gr/día

Significa que a 1.500 gr de sal mineral le deberá adicionar 15 gr de Flor de Azufre. La mezcla quedará entonces de 1.515 gr de peso. Usted debe mezclar los dos productos (sal mineral + flor de azufre) muy bien, y luego ofrecerlo a libre consumo en los salitreros que implemente (lo ideal es que este producto esté en el mismo potrero en el que permanece el ganado).

Otra alternativa de preparación

Tal vez la manera más sencilla es la siguiente: Normalmente los sacos de sal mineral vienen por 20 kilos, 25 kilos, 40 kilos o 50 kilos. Lo que usted puede hacer es adicionar el porcentaje que determine que necesita de azufre sobre la base de sal que contiene un saco de los que usted compra a su ganado. Para ejemplificarlo, supongamos que incluirá 1% de azufre, sería algo así:

azufre-dosis

Siempre usted deberá asegurarse de mezclar muy bien la sal mineral con la flor de azufre, y ofrecerlo a libre consumo en los salitreros que ocupa para su ganado directo en el potrero, aunque en el ganado de ordeño será mucho más eficiente ofrecerlo a cada vaca en el momento de ordeñarla.

No olvide que estos son solo cifras de referencia. Siempre tendrá usted que verificar cual sea la dosis que corresponde para su ganado, y tener mucho cuidado de no exceder o desbalancear su dosis.

Para asesorías personalizadas en la construcción de un Plan Sanitario Racional para su ganadería en particular, ya sea que vaya acompañado o no de otros correctivos holísticos, no dude en contactarnos. Con el mayor gusto lo trabajaremos para usted!

Por último, por favor comenta conmigo tus opiniones, y/o comparte esta nota en tus redes sociales, o envíalo por correo a tus colegas y/o amigos de la Ganadería en el mundo… Gracias de antemano!

About the Author Zoot. Esp. Michael Rua Franco

Zootecnista (Universidad de Antioquia) Especialista en Nutrición Animal (U.D.C.A.) Experto en Ganadería Racional/Ecológica

5 comentarios

  1. Michael buenos días muy interesante este artículo. Tengo una duda sobre la cantidad de sal. En el ejemplo dice 30 gr/día. Tenía entendido que era del orden de 100 gr/ dia.
    Estoy equivocado? Gracias

    Me gusta

    1. Es solo un ejemplo. La ración de sal cambia para todos los animales y para cada granja en particular. El ejemplo es para mostrar como se hace el cálculo, y ya cada quien reemplaza datos para hacer su propio cálculo según las particularidades.

      Me gusta

  2. buenas noches…
    el promedio del 1 al 5 % de azufre a incluir en la sal del ganado es independiente del peso del ganado?? me explico, es indiferente que el bovino pese 100 kg o 500 kg para uno adicionar del 1 al 5 % de azufre en su dieta de sal correspondiente por dia?

    Me gusta

    1. No, no es del todo indiferente. Por eso se dice que del 1 al 5%, según el consumo de sal. El % de azufre no se calcula según el peso del animal, pero indirectamente si porque el consumo de sal si dependerá del peso del animal o de su etapa productiva. Por eso se indica que el cálculo de la cantidad de azufre a ofrecer sea con referencia a la cantidad de sal que se les ofrece y ahí ya va implícita la consideración del peso o etapa productiva de los animales.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.